TENDENCIAS

Mantas XXL hechas por uno mismo y en talleres que duran una tarde

Cada año se organizan más talleres en los que, hasta ahora, solo mujeres aprenden a tejer con sus brazos una manta de aproximadamente 1.40 x 80 centímetros. Muchas lo toman como una actividad social.

Taller de mantas XXL
El taller del Hotel Cottage Buceo, organizado por Círculo Café y Daniela De los Reyes.

Unas llegan porque tienen ganas de aprender a hacer las mantas ellas mismas; otras porque recibieron el taller como un regalo de sus hijas, y varias porque, además de aprender a hacer algo que es útil, pueden pasar una tarde acompañadas mientras realizan una actividad fuera de la rutina.

Lo cierto es que desde hace tres años, los talleres para aprender a tejer mantas XXL no han parado de crecer. Empezaron como una propuesta distinta de dos o tres talleristas y hoy hay cerca de 10 que entre marzo y octubre lo ofrecen como una opción, muchas veces con una casa de diseño o una cafetería que colabora en la organización.

“La idea es hacer el taller, vivir la experiencia de tejer la manta y luego compartir una merienda con las participantes. Es generar un círculo de conversación con personas absolutamente extrañas”, contó Daniela De los Reyes (Lana Mía), que enseña la técnica en su propia casa o en conjunto con Andrea Abella, propietaria de Círculo Café. Con esta última lleva organizados tres talleres este año, uno en Café La Greca y los otros dos en el Hotel Cottage Buceo.

“La gente se recontra prende y después que va a uno, va a todos los talleres. Muchas te dicen que es la oportunidad de salir de su casa porque tienen hijos, otras te cuentan que están solas y es el momento de conversar con alguien”, agregó la tallerista sobre una actividad que empieza y termina en una tarde.

Victoria Lauber y su madre, Jacqueline Cepeda, también comenzaron a dictar talleres XXL hace tres años. Primero lo hicieron en la ciudad de Mercedes, Soriano, que es donde la primera tiene la tienda La Mercerie. La amplia repercusión lograda las llevó a repetirlos en Tacuarembó y en Montevideo; en este último caso en lugares como el taller de arte y decoración de Gabriela Espasandín, La Cómoda Gómez o la academia de danza y arte Polzoni. Los más recientes fueron en Casa Ernesta (Ellauri 999), en donde el próximo sábado 21 de setiembre se realizará el último de este año.

“Para el primer taller, a la semana o los 10 días ya estaban todos los cupos llenos. Hay un auge de hacer las cosas uno mismo, ya sea de tejido, costura, manualidades. Está buenísimo”, destacó Lauber sobre una propuesta en la que las alumnas se van con su manta pronta y los conocimientos necesarios para hacerla por su cuenta.

Todo incluido.

El taller propone realizar una manta de aproximadamente 1,40 metros por 80 centímetros, para lo cual se necesitan dos kilos de lana merino o corriedale. Esta última es más barata, pero las talleristas coinciden en que no hay mucha diferencia en cuanto al resultado. El kilo de lana merino en una mercería ronda los $ 1.400.

En Casa Ernesta, el taller cuesta $ 3.300, mientras que los que organiza Abella salen $ 3.800. En ambos casos se incluye la merienda. De los Reyes dicta en su casa a $ 3.100 la clase o $ 2.400 si es con lana corriedale.

No es necesario tener conocimientos de tejido para anotarse. En Casa Ernesta, Cepeda enseña dos técnicas: usando los brazos como si fueran las agujas de tejer o sobre la mesa con las manos; mientras que De los Reyes se limita al uso de los brazos.

Las interesadas son siempre mujeres, de entre 25 y 70 años, con un predominio de las que rondan los 40. Algunas han ido acompañadas de sus hijos, que las ayudan en la tarea.

Concurre un promedio de 10 personas por taller, que es el tope para que se pueda realizar bien.

Tanto De los Reyes como Cepeda y Lauber dictan además talleres para la elaboración de banquitos y almohadones con lana merino en los que solo se usan las manos. “Está bueno que uno haga algo con sus propias manos y pueda llevarse el producto terminado, que es la idea del taller. Las mujeres se van recontentas”, apuntó Lauber sobre una actividad que, además de ser útil, está demostrando tener un rol social.

Material

Se usa lana merino o corriedale. Para una manta de 1,40 metros por 80 centímetros se necesitan dos kilos. Hay variedad de colores, pero los talleres se dictan en color crudo o chocolate.

Precios

Los talleres van de los $ 3.100 a los $ 3.800; depende si se incluye una merienda. También pueden ser más baratos –$ 2.400– si se hacen con lana corriedale.

Técnicas

Se realiza en un par de horas usando los brazos como si fueran las agujas de tejer. También se puede hacer con las manos sobre una mesa. Lo aprendido alcanza para luego hacerlo solo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados