TENDENCIAS

Un par de agujas, lana y muchas ganas de ayudar

Cada año crecen las jornadas solidarias en las que se teje con un fin benéfico.

Campaña de tejido solidario. Foto: Shopping Tres Cruces
En el shopping Tres Cruces, el pasado 16 de junio tuvo lugar “Tejidos del Corazón”, que se organiza en conjunto con la Fundación SECOM. Foto: Shopping Tres Cruces

Hay un chico joven, tipo rockanrollero, que viene con sus agujas abajo del brazo todos los años”, contó Ximena Lema, gerente de marketing del shopping Tres Cruces, sobre la campaña Tejidos del Corazón que la Fundación SECOM creó en 2011 y desde hace cuatro años organiza en conjunto con el centro comercial.

La actividad comienza en marzo, mes en el que las alumnas de los talleres de tejido de la fundación empiezan a elaborar prendas de invierno, y concluye en junio, con una jornada abierta en el shopping en la que esas mismas alumnas e invitados terminan el trabajo.

“Nosotros les proporcionamos la lana y el espacio, les servimos café y ponemos música. Cada uno llega con sus agujas y teje las prendas que puede. Las que quedan sin terminar, SECOM les da hasta fines de junio para finalizarlas”, explicó Lema sobre el evento del pasado 16 de junio.

Este año se inscribieron 90 personas, que trabajaron guiadas por la docente Martha Heins. “Si bien la mayoría son mujeres, no es algo que sea exclusivamente generacional de la tercera edad ni de las mujeres”, destacó. Por ejemplo, esta vez participó una familia entera, compuesta de padre, madre, dos hijas adolescentes y un niño de unos 10 años.

Campaña de tejido solidario. Foto: Tres Cruces y Nuevocentro
Las más de 60 mantas confeccionadas este año ya fueron entregadas. Foto: Tres Cruces y Nuevocentro

En esta oportunidad, se llenaron cuatro bolsas grandes de ropa y, desde el origen de la campaña, se llevan entregadas más de ocho mil prendas. Este año se entregaron a la ONG El Abrojo, pero ya han sido beneficiados el Hospital Piñeiro Del Campo, diferentes CAIF del interior del país y los inundados del departamento de Flores.

Mantas.

Algo similar organiza desde hace tres años Nuevocentro Shopping con Tejiendo Juntos, pero centrado en la confección de mantas. La actividad se inicia en las clases de tejido que durante un mes organiza el centro comercial sin importar el nivel de conocimiento. “Capaz que sabés tejer, capaz que nunca agarraste una aguja, el tema es que tengas ganas de ayudar. Se tejen cuadrados de lana y se unen formando mantas que se donan a distintas instituciones”, detalló Karina Tucuna, gerenta de marketing de Nuevocentro, sobre las casi 100 tejedoras que participan cada año supervisadas por las docentes Laura Almeida y Elda González, de Corazón del Sur.

“Participan desde niños chicos de 10, 11 años, hasta adultos mayores, cada uno a su ritmo. Este año se sumaron personas con discapacidad, no videntes y gente en silla de ruedas”, contó Tucuna. No hubo hombres en 2019, “pero el año pasado y el segundo, sí. Eran chicos jóvenes”, acotó.

Campaña de tejido solidario. Foto: Tres Cruces y Nuevocentro
algunas de las prendas elaboradas en Tres Cruces. Foto: Tres Cruces y Nuevocentro

Las más de 60 mantas confeccionadas este año ya fueron entregadas en una jornada con música al hogar de ancianos Schiaffino. Los años anteriores, los beneficiados fueron los Cottolengo Don Orione masculino y femenino y el Hospital Pereira Rossell.

Crochet.

El Hospital de la Mujer del Pereira Rossell se favorece del proyecto Tejiendo por la Vida, creado en 2014 por la fundación Honrar la Vida por el que confeccionan mantas de crochet. “En todos los departamentos del país se tejen cuadrados. El que no sabe, teje a dos agujas; algunas hacen las piezas para la manta completa y ya las mandan terminadas, otras mandan los cuadrados y un grupo de mujeres solidarias los unen en Montevideo”, relató Zulma Camacho, directora de la fundación a El País.

Al inicio eran 30 tejedoras pero este año llegaron a ser 125 en todo Uruguay. “No se conocen entre sí, pero una vez que lo hacen, se forma un lazo hermoso y cada año se suman más. Es una forma de unir a todas las mujeres del país”, apuntó Camacho.

Este año superaron las 200 mantas; algunas se entregaron en el Instituto Nacional del Cáncer.

Solidaridad.

En todas estas experiencias, lo que destacan los organizadores son las ganas de ayudar de los participantes, además de los lazos que generan entre ellos e, incluso, con la institución beneficiada.

Campaña de tejido solidario. Foto: Tres Cruces y Nuevocentro
Este año, se sumaron personas con discapacidad y se siguieron acercando niños. Foto: Tres Cruces y Nuevocentro

“En el hogar Schiaffino, algunas de las tejedoras pasaron a ser voluntarias”, señaló Tucuna. Por su parte, Lema agregó: “Más allá de retomar el contacto con algo que era más de nuestras abuelas es el trabajo que da la gente, el tiempo, la disposición, el cariño y cómo se generan intercambios de vida bien interesantes”.

JORNADAS Y TALLERES

El tejido gana cada vez más adeptos

Para celebrar el Día Internacional del Tejido en Público, el pasado 8 de junio la Central Lanera Uruguaya organizó una jornada en Sinergia Design. “Se busca visibilizar y difundir la técnica del tejido”, explicó Antonio De León, responsable de la marca creada por esta cooperativa agraria nacional con más de 50 años.

En Sinergia también se imparten talleres de tejido y crochet para todos los sexos y edades. El 95% de los asistentes son mujeres y las edades se reparten de la siguiente manera: 25% de los alumnos tienen entre 20 y 30 años; 25%, entre 30 y 50 años; y 50%, entre 50 y 70 años.

No solo en Sinergia la constante es el predominio de las mujeres de más de 50 años, pero últimamente se está notando una apertura.

“Hemos visto un crecimiento gradual y sostenido, de los cursos de tejido. Hoy superamos las 50 personas”, señaló Mariela Zarzábal, directora de Café Costura, espacio creativo que funciona en Pocitos desde hace ocho años. Respecto a los niños, Zarzábal apuntó que su presencia se da más en los talleres de costura, máxime si se trata de varones.

Existen los Cumpleaños Creativos, propuesta que desde el año pasado ha ganado impulso. “Lo que hacemos es proponer un proyecto apto para realizar en tres o cuatro horas y que se puedan llevar a la casa, como cartucheras, pelotas, muñecos, banderines”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados