Publicidad

Son uruguayos y el amor por Taylor Swift les dio amigos, viajes y una comunidad: adentro del fenómeno "swiftie"

Gracias a sus canciones encontraron un espacio donde verse reflejados y formaron una comunidad. Cuatro fans uruguayos que verán a Taylor Swift en "The Eras Tour" explican qué es lo que genera la artista.

Compartir esta noticia
Josefina Mösle y Taylor Swift. Foto: Twitter
Josefina Mösle y Taylor Swift.
Foto: Gentileza Josefina Mösle.

"Este es el primer puente de la noche. ¿Se saben la letra?”, preguntaTaylor Swift en medio de su interpretación de “Cruel Summer”, y desata una oleada de gritos eufóricos. “¡Demuéstrenlo!”, desafía. Entonces, las 70 mil personas que agotaron el SoFi Stadium de Los Ángeles se entregan al canto colectivo de uno de los estribillos más pegadizos de la estrella estadounidense.

Los parlantes de la sala 2 de Movie Montevideo ofrecen sonido envolvente, pero los que están allí adentro se encargan de completar la experiencia. Se levantan de sus asientos, corean versos a los gritos, bailan en grupos. “Ay, voy a llorar”, le dice una chica con una remera de Lover a su amiga. Por unos instantes, uno se siente en las gradas del estadio SoFi.

Es viernes 13, se acaba de estrenar la película de The Eras Tour, la gira con la que Swift llegará por primera vez a Latinoamérica, y escenas de este tipo se repetirán varias veces a lo largo del show de tres horas y 45 canciones con la que la artista resume 10 discos y una carrera que no deja de romper de récords.

Solo este viernes, en el Movie de Montevideo Shopping, 1300 personas van a asistir a las seis funciones del especial que muestra el paso de Swift por Los Ángeles. En total, ya se vendieron 5000 entradas para los complejos de Movie. Life y Grupocine también exhibirán la película que seguirá en cartel durante otros tres fines de semana.

Es todo un acontecimiento o, como dice Andrés Ciccariello, el gerente de marketing de Movie, “una experiencia”. Para acompañar el estreno, el hall de Movie Montevideo se ajustó a la ocasión. Un DJ engancha éxitos de la artista y desata el baile con “Shake It Off”, todas las pantallas del lugar exhiben imágenes de la gira, una larga fila está atenta a que se lance la venta de los vasos oficiales de la gira —los precios van de 850 a 950 pesos— y un montón de “swifties“ escriben frases de las canciones de la artista en una pizarra gigante. “Taylor Swift is the music industry”, se lee entre tantas citas.

taylor swift uruguay.jpg
Taylor Swift Uruguay entrega brazaletes de la amistad.
Foto: Juan Manuel Ramos.

Al lado, las organizadoras de Taylor Swift Uruguay, su club de fans, entregan brazaletes de amistad a cualquiera que se acerque a su mesa. Gracias a la letra de “You’re On Your Own, Kid”, ese objeto se convirtió en el talismán de los swifties. Por ahí está Josefina Mösle, una de las creadoras del club que organiza las Taylor Party Uy, el evento que en setiembre reunió a 1200 personas en Complejo Sala, y que agota entradas en cada edición.

“Ella genera que sientas que sos única dentro de un mar de gente que la escucha”, dice para definir el sentimiento de comunidad con su obra. “La transparencia de sus canciones hace que sientas que lo que le pasa a ella también te pasa a vos”.

Mösle, de 27 años, tenía 11 cuando descubrió a Swift. “Our Song”, de Taylor Swift (2006), fue la puerta de entrada a una obra que la acompaña hasta hoy. En ese momento, la cantante no era tan conocida en Uruguay, pero la salida de Red, en 2012, generó una base de fanáticos que poco a poco se expandió. “Cuando empezamos éramos 20 y ahora hicimos una fiesta agotada en Complejo Sala”, narra. “Taylor me dio la posibilidad de tener nuevos amigos, viajar y generar un club de fans. Tenemos un grupo de WhatsApp y estamos todo el día hablando”.

Imagen JMR_9673.jpg
Una swiftie caracterizada como la cantante en el videoclip de "You Belong With Me".
Foto: Juan Manuel Ramos.

En agosto de 2019, Mösle vivió una noche única cuando la artista la invitó a su casa de Los Ángeles para ser parte de una sesión secreta, que consistía en la escucha del disco Lover antes de su publicación. Ocurrió gracias a la red social Tumblr, en la que la cantante interactuaba con sus fanáticos; Mösle tuvo que firmar un contrato de confidencialidad antes de entrar a su hogar.

Escuchó el álbum junto a Swift y otras fans, comió galletas de chocolate hechas por la artista y quedó cautivada por su calidez. “Eso es lo que más me llevo de la experiencia”, dice. “Que una persona con tanta fama se haga el tiempo para hacerte sentir parte es increíble. Me hacía preguntas, me comentaba cosas que había publicado en Tumblr y me contó cómo compuso el disco. Son cosas que pasan una vez en la vida”.

A cuatro años de aquella noche, Mösle volverá a ver a Swift. “Siempre bromeaba con que si Taylor venía a Latinoamérica la iba a perseguir, y al final va a pasar”, narra. En agosto viajó a Ciudad de México alentada por fanáticas de ese país y fue parte del paso de la cantante por el Foro del Sol. En noviembre irá a los conciertos de Argentina y Brasil. “Es un sueño cumplido”, dice. “Cuando escuche las canciones de Lover con mis amigas voy sentir que se cierra un círculo y voy a llorar mientras recuerdo cuando Taylor me mostraba esos temas en su living y yo me sentía la persona más afortunada del planeta”.

Lucrecia Amir, de 25 años, es otra de las responsables de Taylor Swift Uruguay y va a asistir a las tres fechas de Argentina y otras de Brasil. La descubrió en 2008 gracias al videoclip de “Tim McGraw” y desde entonces está esperando el momento para verla en vivo. “Cada tour que ella hacía y que no traía a Latinoamérica era como algo que me perdía. Entonces, que llegue con esta gira que repasa todas sus eras es como una justicia divina para remendar todo lo que no pudimos vivir”, dice. “Llegó todo junto y estoy muy contenta de poder compartirlo con mis amigas”.

Amir todavía recuerda los primeros encuentros de swifties en Uruguay. “Nos juntábamos en una placita a conversar y cada uno llevaba sus discos. Speak Now, por ejemplo, lo conseguí gracias a una familiar que me lo compró en Buenos Aires; acá no se conseguía”, cuenta. “Que Taylor venga con The Eras Tour es más significativo porque me permite reconectar con quien era yo cuando salió cada uno de sus discos. Es una forma de revivir todo eso y resignificarlo”.

En ese punto coincide Mariana Malek, que al igual que Swift nació en 1989. “Como tenemos la misma edad, siento que ella ha ido cantando las distintas etapas de mi vida”, dice. “Taylor tiene una canción para cada vínculo o situación que viví en algún momento. Y eso hace que te apropies de su música”.

Malek, que es periodista de Ovación e irá a ver a Swift a Río de Janeiro, la descubrió por “Love Story” y selló su fanatismo con el disco Red. Años después, en 2018, viajó al MetLife Stadium de Nueva York para ser parte de la gira de Reputation. Sobre esa vivencia, que quedó reflejada en una crónica publicada en este diario, dice: “En sus shows hay una vibra muy positiva y un sentimiento de sororidad; es una experiencia increíble”.

Nicolás Machado, de 22 años, empezó a escuchar a Swift en 2022 gracias a la recomendación de unas amigas y asistió a una Taylor Party Uy sin conocer demasiadas canciones. “Fue tremendo ver cómo todo el mundo cantaba con tanta pasión las canciones, y al final terminé siendo uno de ellos”, cuenta. Cuando salió Midnights terminó de consagrar su fanatismo y se aprendió todos los discos de Swift en unos meses. “Sé que muchas de sus letras hablan de la experiencia de ser mujer, pero me veo reflejado en pila de situaciones que describe. ‘August’, por ejemplo, habla de una experiencia propia”.

El viernes, en la previa al estreno de la película, dice: “Va a ser un día de tremenda emoción y voy intercambiar los brazaletes de la amistad con gente desconocida”. Ese gesto resume lo que la cantante despierta: una sensación de comunidad, unida por un mismo amor.

Dos canciones que reflejan la relación de Taylor Swift con sus fanáticos

"Cruel Summer", la canción que se menciona al inicio de esta nota, es un buen ejemplo de la atención que Swift le da a sus fanáticos. Originalmente publicada en Lover, de 2019, tardó cuatro años en publicarse como sencillo. "Era un hit automático entre los fans. Sin embargo, ella no la eligió como single del disco", explica a El País Josefina Mösle. "Y sin embargo, sí es la primera canción entera que canta en la gira, porque de "Miss Americana & the Heartbreak Prince" hace solo un fragmento. Empezó a tener un pico tremendo entre los fans y cuando empezó el verano en Estados Unidos finalmente la sacó como single. Ahora es una de las más escuchadas del mundo", agrega sobre la canción que el jueves fue la octava más popular de Spotify.

Swift tiene un montón de otras canciones que se volvieron clave en la relación con sus fanáticos —Mösle, por ejemplo, cita a "Long Live", de Speak Now—, pero "All Too Well (10 minute version)" es la más significativa del último tiempo. Se editó el año pasado en Red (Taylor's Version), el colosal proyecto de regrabaciones en el que la artista se embarcó en 2021, y fue parte de los bonus tracks que nombró From the Vault. "Era la canción perdida de Red porque, al igual que 'Cruel Summer', no fue un single", relata Mösle. "Los fans se la apropiaron y se convirtió en un guiño a nosotros. Años después, ella comentó en una entrevista que tenía una versión de 10 minutos guardada en un cajón y se generó toda esta movida para que la publicara".

Lucrecia Amir continúa el relato. "El club de fans le insistió tanto que ella fue como: 'Bueno, ustedes estuvieron para mí siempre, así que les voy a dar lo que quieren'. Eso habla de la relación con sus fanáticos y de cómo nos entiende", asegura. El tema se publicó con un video dirigido por la propia artista, le generó una nominación como la mejor canción del año en la última edición de los Grammy y es uno de los momentos más emotivos de The Eras Tour.

"Los fans la convirtieron en un himno", agrega Mariana Malek. "'All Too Well' muestra su habilidad para cantar de una manera muy despojada y de mostrar que su transparencia al momento de exponerse. La letra cuenta la historia de ese tipo que no la trató como prioridad, y siento que está cantando esa experiencia mirada desd ela mirada de una adulta que mira a esa chica de 21 años que vivió eso. Entonces, la frase 'Se supone que es divertido cumplir 21', que en la letra se la dice su padre, en realidad se la está diciendo a ella misma al revisitar su historia. Eso habla de su madurez".

Por último, Amir destaca la actitud que tomó Swift al decidir regrabar sus primeros discos para recuperar sus derechos. "Como mujer adulta, que haya tomado esa decisión habla del sentimiento de pertenencia de su trabajo y de su lucha por defender su obra. Es un modelo a seguir y una innovadora", define. "Además, cada disco viene con más canciones que las que había lanzado en un principio porque la idea es darnos otra parte que su disquera no le permitía mostrar. La idea de un álbum como Speak Now (Talyor's Version) es decir: 'yo era esta persona en 2010 y quiero mostrarlo'. Por eso, en From the Vault sumó canciones con Fall Out Boy y Hayley Williams, que eran los artistas que escuchaba en ese momento. No se trata de regrabar solo por la parte comercial, es algo que tiene que ver con recuperar una parte de ella misma".

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Taylor Swift

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad