OVACIÓN EN BRASIL

Daniela, la hincha que vive en Curitiba hace 10 años y que ama a Peñarol pese a la distancia

Es traductora y hace más de una década que se instaló en tierras norteñas, pero el amor por el carbonero viene de familia y se mantiene intacto. 

El fútbol en la familia Nathan es más que moneda corriente. Es religión. Es un estilo de vida. Y Peñarol forma parte de ese estilo de vida porque la pasión se transmite de generación en generación.

Daniela tiene 48 años y hace más de una década que vive en Brasil, pero desde hace 10 años su ciudad de residencia es Curitiba. Vivió en San Pablo y no logró encariñarse con ninguno de los equipos de esa gran urbe. Tampoco lo ha logrado en la capital del Estado de Paraná.

Pero hay un club que lleva en el corazón: Peñarol. Ese amor se gestó en la familia, pero hasta el día de hoy se mantiene más vivo que nunca.

Daniela, la hincha que vive en Curitiba hace 10 años y que ama a Peñarol. Foto: Darwin Borrelli.
Daniela, la hincha que vive en Curitiba hace 10 años y que ama a Peñarol. Foto: Darwin Borrelli.

“A la cancha a ver al equipo no voy desde que vivía en Uruguay porque la primera vez que vino Peñarol a Curitiba las entradas eran carísimas y no fui. Pero siempre estoy pendiente de Peñarol. En mi familia se habla todo el tiempo de fútbol, hago videollamadas con mi hermana Michelle que está en Uruguay para ver partidos. Hasta ese punto puede llegar el fanatismo. Ella dice que soy su llaverito de la suerte. Es re lindo que venga el club a jugar a Brasil y mi corazoncito siempre es amarillo y negro”, le contó Daniela Nathan a Ovación.

Daniela, la hincha que vive en Curitiba hace 10 años y que ama a Peñarol. Foto: Darwin Borrelli.
Daniela, la hincha que vive en Curitiba hace 10 años y que ama a Peñarol. Foto: Darwin Borrelli.

Es traductora y con la pandemia pasó a trabajar a distancia, pero supo ser parte de Athletico Paranaense: “Estuve con ellos un tiempo trabajando en unos entrenamientos con gente que vino de Inglaterra para implementar acá un proyecto del Tottenham Hotspur con niños de comunidades carenciadas. Vinieron a Curitiba a enseñarles a los brasileños ese proyecto en Río de Janeiro y Curitiba. Es un equipo fuerte y un club con una estructura muy buena con profesionales alrededor de los jugadores, trabajando con ellos y eso les da un soporte impresionante. Es todo un equipo de gente que trabaja de una manera tan profesional que genera algo emocional para que se pueda volcar en la cancha a la hora de jugar”.

Pero Daniela también se animó a hablar del juego y fue clara: “Golpean y juegan fuerte (risas). El fútbol brasileño es súper agresivo. Yo soy una apasionada del fútbol desde muy chica pero siempre digo que no sé si le voy a perdonar a Brasil que me haya hecho alejar del fútbol, de no poder tener un equipo para seguir y alentar porque hay tanto marketing y tantas cosas que te desestimulan bastante que no son parte del fútbol ni de jugar a la pelota. Yo sigo siendo hincha de Peñarol y punto. Esa pasión nunca la voy a perder jamás”.

Esta noche el partido en el Arena da Baixada será a puertas cerradas, pero los hinchas carboneros de todo el Uruguay y el mundo lo vivirán de manera especial alentando por televisión y esperando que el equipo pueda lograr su objetivo: “Peñarol es religión en nuestra familia. Primos, abuelos, nietos, hijos. Todos sentimos el amor por los colores y es lo más lindo que hay”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados