Publicidad

Sofía Romano: su llegada a radio Sport, los altibajos de su carrera y ser mujer en un ambiente de hombres

La periodista deportiva, actriz, locutora y conductora de televisión habla de su incorporación a las tardes de la radio deportiva, también habla de su crecimiento en 2022, y de Marcelo Bielsa.

Compartir esta noticia
Sofía Romano. Foto: Leo Mainé

Para Sofía Romano, el deporte no es solo una pasión de multitudes, es algo que lleva en la sangre. Eso se debe a que es bisnieta de Angel “el loco” Romano, campeón olímpico en 1924 con la selección uruguaya de fútbol. Y por eso su carrera siempre ha estado vinculada a los deportes, sobre todo fútbol y basquetbol. Claro que encasillarla únicamente como periodista deportiva es quedarse corto.

Es actriz y conductora (en 2022 estuvo al frente de El juego de la oca junto a Coco Echague), también hizo danza y locución. Todo eso, comenta, es lo que le ha permitido moverse entre los medios. A una semana de su llegada a Sport 890, Romano habla de su crecimiento, del ser la única mujer en el programa, también de los vaivenes de su carrera, y se anima a opinar de Marcelo Bielsa.

—Te sumaste a radio Sport 890. Sos una Eva entre muchos Adanes.
—Eso es algo a lo que estoy acostumbrada desde que me dedico a esto, y no solo en el rubro deportivo, también en lo cultural fui la única mujer. En Abrepalabra, cuando empecé en Océano FM, y después en La venganza de los perdedores; así que estoy acostumbrada. Tengo ganas de trabajar con más energía femenina pero lamentablemente no se ha dado, salvo en ocasiones puntuales. Pero estoy adaptada y tengo naturalizado el ser la única mujer en un ambiente, no es algo que me choca. Sí me gustaría que fuera distinto pero no me limita o genera molestia a la hora de desarrollar mi trabajo.

Sofía Romano
Sofía Romano. Foto: Archivo.

—¿Es un desafío sumarte a una radio con tanta trayectoria en lo deportivo?
—Sí, porque es la Sport. Estaba muy nerviosa el primer día y últimamente en los trabajos que arrancaba no me estaba poniendo con esa adrenalina de arrancar algo nuevo, pero con esto fue muy distinto. No solo tiene que ver con ser mujer, sino con ir a una radio tan tradicional y popular. Mi papá la escuchaba desde que era niña. Y lo asumí sabiendo lo extraño que le puede ser escuchar esa radio con un timbre femenino. Así que había presión en algún punto. Sobre todo en el debut, en esas primeras instancias de encuentro con la audiencia para ver cómo caes. Igual ya asumí y acepté que no siempre vas a gustar, y también eso es parte del trabajo.

—¿Cuesta mucho aceptarlo?
—Sí, aunque la mirada está más exacerbada cuando el timbre de voz es femenino. Pasa en cualquier rubro, más en los que tienen que ver con el periodismo deportivo. En la televisión te ven, pero la radio es más íntima, lo que me apasiona, porque quien te escucha piensa que te conoce. Entonces cuando llegás a una radio tan instalada, la audiencia está un poco reticente a esa voz nueva. De a poco se van rompiendo esos esquemas y está bueno poder ayudar a ese quiebre. Siento que estoy preparada y que esta propuesta llegó en el momento preciso de mi carrera; y así empezar a romper tabúes y estándares que tienen que ver con lo que puede, o no, decir una mujer respecto al deporte. Me parece que eso es un tema muy obsoleto.

Sofía Romano.
Sofía Romano. Foto: Archivo.

—Pero sigue ocurriendo.
—Sí. En el periodismo deportivo, en la audiencia y los televidentes, y también en quienes toman las decisiones. Siento que hay más apertura y una cuota de género en muchos contenidos, aunque no siento que la Sport 890 haya tomado esta decisión por mi género. Eso fue algo conversado también en la reunión cuando me ofrecieron la propuesta.

—Igualmente sos un nombre conocido. En 2022 hiciste mucha radio y televisión.
—Sí, pero de 2022 a 2023 fue un contraste absoluto. Pero entendí que esto es algo de mi oficio. En la comunicación podés tener años de mucho trabajo y eso no te asegura nada por más que lo hagas bien. Al otro año podés tener un año super quieto, y es lo que me pasó. El 2022 hice la coconducción de El Juego de la Oca en Canal 12, me fui a trabajar a Buenos Aires porque me llamó TyC Sports, iba y venía todas las semanas, estuve en M24 con las transmisiones, me llamó Auf TV, me fui al mundial, fue un año explosivo. Y el 2023 fue quieto. Agradecí tener un trabajo como DirectTv que es un lugar donde no tengo palabras de agradecimiento porque me ha abierto las puertas para hacer televisión a una persona que nunca había hecho, y ha sido una empresa que ha confiado en mí año a año. Lo sigo agradeciendo, pero pasé de trabajar muchísimas horas, a estar tres días al aire a la semana. Fue un cambio bastante abrupto que me hizo ver qué hacía con mi tiempo de ocio, también cómo hacía para no sentir que no estaba haciendo bien las cosas por no tener oportunidades. Tuve que reconciliarme con todo eso y es algo que sigo trabajando. Este año arrancó distinto porque mantengo lo de DirectTv con el ciclo De fútbol se habla así que va todos los días, también conduje el festival por los 300 años de Montevideo en el escenario de Plaza Cagancha y ahora la Sport. Tengo alguna cosa más que se está cocinando, así que arrancó muy distinto el año. Pero no podés irte al cielo. Estoy contenta y hay que aprovechar, siento que es el año para meter quinta, pero sabiendo que no va a ser siempre así.

Sofía Romano. Foto: Leo Mainé
Sofía Romano. Foto: Leonardo Mainé.

—A la gente le gusta clasificar a la gente, pero sos difícil de encasillar. Has hecho periodismo deportivo, cultural, sos actriz, condujiste El juego de la oca.
—Lo que me puede encasillar es la expresión. Me gusta mucho expresarme, no solamente en la radio con la palabra y la voz, también me gusta escribir que es algo que lo puedo demostrar más en mis redes sociales, y lo mismo el baile. Di clases de danza por muchos años, lo que nadie sabe. Me sucede con mis diversos intereses que me hacen ser quien soy. Me gusta no solo desarrollarme en una cosa, creo que eso me da apertura y me abre la percepción para entender otros mundos. En ese sentido siempre abracé mis distintos intereses, desde muy chica. Hacía deportes, también danza y escribía, y todo confluyó. Y en casa siempre me lo estimularon, nunca me dijeron: “podés hacer solo una cosa”. Ahora estoy en el rubro deportivo que fue lo que más me costó asumir, y está bueno que allí también pueda tener otra opinión para no quedarme únicamente con el juego, con el deporte en si mismo. Y eso se lo debo a mis otras facetas.

—Estás con muchos proyectos, ¿qué más se puede pedir?
—Paz mental, equilibrio sobre todo entre el trabajo y la vida personal. Me pasa que como mi trabajo es super vocacional, me gusta mucho lo que hago y le encuentro un sentido, le dedico muchísimo y todo va en eso. Mi estado de ánimo, mi emoción va en si estoy bien en el trabajo o no; y en realidad el trabajo, dentro de las cosas importantes, tal vez sea la menos importante. El balance de todo es lo que busco en este momento de mi vida que ya no tengo 20 años, tengo 34.

Sofía Romano. Foto: Leo Mainé
Sofía Romano. Foto: Leonardo Mainé.

—Estás en pareja, así que hay vida más allá del trabajo.
—Sí, tengo un compañero que me apoya en todos los proyectos que decido, y sobre todo con mucha conciencia y amor. En ese sentido no me puedo quejar, como mis viejos que siempre están ahí, o mis amistades. Eso es un diferencial, porque te bancan no solo cuando surgen estas cosas; el lunes estaba todo el mundo escuchando la radio y me llegaron mensajes preciosos, pero cuando el año pasado estuve en las malas en el sentido de sentirme bastante ansiosa porque no surgía algo que me motivara, también estaban bancando la cabeza. Eso se aprecia el doble.

—¿Tu novio es futbolero?, ¿se ponen a debatir por un partido?
—Sí, es refutbolero. Jugó varios años, le gusta mucho, está super pendiente y vemos partidos juntos. Compartimos eso y está buenísimo, pero también me pasa y no solo con mi novio que estoy todo el día hablando de futbol y cuando salgo no quiero hablar de eso por un rato pero llego al asado y cuando empieza la charla futbolera me termino enganchando. Me resisto y por un rato quedo por fuera pero en un momento entro; ahí me resuena todo, con razón hago lo que hago, porque me encanta el fútbol, el básquetbol. Amo la pasión que genera. Y me pasaba de chica de ir a la feria y escuchar a la gente hablando de eso, es algo muy poderosa la pasión que despierta el fútbol en nuestro país, porque además atraviesa a todos los ambientes y clases sociales. Con mi viejo también pasamos horas hablando de fútbol.

—Espero no meterte en un aprieto pero, ¿qué pensás de Marcelo Bielsa como director técnico de la selección?
—Creo que es un entrenador consagrado por muchísimos motivos, pero sobre todo porque tiene un estilo de trabajo definido y porque los jugadores que han sido dirigidos por él y han hablado, dijeron cosas muy significativas. Es un entrenador que deja huella. Y a mí en este oficio me gusta escuchar a los protagonistas. Opinar desde afuera sin estar ahí, sin estar en los entrenamientos es fácil pero muchas veces no es certero. Para decir Bielsa es buen entrenador o no podemos ir a los resultados, pero está bueno también escuchar a quienes han sido dirigidos por él. Dicho esto, el proceso con la selección mayor arrancó notable y puede seguir creciendo, tengo fe de que así sea. Sobre todo por la calidad de jugadores que tenemos, quienes se han adaptado bien a las ideas del entrenador. Ahora se viene la Copa América, que ilusiona. Para el preolímpico esperaba otra cosa; tenía ganas que suceda por el significado de los 100 años de 1924. Yo soy bisnieta de Ángel “el loco” Romano que fue campeón olímpico en 1924 y lo que más quería era que Uruguay jugara las olimpíadas, hasta con la ilusión de que se repitiera la historia luego de un siglo. Esas son cosas super locas que piensa alguien que nació en este país porque con tres millones de habitantes es difícil obtener títulos. En conclusión me parece un gran entrenador; tengo mis reparos con el preolímpico por el planteo táctico y los recursos que tenía el plantel, pero sigo confiando en que es un entrenador que con el tiempo de trabajo suficiente puede hacer grandes cosas con la Selección Uruguaya.

—¿Nada para criticar?
—Lo que le puedo llegar a cuestionar es la relación con el periodismo deportivo. Sobre todo por el hecho de ir a las conferencias. Ese espacio es el punto de conexión entre la afición y lo que sucede en la cancha. Pero también hay una cuota aparte del periodismo deportivo de determinadas preguntas que se generan que tal vez no son las más acordes. Pero es responsabilidad colectiva, no es solamente reparar en que el entrenador no tiene una buena relación con la prensa, creo que tampoco genera fuerza para que eso no sea así.

—¿Por el choque que hubo en la conferencia de prensa?
—Es que a una conferencia el periodista no va a opinar, va a preguntar. No es un palo a los colegas, pero es algo que los periodistas tenemos que tener en cuenta. Podés contextualizar una pregunta, pero lo protagónico no puede ser tu opinión. Así que señor o señora, sea conciso y pregúntele al entrenador algo interesante. Seguiremos aprendiendo de esas cosas, espero. Pero todo esto va a ocurrir si se sigue profesionalizando el periodismo deportivo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad