Publicidad

La historia de amor de Paula Silva y Rafa Beltrán: la tormenta que superaron, pedir perdón y sus sueños a futuro

La actriz ganadora de "Masterchef Celebrity" y el ganador del Florencio a mejor actor de comedia hablan de su relación, el trabajar juntos, sus proyectos y cómo superaron el difícil año pasado.

Compartir esta noticia
Paula Silva y Rafael Beltrán.
Paula Silva y Rafael Beltrán.
Foto: Leonardo Mainé.

Son lindos, simpáticos y tienen un presente laboral con el que soñaban hace unos años. Paula Silva y Rafael Beltrán comenzaron su relación hace poco tiempo y ya volvieron a compartir escenario en la nueva comedia de Sebastián Mederos y José María Novo, All Inclusive que es parte de la trilogía No Molestar, con funciones sábados y domingos en El Tinglado y entradas por Redtickets. Silva, ganadora de la segunda temporada de Masterchef: Celebrity, y Beltrán, ganador del Florencio a mejor actor, cuentan que si bien les gusta cocinar, hace unas semanas que piden delivery o llegan hasta Patrimonio ya que se les rompió la cocina. “Él cocina muy rico”, cuenta Silva. “De gran atrevido, como para casi todo”, agrega Beltrán en esta charla con Sábado Show donde hablan de su presente, sus proyectos y también cómo atravesaron el año pasado con los comentarios generados a través de las redes sociales.

—El año pasado trabajaron juntos en No molestar 2 y ahora volvieron con la tercera parte, All Inclusive.
(Beltrán) Sí, el primer año fue No Molestar a secas, el segundo año que fue cuando compartimos por primera vez, se llamaba No Entrar, y este año es All Inclusive.

(Silva) Él tiene la particularidad de que es casi dueño de la franquicia porque estuvo en todas las obras, en la trilogía.

—Y terminaste con el Florencio a mejor actor.
(Beltrán) Sí, por suerte tuvimos un montón de nominaciones. Después, a quien le toca el premio es casi anecdótico, pero estuvimos nominados Mejor Elenco y lo lindo de la obra es cuando ves el engranaje perfecto. El año pasado lo logramos y este año se superó: somos siete personas en una vorágine buenísima y por lo que nos dicen, puede estar hasta mejor pero ahí la objetividad la perdimos.

La película uruguaya "En el pozo". Foto: Difusión
Imagen de la película "En el pozo". Foto: Difusión.

—En 2018 coincidieron en la película En el Pozo, cuando eran amigos, ¿cómo es trabajar ahora, juntos, siendo pareja?
(Beltrán) Un aprendizaje, porque también nos conocemos en ese aspecto. Yo soy, de atrevido, de hablar por el costado y meter ficha; eso no es para cualquiera. Y es una dinámica de pareja y es aprender sobre eso también.

(Silva) Es separar y a veces unir los roles. Cuando somos compañeros y cuando somos pareja, saber cuándo diferenciarlo. ¿Ahora habla mi pareja o mi compañero de equipo? Está bueno, cuando lográs entender ese ensamble y lográs un equilibrio, suma muchísimo. Primero porque nunca perdés la admiración por el otro, querés ver cómo el otro crece o se desenvuelve en el lugar donde más ama estar. Para la pareja, poder verlo y vivirlo es muy lindo porque vos estás viendo a tu pareja, a quien amás, en el lugar que más feliz lo hace. ¿Qué mejor para uno que disfrutar ese proceso?

(Beltrán) Pasás a admirar más porque no solo ves el resultado, también el laboratorio, digamos; el cómo trabaja. La veo cómo trabaja en casa, cómo va evolucionando en los ensayos, y después ves el resultado. Porque aparte, ella no es alguien que trabaje de taquito; es relaburadora, y ver esa cocina, valga la ironía, genera mucha ilusión.

(Silva) Capaz la gente piensa es que estudiamos juntos, y no, porque el proceso creativo es distinto. No estudiamos la letra juntos, cada uno necesita de su lugar y su espacio para estar concentrado.

Paula Silva y Rafael Beltrán.
Paula Silva y Rafael Beltrán.
Foto: Leonardo Mainé.

—¿Cómo se divide eso?
(Beltrán) Creo que es culpa mía porque yo funciono así. Por ejemplo, para salir a correr, tengo que ir solo para que no me distraigan hablando.

(Silva) Aparte, yo corro horrible, doy dos pasos y me ahogo.

(Beltrán) Pero es en general, ni con amigos ni nada. Y preparar un personaje o estudiar también lo hago así porque me distraigo mucho. Entonces uno va adquiriendo herramientas en cuanto a sus carencias. A veces estamos en el mismo sillón, uno al lado del otro, pero cada uno con su galaxia.

—Rafael, tenés una carrera larga y conocida, ¿la comedia es de los últimos años?
(Beltrán) Había trabajado en comedias, pero como que ahora se dio una seguidilla de este tipo de comedias que, al actor le permite lucirse más, porque tenés el quiebre de distintos personajes que te dan la posibilidad de desenvolverte y jugar con los contrastes. Y en los últimos años se dio una seguidilla de eso.

Paula Silva y Rafael Beltrán.
Paula Silva y Rafael Beltrán.
Foto: Leonardo Mainé.

—Rafael, ganaste el Florencio y Paula ganaste Masterchef, ¿dónde tienen los trofeos?
(Beltrán) En casa hay una cómoda donde está el Florencio y el premio de Masterchef, y ojalá sigamos sumando. Después tenemos algunos premios que son solo como diploma, y están colgados; pero esos son los que lucen más, aparte son visualmente lindos.

(Silva) La gente que viene a casa se saca fotos con los premios. Aparte el Florencio dice “mejor actor de comida”, no el nombre, así que te podés sacar la foto; y con el de Masterchef pasa lo mismo.

—¿Qué pueden decir de esta comedia All inclusive compuesta de tres historias diferentes en un mismo hotel? ¿Trabajan juntos o están en escenas separadas?
(Beltrán) A diferencia del año pasado, esta vez compartimos en dos de las historias. Si bien en la misma fórmula, el año pasado estábamos separados y este año estamos todo el tiempo juntos... Lo que tiene este año a diferencia de los dos anteriores es que este hotel está en el Caribe, en República Dominicana. Entonces las historias están teñidas con ese juguito caribeño y ese color.

(Silva) Es una comedia que no te da respiro. Está tremenda y la fórmula funciona muy bien; porque son tres historias independientes.

Rafael Beltrán y Paula Silva.
Rafael Beltrán y Paula Silva.
Foto: Leonardo Mainé.

—Los dos son conocidos, ¿cómo se llevan con esa exposición que genera el éxito de haber hecho cosas conocidas?
(Silva) Hace tanto que uno trabaja día a día para que esas cosas sucedan, que cuando suceden uno lo agradece, pero también lo entiende como parte de la naturalidad de que desde que somos muy chicos estamos trabajando y formándonos para que empiecen a pasar estas cosas. Ahora, la exposición, es algo que en mi caso tuve que trabajar durante mucho tiempo y entender: esto es así, tiene estas consecuencias y depende de cómo uno elige tomarlo. Lo aprendí a los ponchazos con un reality sumamente explosivo y de muchísima exposición que de cero a cien me vi en ese lugar. Y después de haber atravesado eso pude formarme, protegerme y entender. Ahora tengo mis herramientas para formar parte de esa exposición, aunque nadie tiene el libro de cómo atravesarlo. Yo soy súper sensible y pila de cosas me han hecho mal, comentarios, pero entiendo que es parte y que estoy trabajando para tener la fortaleza suficiente como para que eso no me repercuta, no me afecte. Hay que entender que los comentarios vienen de otro ser que tiene sus propios mambos.

(Beltrán) Y en Uruguay nada es tan extraordinario ni tan dramático. Las cosas feas pasan y no quedan, y de todo te vas acostumbrando.

Rafael Beltrán y Paula Silva.
Rafael Beltrán y Paula Silva.
Foto: Leonardo Mainé.

—En ese sentido, Facundo Santo Remedio hizo declaraciones fuertes y habló de “traición”. ¿Cómo acompañaste a Paula el año pasado?
(Beltrán) Fue bravo. La lección fue irnos a silencio porque es mi forma. No me gusta el quilombo ni el conventillo. A mí, lo que no tiene importancia, me resbala. Ella estaba más hipersensible y eso fue lo más duro. Le podés decir a la persona que está todo bien, pero si le afecta, afecta y punto; y eso no lo recuperás. Eso fue lo que más me indignó. Despertó algo muy feo interno en mí pero a base de trabajar la paciencia, se pasó. Algo que aprendí también es no juzgar el dolor del otro. Igual hubo un momento que tuve mucha bronca, tuve que armarme de mucha paciencia para no exteriorizar ese enojo; y lo bueno es que todo se calma rápido.

(Silva) Todo pasa, todo se habla y se perdona. Es entender también. Obviamente en el momento tiene otro calibre, pero cuando pasa el tiempo, hablás, y se entiende todo, se perdona. Ya está. Y si se quiere a la otra persona, con más razón también. Obviamente que la gilada a veces puede ser igual muy violenta en redes y eso es algo a lo que no me puedo acostumbrar. Igualmente lo que más recibimos es mucho amor, estamos contenidos en muchos frentes.

—¿Salió el divorcio?
(Silva) Sí, y ahora está todo bien. Por suerte se calmó todo y hay cierta paz que todos necesitamos. Salió el divorcio, nosotros lo acompañamos en eso, con la casa también. Lo hicimos porque había que cerrar esas cosas; siempre desde el lugar del amor, poniéndose en el lugar del otro y cerrar las cosas como tienen que ser. Es mi forma de ver la vida.

(Beltrán) Además, nadie es malo, hay circunstancias que te llevan a comportarte de determinada forma, y te afectan más o menos.

(Silva) Hay que saber pedir perdón y perdonar.

All Inclusive.jpg
Elenco de la obra "All Inclusive". Foto: Difusión.
Foto: Difusión

—¿Y tienen planes, además de estos proyectos que tienen?
(Silva) Sí. Hay planes de concretar algo más. Hay pilas de cosas que tenemos ganas de hacer.

(Beltrán) Por lo pronto queremos hacer un viaje, en breve breve. Cuando tengamos el espacio y unas semanas libres. También algunos proyectos personales que queremos, más allá de trabajar juntos, que sea personal la gesta.

(Silva) No sabe los guiones que escribe. Tuve el privilegio y regalo de leerlos, y esos textos hay que hacerlos.

(Beltrán) Debo de escribir desde hace unos 15 años, he hecho alguna reversión, pero las cosas inéditas, nunca las mostré.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Paula Silva

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad