Publicidad

Peñarol tuvo un salvador, pero sigue jugando muy mal: las claves de un necesario triunfo ante Fénix en Capurro

Matías Arezo rescató de las cenizas a un equipo que no levanta su nivel y que deberá mejorar un montón en lo inmediato si es que pretende quedarse con el Campeonato Uruguayo 2023.

Compartir esta noticia
Matías Arezo celebra su gol en el triunfo de Peñarol frente a Fénix.
Matías Arezo celebra su gol en el triunfo de Peñarol frente a Fénix.
Foto: Estefanía Leal.

Cuando el fútbol no aparecía, cuando el equipo no lograba hilvanar una buena jugada colectiva en el ataque y cuando la tribuna empezaba a cantar “¡Carbonero, un poco más de huevo!”, ahí apareció el goleador en el lugar en el que siempre están los delanteros que intuyen que el rival se va a equivocar para poder facturar. A Matías Arezo siguen sin generarle pelotas de calidad, pero él se las arregla y ayer le volvió a dar un triunfo a un Peñarol que sigue jugando muy mal, pero que venció a Fénix 1-0 y cortó la racha de cinco encuentros sin triunfos.

Y en medio de ese panorama oscuro con el que el equipo de Diego Aguirre llegaba al Parque Capurro —escenario en el que no ganaba desde 2019 y en el que rompió una racha de cuatro partidos sin victorias ante el albivioleta— el entrenador metió mano y apostó por el sistema que más le gusta: el 1-4-4-2 dos volantes por afuera que ayer carecieron de velocidad y explosión.

Pero pasada la media hora, La Fiera tuvo que volver a meter mano. Los jugadores no respondían y como si eso fuera poco, Bruno Bentancor volvió a desperdiciar una chance más en Peñarol, fue amonestado a los 23’, quedó al borde de la expulsión y el técnico lo sacó para mandar la cancha al Cepillo Franco González, quien sigue sin poder demostrar por qué Peñarol lo fue a buscar tras ser campeón del Mundial Sub 20.

Fue un primer tiempo nefasto de Peñarol. También de Fénix. Y acaso lo mejor del Parque Capurro pasaba por la presencia de Marcelo Bielsa en la tribuna.

El festejo de los jugadores de Peñarol ante Fénix.
El festejo de los jugadores de Peñarol ante Fénix.
Foto: Estefanía Leal.

Para el complemento, Aguirre no hizo cambios y como era de esperarse, el rendimiento no mejoró. Pero más allá de eso, el aurinegro encontró el gol y fue todo de Matías Arezo, quien aprovechó un grosero error defensivo de Fénix para definir y celebrar —revisión del VAR mediante— su gol número 16 en el Uruguayo.

El delantero de 20 años dejó atrás una racha de seis juegos sin anotar y sus números hablan: cuando él no convirtió, el mirasol sumó 7 de 21 puntos, mientras que cuando lo hizo, su equipo consiguió 13 de 15 unidades en el Torneo Clausura. Todo dicho.

Y esa fue sin dudas la gran noticia para Peñarol: el regreso al gol de Arezo. La otra, que anoche durmió en la cima de la Anual. Pero de todas maneras, el equipo de Aguirre volvió a jugar mal, con jugadores que siguen muy por debajo de su nivel por lo que el DT tendrá que seguir trabajando de cara a la definición del Uruguayo.

Peñarol cortó la racha sin triunfos y tuvo un golpe anímico importante, pero si el juego no mejora, llegarán más decepciones que alegrías.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad