Publicidad

La historia del ex Torque que enamoró a Gallardo, le hizo cuatro a Real Madrid y cambiará de compañero uruguayo

Era el número 9 que quería el Muñeco para River Plate, disputó dos dignas temporadas en Montevideo City Torque, fue elogiado por Guardiola y nunca jugó en su país. Ahora continuará su carrera en Italia.

Compartir esta noticia
Valentín Castellanos
Valentín Castellanos.
Foto: AFP.

Redacción El País / La Nación GDA
Depende el destinatario, sonará más o menos el nombre Taty Castellanos. Muchos lo recordarán por el reciente pokér al Real Madrid de Federico Valverde, en especial los hinchas Merengues. A otros les resultará familiar por recuerdos de dos temporadas en el Campeonato Uruguayo, en las que vistió la camiseta de Montevideo City Torque, quizá pasando desapercibido.

Pero Castellanos no era un simple jugador, el argentino era el número 9 que quería Marcelo Gallardo y River Plate el destino que deseaba el delantero mendocino, de 24 años, antes del póker y mucho antes de aterrizar en Roma. Las vueltas de la vida y del fútbol lo llevaron allí, aunque pudo haber estado este sábado en plena efervescencia en el Monumental, con Nicolás De la Cruz, vuelta olímpica y todo, si se ajustaban algunos detalles numéricos. Podría ser el goleador del River de Martín Demichelis, con Lucas Beltrán espiando desde el banco.

Taty nunca jugó en Argentina y es hincha de San Lorenzo. “Quería ir a River porque estaba Gallardo. Era una ilusión muy linda, era el River de Gallardo...”, contó, en febrero de este año. “Hubiese sido lindo para mí por el crecimiento. Pensaba que iba tener mucha más vidriera para la selección argentina. Obvio, que en Europa también, pero estando en un grande como River, más con Gallardo, iba a ser algo bueno”, expresaba. En ese momento brillaba en el New York City, en la MLS.

Al final, voló a Girona de Christian Stuani y Santiago Bueno en 2022 y, luego de convertir 14 goles en 37 partidos, se presentó en Lazio, uno de los grandes de la Serie A. Allí será compañero del uruguayo Matías Vecino.

“Estábamos muy ilusionados con Castellanos, él tenía ganas de estar. Sabíamos que no era fácil. Gracias a la voluntad del jugador que estuvo muy interesado en poder llegar, tuvimos la posibilidad de comenzar una gestión. Después se fue complicando por cuestiones económicas, pero siempre la idea fue ir por él”, lamentó Gallardo año y medio atrás.

Del póker al elogio de Guardiola

El 23 de abril de 2023 lo debe tener en un cuadro. En el inicio de la fecha 31 de la liga de España, el mendocino (casi, casi) desconocido, le convirtió cuatro goles a Real Madrid, en una paliza por 4 a 2. Esa tarde, se le pasaron muchas cosas por la cabeza. Como el día que lo descubrió un campeón del mundo, Leopoldo Luque; como cuando, de adolescente, fue rechazado por River y Lanús.

Es, para siempre, el primer argentino en la historia en lograr un póquer frente al Madrid. “Fue una noche soñada, jugamos un gran partido contra un gran rival, uno de los mejores del mundo. Soñaba con hacerle un gol al Real Madrid, imaginate cuatro... Nunca me imaginé esto”, dijo esa noche.

Nunca bajó los brazos: un (solo) partido en la Universidad de Chile, dos dignas temporadas en Montevideo City Torque, donde jugó 30 partidos, anotó cinco goles y dio tres asistencias, antes de las cinco temporadas en la MLS que le cambiaron la vida.

Volante. Castellanos llegó en julio a Torque desde Chile.
Taty Castellanos en MC Torque.

Castellanos la rompió en el New York City: nunca un argentino había terminado como máximo goleador del certamen, con 22 tantos, más ocho asistencias, en 2021. Fue decisivo en los playoffs, con goles en los octavos, los cuartos y la final, que se resolvió por penales contra Portland Timbers. “Conozco mejor Nueva York que Buenos Aires”, le contó tiempo atrás a La Nación, a pura carcajada. Así vive la vida: goles y humor, dos atributos que acercan a la felicidad.

El elogio de Pep Guardiola

Alguna vez, Pep Guardiola lo elogió. “Creo que es un chico que dará el paso necesario en Europa; está listo para dar el siguiente paso en su carrera. Ahora, sólo falta ver dónde, había señalado el DT del campeón de la Champions League.

“Que hable de vos Guardiola... Ufff, imaginate. Uno no lo espera, y de golpe escucha que lo nombra... Sus palabras me obligan a crecer, a mejorar, a tratar de ser el mejor en mi posición. Mi obligación es justificar lo que ha dicho de mí. Sé que miró la final contra Portland. Lo conocí personalmente hace un tiempo, en un partido con Cincinnati en nuestra cancha; ganamos 5 a 2, di dos asistencias. Entró al vestuario, nos saludamos, tuvimos una charla corta y después me pude sacar una foto con él cuando nos acompañó a cenar”, recordó el delantero tras las palabras del DT.

De pequeño, corría y gambeteaba en la escuelita de fútbol de Leopoldo Luque. De aquel delantero formidable a sus espejos de hoy, Lautaro Martínez, Robert Lewandowski y Erling Haaland, pasaron 15 años. Los tres últimos, una montaña rusa, de esas que tanto disfrutó en Estados Unidos. Ahora, un gran presente en Girona lo llevó al fútbol italiano.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad