EMPRENDIMIENTO

Luxmia: un proyecto que combina luz, plantas y cemento

Paula Spinatelli tiene 20 años, es estudiante de Diseño Industrial de la Universidad ORT Uruguay, y es la creadora de un emprendimiento de luminarias.

Paula Spinatelli. Foto: Universidad ORT
Paula Spinatelli. Foto: Universidad ORT

Hacer una luminaria con los materiales trabajados en el año (madera, cartón, papel) era la consigna del proyecto final 2018 del primer año de la carrera de Diseño Industrial de la universidad ORT.

Paula Spinatelli (20 años), fanática del campo y de la naturaleza, consiguió piques de alambres en desuso, viejos, un poco rotos y los recicló. El resultado fue el producto que no solo expuso en facultad, sino que mostró con orgullo a amigos, familiares y conocidos.

“Obtuve tan buenos comentarios que decidí empezar a hacer otros modelos y regalárselos a mis amigos para los cumpleaños o para cuando mi madre necesitaba hacer un regalo”, contó Paula a El País, quien hoy cursa el tercer y penúltimo año de la carrera.

“Ahí empezó todo”, siguió. En segundo año comenzó a incursionar un poco más en otros materiales y se encontró con el cemento, “principalmente porque era lo que tenía a mano en casa”, confesó.

“Fui realizando moldes para obtener distintas formas y así fue cómo surgió Luxmia, que es más que nada un emprendimiento personal, para regalar a mis amigos”, apuntó.

La propuesta siguió creciendo, la gente le fue pidiendo más modelos y a la diseñadora se le ocurrió fusionar el cemento con la naturaleza.

“Ahí empecé a buscar plantas y otras opciones y creé el primer modelo, el modelo que llamé Manhattan, que es rectangular y tiene una lámpara en un sector y en el otro una tuna, que fue la planta que encontré que resistía el calor de la lamparita de filamento que usaba en ese momento. Con el correr del tiempo cambié a LED por un tema de ecología: dañaba menos la planta y para la persona también era más económico al momento del consumo”, recordó la estudiante a El País.

De ahí en más fueron surgiendo otros modelos, siempre escuchando las sugerencias de la gente.

Si bien los pedidos se han incrementado, Paula todavía no piensa en una producción a gran escala ni para comercializar, aunque no lo descarta en un futuro. Trabaja sola todo el proceso de producción y entrega, por lo que no tiene mucho tiempo para encararlo como un negocio mayor. El tiempo de elaboración depende mucho del modelo, pero una lámpara con pantalla, que necesita hormigón y tela estampada, le insume una semana o una semana y media de trabajo.

Su prioridad hoy es terminar Diseño Industrial y en ese camino se ha ido cruzando con compañeros de su propia carrera o de otras carreras que le han aportado nuevas ideas para hacer crecer Luxmia.

“Tengo la locura de ir buscando nuevas cosas para ir probando, más que nada para mí”, señaló quien últimamente ha incursionado en la técnica conocida como ecoprint.

Para 2021 tiene previsto comenzar la carrera de Diseño Gráfico, como una herramienta que le sirve para la presentación de sus productos. “La voy a ir haciendo mientras trabajo, más lento entonces que Diseño Industrial”, pronosticó.

Otro de sus planes a corto y mediano plazo es la búsqueda de másters para cursar, sobre todo los referidos al diseño sostenible, uno de sus últimos intereses. “Me preocupa la sostenibilidad, dejar un poco el plástico de lado. Por eso ahora diseño menos lámparas y me dedico a otro tipo de productos, como puede ser una macetita, un cuaderno… porque el plástico de los cables y el vidrio no estaban ayudando a mi objetivo actual”, detalló sobre los nuevos pasos que se ha propuesto para Luxmia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error