Publicidad

Fue modelo con 11 meses, tiene casi cinco décadas de carrera y volvió a la actuación en una comedia de Netflix

La actriz Brooke Shields, protagonista de "La laguna azul" y "Niña bonita" está de regreso con la comedia romántica "La madre de la novia" donde comparte elenco con Miranda Cosgrove y Benjamin Bratt.

Compartir esta noticia
Imagen de la película "La madre de la novia".
Imagen de la película "La madre de la novia".
Foto: Difusión.

Tiene sangre de la nobleza italiana, su tio abuelo fue Alessandro Torlonia, debutó como modelo siendo bebé, fue la “novia de América” y regresa a la actuación de la mano de Netflix luego de varios años en papeles menores.

Tenía apenas once meses y Brooke Shields ya era una modelo, a insistencia de su madre Teri, quien intentó que su hija tuviera la carrera que ella no pudo lograr.

Gracias a sus ojos verdes, pelo rubio, cejas tupidas, labios gruesos, voz grave y cara de niña perfecta, Shields no demoró en alcanzar la fama.

2023 Sundance Film Fe (13571844).jpg
Brooke Shields. Foto: Archivo.

La agencia Ford creó una división solo para ella, y a los 11 años ya era una cara conocida. A los 12 debutó en la pantalla grande y se sentó en los tribunales por un escándalo público, y con 14 fue la modelo más joven en ser portada de la revista Vogue.

En 1976 el director francés Louis Malle la seleccionó para su controversial película Niña bonita, donde interpretó a Violet, una niña nacida y criada en un burdel de Nueva Orleans, y convertida por su madre en juguete sexual. El drama, donde la niña aparecía desnuda en varias escenas y compartía elenco con Susan Sarandon y Keith Carradine, la llevó a ser portada de la revista People con el titular: “Brooke Shields, de 12 años, despierta furor por la pornografía infantil en las películas”.

Con 14 años ya tenía su primera autobiografía, donde entre imágenes de fotógrafos de renombre contaba que era virgen, nunca había fumado ni usado ortodoncia; y hablaba de la tensa relación con su madre. Escribió otra, centrada en la relación entre ambas.

Y continuó generando titulares, ya sea como modelo en la campaña de los jeans Calvin Klein (donde decía que entre sus vaqueros y ella no había nada), como actriz gracias a La laguna azul o Amor eterno, donde volvía a aparecer desnuda, así como por sus variopintas relaciones sentimentales. Se la vinculó con John Travolta, John F. Kennedy, Dodi Al-Fayed, George Michael y Michael Jackson, fue novia de Scott Baio siendo niña, en la universidad salió con Dean Cain, se comprometió con Liam Neeson, y se casó con André Agassi, de lo que se arrepinitió, dijo, al día siguiente.

Abandonó su carrera a comienzos de la década de 1980 para volver a la universidad, se graduó de Princeton, y durante la década de 1980 regresó, participando como invitada en series como Friends, Los Simpson y Quantum Leap. También protagonizó los 93 episodios de la serie Suddenly Susan que le valió dos nominaciones al Globo de Oro, y terminó la década centrándose en agrandar la familia.

En 1998 había conocido al escritor y productor Chris Henchy, se casaron en 2001, en 2003 nació su hija Rowan, y en 2006 nació la segunda, Girer.

El año pasado, fue ovacionada en Sundance por el documental Pretty Baby: Brooke Shields que dirigió Lana Wilson y donde Shields relató que fue violada por un productor, en la década de 1970.

Ayer, Netflix estrenó La madre de la novia, comedia romántica que significa el regreso de Shields como protagonista. La dirige Mark Waters (responsable de las simpáticas Chicas pesadas y Un viernes de locos) y el elenco lo completan Benjamin Bratt, Miranda Cosgrove y Chad Michael Murray.

La trama, escrita por Robin Bernheim (de la saga Intercambio de princesas con Vanessa Hudgens), se centra en Shields quien interpreta a Lana. Ella es la madre soltera de Emma (Miranda Cosgrove), quien regresa luego de un año viviendo en el extranjero con la noticia de que se va a casar en un mes. Para su sorpresa, el padre del novio es una expareja que Lana tuvo en la universidad, e interpreta Bratt.

“Fue uno de esos proyectos que estaba dispuesta a aceptar; poder ser una mujer en ese momento de su vida, tengo 58 años, probablemente lo mismo que Lana, y permitirme ser sexy y ser el objeto no de uno, sino de dos hombres, porque también está Chad Michael Murray, fue ‘woow’. Eso ayudó a decidirme, porque no hay películas que hablen eso”, comentó Shields al programa de televisión, The View.

Imagen de la película "La madre de la novia".
Imagen de la película "La madre de la novia".
Foto: Difusión.

“No es una película sobre las segundas oportunidades en el amor. Interpreto a una profesional médica, investigadora y madre soltera; y tener la posibilidad de ser linda y sexy a esta edad, es genial. Esta película celebra eso. También muestra lo complejo que puede ser una relación madre - hija”, agregó Shields, quien conoce muy de cerca ese tema.

La madre de la novia no ha tenido buena recepcion por parte de la crítica, logró un 19 en Rotten Tomatoes, ubicándose entre los títulos más bajos en la filmografía de Shields. Igualmente, su peor puntuación es por la comedia Locuras en el bosque, que obtuvo un 8 por ciento de aceptación. Y más allá de los rankings, la comedia seguramente se ubique entre lo más visto de la plataforma.

La fama, paradójicamente no así el éxito, ha acompañado a Shields desde que era una bebé. Y con una carrera que ha tenido más caídas que consagraciones y se extiende por cerca de cinco décadas, Shields siempre encuentra la forma para convertirse en tendencia.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

netflix

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad