Publicidad

REPOSICIÓN

Regresa el ballet "La tregua" al Auditorio Adela Reta: los detalles de una creación con sello uruguayo

Este ballet uruguayo, basado en la novela de Mario Benedetti, marca el inicio de la temporada 2023 del Ballet Nacional del Sodre

Compartir esta noticia
"La tregua", del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Alessandro Maradei
Escena del ballet "La Tregua".
Foto: Alessandro Maradei.

Por Nicolás Lauber
*
En 2020, mientras los escenarios del mundo se cerraban por el coronavirus, el Ballet Nacional del Sodre fue a contracorriente. Se animó a la proeza de realizar el estreno mundial de un ballet muy uruguayo: La tregua, que se basa en la novela de Mario Benedetti y que ofició como homenaje por el centenario del escritor nacido en 1920.

El responsable de ese proyecto fue el español Igor Yebra, entonces director del BNS y quien quería dotar a la compañía de un diferencial que la destaque de cualquier otra del mundo. La Tregua era la opción perfecta para reflejar ese sello distintivo que buscaba el maestro Yebra, quien se encargó de la dirección.

Para lograrlo, el BNS reunió a un grupo de destacados artistas locales. Fueron las piezas de ese engranaje que requirió dos años de preparación. Marina Sánchez creó la coreografía, Gabriel Calderón la dramaturgia, Luciano Supervielle compuso la música y Sebastián Marrero la iluminación. El vestuario y la escenografía corrieron por cuenta del premiado Hugo Millán, quien armó los decorados que se mueven y se acomodan para ser casa, oficina o ciudad, según se requiera.

La puesta pasó injustamente desapercibida (aforo limitado mediante) por el Auditorio Adela Reta en su momento, y desde mañana dará revancha en ese mismo escenario. Serán 12 las funciones de La tregua con entradas a la venta por Tickantel desde 100 pesos.

El Ballet Nacional del Sodre estrenó La Tregua
Imagen del ballet "La Tregua". Foto: Alessandro Miradei
Alessandro Maradei

“No es una copia del libro”, aclaró Sánchez antes del estreno, en 2020, “es la historia de La Tregua en ballet”. Pero también es cómo vieron Sánchez y el equipo la historia de amor entre Martín Santomé y Laura Avellaneda con la problemática de lo que el protagonista siente, esa rutina que el oficinista tiene tan marcada y su vida tan azarosa.

Esa historia, la que está en el libro, fue la base para realizar este ballet. La diferencia está en cómo está contada. “No tenemos la palabra ni los detalles de la escritura, así que tenemos que contar eso con el cuerpo, el movimiento, las luces, el vestuario, y una escenografía con tres niveles”, agregó Sánchez.

También se crearon dos personajes: Rutina y Azar que conviven con los personajes y funcionan como peso emocional (y físico) de los protagonistas. Rutina y Azar han sido interpretados tanto por bailarines varones como por mujeres.

Crearlos, dijo Sánchez, fue uno de los desafíos más grandes. “Me dije: tiene que haber alguien, un personaje nuevo que se llame “el tedio” o “la rutina” para que esté todo el tiempo encima del protagonista. Cuando leí de vuelta el libro, en seguida se me vino la imagen de Martín con una persona en sus hombros. Entonces me dije: esta es la foto que tengo que trabajar a lo largo de todo el ballet, para que cuando llegue Laura, todo ese agobio que él siente de esa persona arriba de él empiece a desdibujarse y a alejarse. Y ahí se me aclaró La Tregua y su significado”.

"La tregua", del Ballet Nacional del Sodre. Foto: Alessandro Maradei
Imagen del ballet "La Tregua". Foto: Alessandro Miradei

Editada por primera vez en 1960, la novela La tregua marcó la carrera literaria de Benedetti y tuvo adaptaciones al cine. La primera fue argentina, de 1974, y fue nominada a los Premios Oscar de 1975 a mejor película extranjera. La dirigió Sergio Renán y protagonizaron Héctor Alterio y Ana María Picchio. La segunda versión fue mexicana, es de 2003, y trasladó la historia de Montevideo a Veracruz.

El BNS cuenta esta historia en nueve escenas que completarán más de una hora de danza, sin intervalos. El cuerpo de baile será la ciudad, el entorno, el ambiente, y la música, que toma piezas de Vivaldi y Beethoven, pero que en su mayoría fue grabada por músicos jóvenes. Las referencias uruguayas y rioplatenses no faltan, aunque hay un lenguaje que es más universal y libre.

“En La tregua se puede ver a una compañía dispuesta a darlo todo y también el trabajo y el compromiso. Es una obra en la que los cuatro roles principales son esenciales pero que no se sostiene sin el trabajo del cuerpo de baile, que crea una ciudad viva y también una oficina monótona, que arma y desarma la escenografía y la mueve para que la historia siga avanzando”, comentó Soledad Gago en su crítica.

Desde mañana, y por 12 funciones, el BNS volverá a contar esta historia uruguaya de amor, tedio y azar en el escenario mayor del Auditorio Nacional Adela Reta.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad