Publicidad

Los uruguayos le hicieron sentir el rigor a Messi: discusiones con César Araújo y choque con Mauricio Pereyra

"Son cosas del partido. La anécdota es que jugué contra el mejor del mundo, eso va a quedar para mí”, dijo el mediocampista charrúa.

Compartir esta noticia
Lionel Messi ante la marca de César Araújo.
Lionel Messi ante la marca de César Araújo.
Foto: AFP.

Con información de La Nación/GDA
Además de anotar dos golazos en Inter Miami frente a Orlando City por los dieciseisavos de final de la Leagues Cup (3-1), Lionel Messi fue protagonista de un juego áspero, que incluyó una amonestación, encontronazos con algunos rivales y una disputa más que verbal en el túnel con César Araújo, el uruguayo que convirtió el 1-1 parcial.

En el primer tiempo se vio a un Messi con su calidad futbolística intacta, pero también una versión combativa, sin amedrentarse con un tratamiento menos “amistoso” de lo que habían sido los dos encuentros anteriores en el club, ante Cruz Azul, de México, y Atlanta United.

Una falta del rosarino hizo que el árbitro salvadoreño Iván Barton le mostrara la tarjeta amarilla a los 21 minutos. El número 10 golpeó desde atrás al peruano Wilder Cartagena, en el inicio de una jugada del equipo rival, en el círculo central. El juez no hizo ninguna consideración con el argentino.

Cerca del final de esa etapa, el que recibió una amonestación fue el inglés Kyle Smith por una falta a Leo, y en esa acción hubo algunos encontronazos que involucraron al argentino, que le puso el pecho al tumulto que se generó a su alrededor. La reacción del rosarino, que pidió la tarjeta, levantó la temperatura. Esa jugada terminó con la gran salvada de Gallese, que envió el remate del tiro libre al córner con una volada espectacular.

De camino a los vestuarios, los ánimos no se calmaron. Al contrario. Araújo, con el que había tenido cruces en algunas jugadas, fue a recriminarle algo al capitán de Inter Miami y cuando estaban en el túnel hubo más reproches y algún empujón entre ellos, mientras un compañero se interponía para evitar males mayores. “No pasó nada, son cosas del partido. La anécdota es que jugué contra el mejor del mundo, eso va a quedar para mí”, dijo el uruguayo. “Armamos un plantel para tener la pelota; cuando no, la idea era que no le llegara a Messi, pero no pudimos con el plan”, destacó el defensor de Orlando.

En la previa, el mediocampista ya había contado a Ovación cómo esperaba ese cruce con el 10 argenitno: “Creo que por más que te den videos o muchas herramientas en la previa, para mi Leo Messi es imparable, tenés que adaptarte en ese momento y escalonarlo bien para intentar que no nos haga daño”.

En el segundo tiempo habría más. Primero hubo un choque con otro uruguayo, Mauricio Pereyra, con el que había ido a disputar una pelota en el aire. Fue necesario que ingresaran los médicos para atenderlo, aparentemente por un corte en la pera. Messi estuvo tendido en el campo alrededor de un minuto antes de levantarse. Su rival fue amonestado.

Y faltaba más. No sólo su segundo gol del partido y el tercero de su equipo, sino un nuevo cruce verbal. Esta vez, con el brasileño Felipe, al que le recriminó algo mientras esperaban la reanudación del juego. Por momentos, cara a cara. Y cuando se acercó el ecuatoriano Leonardo Campana, la discusión continuó, incluso con Lionel tapándose la boca.

El número 8 rival hizo una mueca irónica, como haciéndose el desentendido por los reclamos. Faltaban 7 minutos y ya ganaba Inter Miami por 3-1, el resultado final de un clásico áspero que terminó con la clasificación del conjunto dirigido por Gerardo Martino a los octavos de final, donde deberá visitar a Dallas, que eliminó a Mazatlan, de México, por 2-1, con un gol del argentino Alan Velasco, de penal.

Además de Araújo y Pereyra, hubo otro uruguayo que jugó en Orlando City: Facundo Torres. El talentoso enganche surgido en Peñarol fue titular y completó los 90'.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad