ARGENTINA

Juan Ramón Carrasco: "El ciclo de Tabárez tal vez sería exitoso para la selección de Haití, pero no para la de Uruguay"

El entrenador, que hoy está sin club, también sostuvo que "el estilo del Muñeco (Gallardo) como entrenador se asemeja al mío".

Juan Ramón Carrasco durante su pasaje como técnico de Fénix. Foto: Estefanía Leal.
Juan Ramón Carrasco durante su pasaje como técnico de Fénix. Foto: Estefanía Leal.

Luego de su último pasaje por Fénix, Juan Ramón Carrasco se encuentra sin club y, según contó, "estoy tranquilo y en familia. Por ahora, sin trabajar. Disfrutando de ver mucho fútbol y series por televisión. He tenido algún coqueteo para volver a dirigir, pero de momento tomé una pausa hasta noviembre/diciembre".

JR, en diálogo con Infobae, sostiene: “Yo digo verdades que otros no se animan a decir. Son todas argumentadas, no digo ninguna locura. Mañana me voy a morir y no quiero que me tilden de polémico, dueño de la razón y soberbio”.

De todas maneras, el entrenador dejó durante la entrevista una de esas frases que aunque, él no lo quiera, lo puede definir como polémico. Quien tuviera pasaje como técnico por la selección uruguaya definió: "Es un proceso no malo, pero tampoco exitoso. La gente uruguaya cree que es un éxito, pero no lo es. Se dejan convencer por el periodismo de turno. Tal vez sería exitoso para el seleccionado de Haití, pero no para el de Uruguay".

"En 14 años con Tabárez como entrenador sólo se ganó una Copa América (2011). No hay excusas. Fueron muchos años de Tabárez y se ganó muy poco. No se sale campeón hace 10 años. El caballito de batalla que ponen como excusa es que se clasifica para todos los mundiales, pero antes era mucho más difícil jugar una Copa del Mundo. Es un proceso serio, pero no exitoso", agregó.

"Para el poderío futbolístico que tiene Uruguay, con jugadores que se destacan en Europa, siempre termina cuarto en las Eliminatorias y no gana un torneo hace una década", sentenció Carrasco.

En relación a lo que fue su pasaje por la Celeste remarcó: "Fue buenísimo, sobre todo en la parte de darle un patrón y una identidad de juego al equipo. También, de perder un poco el miedo. La gente se identificaba muchísimo, porque fue algo histórico. Yo atravesaba por un muy buen momento en Fénix, que era mi primera experiencia como DT. Había tres o cuatro nombres pesados y a través de varias encuestas en los medios de comunicación, la gente votó por mí. Por el furor de los hinchas, me llevan a comandar el seleccionado charrúa".

"Arrancamos las Eliminatorias para el Mundial de Alemania 2006 ganándole 5 a 0 a Bolivia. Luego, perdimos con Paraguay por 4 a 1. En el tercer partido, empatamos con Brasil en Curitiba 3 a 3, le ganamos a Chile en Santiago y, después, caímos con Venezuela en el Centenario por 3 a 0. Fue la debacle el último partido, porque todo el estadio nos chifló. Al término de la derrota, me citaron los dirigentes de la Asociación Uruguaya de Futbol con la idea de cesarme. Les pedí que me dieran dos oportunidades más para reivindicarme, y a cambio les daba mi palabra de que renunciaba si me iba mal", repasó en relación al momento en el que fue cesado.

"Durante el cónclave matutino, me dicen que aí. A la tarde, la prensa metió presión y por la noche, me llamaron por teléfono para decirme que no seguía más. Lamentablemente, fue una etapa que no pude terminar y quedó pendiente", expresó.

"Nosotros somos de elaborar juego, de tener jugadores de buen pie, de llegar al arco no por casualidad sino por causalidad", fueron las palabras que eligió para definir su juego y ante esa respuesta y al ser consultado sobre si era similar al de Gallardo remarcó: "El estilo de juego de Gallardo se asemeja al de Carrasco, porque fui el último entrenador que lo dirigió. En Nacional, Marcelo estuvo mucho tiempo sin jugar, producto de una lesión, y se pasaba todos los entrenamientos observando los trabajos tácticos. Muchas de las cosas que hoy lleva a cabo son copiadas de mí y estoy orgulloso de que las haya aprendido cuando estuvo en Uruguay".

"Si River te hace 1 o 2 goles, quiere marcarte 3, 4 o 5 más. También compartimos la particularidad de que no miramos el nombre del futbolista, sino la característica y trabajamos a partir de ahí. Por eso, muchos jugadores brillan, se cotizan y son vendidos al exterior. El River del Muñeco vendió muchos jugadores a Europa y el Fénix de Carrasco también. Ambos no nos hacemos problemas cuando nos venden a los jugadores, porque vivimos preparando juveniles sabiendo que en cualquier momento te desmantelan el plantel y tenés que tener siempre un plan B", admitió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados