ENTREVISTA

Balbi: las elecciones en Nacional, el rol de Iván Alonso y las renovaciones de Bergessio y Ocampo

“Si fuera por mí, reformaba el estatuto y a José (Decurnex) le daba el cargo de dictador en Nacional” afirmó el vicepresidente de los tricolores. 

Alejandro Balbi en su oficina con todas sus distinciones al fondo. FOTO: Francisco Flores.
Alejandro Balbi en su oficina con todas sus distinciones al fondo. FOTO: Francisco Flores.

Este contenido es exclusivo para nuestro suscriptores. 

-¿Cómo evaluás el presente de Nacional?


-Esto se renueva domingo a domingo, esa es la realidad. Uno tiene la obligación de analizar lo global y yo creo que desde el punto de vista deportivo lo dos años y medio largos que llevamos en la conducción del club creo que son altamente favorables. No hay que olvidarse cómo tomamos el club. Tomamos un club, y no me tiembla el pulso en decirlo, prácticamente fundido, con jugadores que llevaban cinco o seis meses de atrasos, con premios que no se pagaban desde 2014 o 2015. Todo eso se fue arreglando y todavía con el desafío de renovar el plantel y pudimos conseguir el Campeonato Uruguayo, que no solo era eso para nosotros sino cortar el famoso tri del adversario de todas las horas que para ellos era también prioritario como lo es para nosotros hoy. Después tuvimos la fortuna y el mérito de obtener el bicampenato, que hacía muchísimos años que no se conseguía. Desde enero de 2019 Nacional lleva abonados todos los salarios, con sus funcionarios, jugadores y cuerpos técnicos.

"Tomamos un club, y no me tiembla el pulso en decirlo, prácticamente fundido, con jugadores que llevaban cinco o seis meses de atrasos, con premios que no se pagaban desde 2014 o 2015"

Alejandro Balbi en su oficina con todas sus distinciones al fondo. FOTO: Francisco Flores.
ALEJANDRO BALBI

-Brian Ocampo, quien es representado por el Grupo Casal, termina su contrato a fin de año y todavía no se ha renovado el vínculo. ¿El hincha de Nacional se tiene que preocupar hoy por esta situación?

-Paco Casal podrá tener un millón de virtudes y un millón de defectos, pero si hay algo que no tiene es que no considere a la situación de los clubes y de los jugadores. Después será un ferviente negociador, pero estoy convencido que la situación de Brian va a ser totalmente distinta a la que lamentablemente nos tocó sobrellevar con una persona muy querida como es Guzmán Corujo. Nacional lo manejó en un comunicado, hubo una persona que se manejó mal con el club, se lo hicimos saber, y en este caso fue el contratista Krasouski.

-Gonzalo Bergessio es otro de los jugadores que termina su contrato el 31 de diciembre. ¿Ya tienen decidido que le van a renovar?

-No se ha hablado. Siempre he repetido, y esto corre por mi cuenta, que para mí Gonzalo es una persona que tiene que quedarse a vivir en Nacional. Veremos si como jugador, o desde otra posición. Pero es un jugador que se ha convertido en capitán, ídolo y goleador histórico. Pero es un tema que tenemos que charlar. En pleno campeonato es muy difícil hablar de estas cosas. Naturalmente que también en un año electoral es complicado, por eso nosotros con José (Decurnex) hemos tratado de acortar la campaña electoral.

-¿Qué te genera que Nacional haya cambiado siete veces de técnicos durante este mandato?

-El día que los campeonatos sean por directores técnicos que pasaran por la institución, ese día me preocuparía. Los campeonatos se siguen ganando por la cantidad de puntos que uno hace. Como en el 2019 nos pasó, hablando del ámbito local, Nacional ganó dos finales en cuatro días y las dos frente al tradicional adversario, y ese año se había ganado con Eduardo Domínguez la final a Peñarol por la Supercopa. Lo que cuentan son los títulos, la cantidad de copas, no la cantidad de entrenadores. Obviamente que cuando a uno lo tratan de criticar, dicen ‘ah, bueno, le erraron con el entrenador’. Capaz que le erramos en su momento, pero todos aportaron lo suyo. Porque Domínguez hizo una buena campaña en la Libertadores además de ganar la Supercopa; Gutiérrez nos ayudó a ganar el campeonato local, no tuvo una buena Copa; después vino Gustavo (Munúa), no nos fue bien en lo deportivo, tuvo la desgracia de la Supercopa y la final del Apertura, pero vino Giordano y nos dio un impulso gigantesco para ganar el Uruguayo; y Ligüera ganó el título en las finales. Lógicamente que el ideal sería tener un Ferguson por muchos años, o un Gallardo, pero a veces hay que tomar el golpe de timón y esta directiva ha sabido hacerlo en su debido momento y nos resultó.

Alejandro Balbi en charla con Ovación. FOTO: Francisco Flores.
Alejandro Balbi en charla con Ovación. FOTO: Francisco Flores.

-Haber sacado a Domínguez tan tempranamente, ¿pensás que los condicionó para tomar decisiones similares con los técnicos siguientes?

-¿Sabés lo que pasa? Yo, como vicepresidente de Nacional tengo el 100% de la información. Vos como periodista, ¿cuánta información tenés de Nacional? Un 20 o 30%. ¿Cuánto tiene el hincha común? Un 5 o 10%. No es que yo sepa más, es que yo tengo una cantidad de información que ni se parece a la tuya y mucho menos a la del socio. Entonces, no solo es lo que se ve por TV, o lo que se ve en el Parque; hay una cantidad de factores de información... De cosas personales, de cosas de los cuerpos técnicos, tema de los jugadores, temas de relacionamiento. Siempre repito lo mismo, uno tiene problemas con su mujer, con la novia, con la madre, y son dos, en este caso son planteles de 25, 30 personas, que se ven las caras todos los días, que viajan, que pasan mucho tiempo sin ver a las familias. Siempre hay roces. Todas esas cosas uno las tiene que amalgamar y siempre intentar tomar la mejor decisión para el club. De repente hay un entrenador que trabajaba bárbaro tácticamente, pero no sabía dirigir bien, o de repente no estaba fuerte en la parte física. Por supuesto que no se pueden publicitar, pero suman en la interna a la hora de tomar decisiones. Y también hay una cosa muy importante, creo que esta directiva... tomó las riendas del club, pero capaz que suena duro. Capaz que la frase es que hizo valer la posición de administradores, porque los verdaderos dueños son los socios. De repente los dirigentes nos empezamos a imponer en cosas que antes estaban asumidas que eran palabra santa de los técnicos y de los jugadores, o zonas que solamente eran para jugadores. Y lo vuelvo a recordar: el gran hacedor de todo esto fue Jorge Giordano, que nos profesionalizó Los Céspedes como Dios manda.

-Al cambiar tanto de DT, Nacional tuvo un perjuicio económico debido a que a los profesionales hay que pagarle por los despidos: ¿El dinero que tuvieron que pagar es un porcentaje importante de la economía del club?

-No es un cambio significativo. Por supuesto que siempre una erogación de dinero siempre importa. Antes de que nosotros asumiéramos se gastaban cifras irrisorias en contratos con jugadores y entrenadores. Nosotros cuando llegamos hicimos una economía de guerra y hoy tenemos escalones, hay topes de sueldo, hay franjas de acuerdo a los logros, a los años en Primera, objetivos. Y los entrenadores es lo mismo, si nosotros tratamos de buscar DT adecuados a la economía del club, porque nos ha pasado que cuando hemos querido cambiar de entrenador, fuimos a buscar DT uruguayos y cuando nos enteramos de lo que ganaban en México, Ecuador, era inviable para la política económica de Nacional.

-Cuando hablás de DT que estaban en Ecuador o México y que ustedes los fueron a buscar, ¿Te referís a Guillermo Almada y Pablo Repetto por ejemplo?

-A ellos dos y a alguno más también, que consultamos en su momento. A ellos dos sí los consultamos.

-Iván Alonso con ustedes empezó como director deportivo y después pasó a ser mánager general. Hoy igualmente se lo sigue vinculando a decisiones deportivas, como un cambio de DT o la contratación de un futbolista. ¿Cuál es hoy la función exacta de él en Nacional?

-Iván tiene dos problemas. Un problema que no es simpático, es que él no habla mucho con la prensa, lo cual le trae inconvenientes, y tiene un gran problema y es que él en su momento le hizo un reclamo a Nacional. Y esto te lo digo porque lo hemos hablado con él. Pienso que eso le pasó factura y le está pasando factura con el hincha de Nacional. En forma injusta, porque te podría nombrar ídolos de Nacional que le reclamaron al club, gente que hoy pone en las redes jugadores que pretenden que vengan, y te puedo asegurar que los reclamos que hicieron indebidos, le costaron mucho más dinero a Nacional que lo que Alonso reclamó a Nacional, que era una plata que se le debía. En cuanto a la función, a ver, yo creo que estamos en el final de nuestra etapa, la próxima directiva tendrá que ver la situación de Iván, que tiene un contrato anual, o sea que se renueva todos los años. Sí ha mutado, él al principio estaba más vinculado a la parte deportiva, después de acuerdo a los cursos que hizo, a la preparación, nos ayudó mucho a nivel general. Pero acá pierde Nacional y la culpa es de Iván Alonso, y parece injusto y hasta gracioso. De repente gana Nacional y es porque Bergessio hizo un gol o porque el entrenador hizo un cambio fantástico. Acá los que perdemos somos los dirigentes, y en este caso Iván Alonso, y los que ganan son los jugadores y DT. Y yo creo que no es tan así, si ganamos, ganamos todos, y si perdemos, perdemos todos. Yo en reportaje con El País del domingo dije que este es un país de etiquetas, y es así. Si por ejemplo etiquetan a Juan Pablo Romero de una manera, ‘es un serrucho’, perdón la expresión, ‘es alcahuete de Tabárez’, ‘es alcahuete de los dirigentes’, esa etiqueta no te la sacás más. Lo mismo pasa con jugadores y entrenadores. Y pasa con los dirigentes, ‘ah, Balbi es vivo’, y no es todo tan absoluto.

"Iván Alonso tiene dos problemas: que no habla con la prensa y el reclamo que le hizo en su momento a Nacional”

Alejandro Balbi en charla con Ovación. FOTO: Francisco Flores.
ALEJANDRO BALBI
Iván Alonso, mánager general de Nacional. Foto: Gerardo Pérez.
Iván Alonso, actual mánager general de Nacional. Foto: Gerardo Pérez.

-¿Qué opinás sobre cómo está actuando Peñarol públicamente respecto a los arbitrajes?

-Hasta la semana pasada fue una embestida baguala. Dirigentes, jugadores -salvo el cuerpo técnico-, pero no nos duchamos en el vestuario y ya estamos subiendo cosas a redes. Y que no se compare con la de Nacional en 2019 porque es muy distinta, no lo voy a permitir, nosotros ya ahí adoptamos un camino. Yo no tengo por qué criticar el camino que toma Peñarol, pero no es el estilo de conducción que estábamos acostumbrados con Barrera o con Damiani, que era un estilo mucho más dirigencial, más profesional. Ni mejor ni peor, distinto.

-Debido a la popularidad que tienen, o a la exigencia de los hinchas, ¿no pensás que los dirigentes de los grandes exageran todo lo relacionado a los arbitrajes? ¿No se les va de las manos las arremetidas contra los árbitros? Porque errores de árbitros también sufren los equipos menores...

-Puede ser. A veces fruto de una pasión más manejada. El dirigente es hincha, y a veces te tenés que controlar. Y los primeros fiscales que tenés son tus propios hijos, tu mujer, tus familiares. Somos seres humanos. Toda la vida hubo errores arbitrales, pero hoy lamentablemente hay un fenómeno, que es el de la globalización, el de las redes sociales, que te llevan a vivir en un mundo más invasivo. No estoy tratando de justificar, pero hay razones para entender a veces respuestas desmedidas.

José Decurnex y Alejandro Balbi, presidente y vice de Nacional
Decurnex junto a Balbi en la sede de Nacional. Foto: Marcelo Bonjour

-¿Ya te dijo Decurnex si se va a presentar a las elecciones?

-No lo sé, pero lo intuyo, je. Lo que si te digo son dos cosas, si fuera por mí remodificaba el estatuto y a José le daba el cargo de dictador en Nacional, porque yo creo que no hay una persona en Uruguay que tengas las mejores aptitudes que tiene José para ser el presidente de Nacional. Capaz que voy a ser demasiado elogioso con él, pero si yo te digo que el pase de Viña a la Roma lo hizo más él que los empresarios; lo vi yo. Hablando portugués con los del Palmeiras, hablando inglés con los de la Roma porque era un inglés el que solventaba el pase, y hablaba italiano también con dirigentes del club. Parecía un políglota. Y hablando a deshoras. José estuvo días sin dormir. Una persona que tiene esas condiciones... Obviamente que no hay nadie insustituible pero él es el dirigente moderno que precisa Nacional, y es un gran administrador. Si José no fuera, creo que en esta conducción la mayoría de los dirigentes deberían seguir porque han demostrado ser buenos conductores. Mirá cuánto llevamos de nota y no me hablaste para nada de todo lo institucional, no hablamos del Club Social, del Parque Central, de la clases de la UTU en Los Céspedes, que es un sueño.

-¿Vos tenés decidido si Decurnex se presenta en las elecciones seguir como su vicepresidente?

-Me trajo Iocco a fin del 98’, y salvo los cuatro años que estuve en la AUF, siempre estuve. Nunca me voy a ir de Nacional, obviamente depende de la gente. También te digo que los que estamos peinando canas tenemos que ir formando a los nuevos dirigentes. A diferencia de cuando yo empecé, hoy los jóvenes le esquivan a ser dirigentes. Aparte tenés una gran desventaja, que al ser un cargo honorario vos tenés que tener tiempo y hasta invertir dinero para ser dirigente, a diferencia de lo que pasa con la SAD. La otra vez leí una entrevista a Jorge Barrera en Ovación donde él reivindicaba que los dirigentes, por lo menos capaz que el presidente, porque el presidente le dedica 24 horas por día al club, entonces de alguna manera retribuirle esa inversión de tiempo que hacen. ¿Sabés por qué no puedo ser presidente? Mirá cómo está mi escritorio. Computadora, lleno de papeles, documentos, el celular que no para de sonar, yo vivo de mi profesión. Como vicepresidente le destino capaz cuatro o seis horas al club, pero no le puedo destinar 24. De repente me llaman de la Roma para comprarme a Viña y le digo ‘no, pará, que tengo un muchacho que está detenido porque tuvo un accidente de tránsito’. Y se me cae el pase de Viña. Vos tener que estar como si fueras un médico de emergencia cuando sos el presidente.

-¿Ves viable una lista única de cara a las elecciones?

-Lista única suena a imposición. Y acá nadie va a imponer nada a nadie. Lo que sí estaría bueno es que estemos unidos. El hincha de Nacional es inteligente: no se olviden lo que pasó en el 2015, no se olviden lo que fue el Nacional de 2015 a 2018. Porque en virtud de los que nos pasó en ese período tuvimos que llegar con los bomberos a fines del 2018 y con los cirujanos a hacer los recortes y hacer la economía de guerra. Nuestro desafío es preparar futuras generaciones de dirigentes, ahora, Nacional no es para aprender, sí para venir a trabajar. No inventemos, ya inventamos una vez y sabemos cómo nos fue. Y esto no es limitarle el derecho a nadie de que se presente a ser elegible, soy lo más democrático que hay, pero el socio me entiende. En 2018 la vi feísima, tuve noches sin dormir. Porque aparte, no solo teníamos que hacer una economía de guerra, sino ganar. Teníamos un Parque Central destruido, que nos causó problemas hasta de relacionamiento, y el panorama era negro. Tuve dos fin de año como vicepresidente, uno lo pasé llamando a jugadores para decirle que no le íbamos a renovar el contrato y el otro en las oficinas del MSP, que casi llego tarde al festejo familiar, porque me estaban interrogando por lo que había pasado en el hotel por el tema de la violación de la burbuja sanitaria. Bueno, eso es ser dirigente.

"El hincha de Nacional es inteligente: no se olviden lo que fue el Nacional de 2015 a 2018. Porque en virtud de los que nos pasó en ese período tuvimos que llegar con los bomberos a fines del 2018 y con los cirujanos a hacer los recortes y hacer la economía de guerra"

Alejandro Balbi. Foto: Ricardo Figueredo
ALEJANDRO BALBI
Balbi en su oficina frente a la Plaza Independencia. FOTO: Francisco Flores.
Balbi en su oficina frente a la Plaza Independencia. FOTO: Francisco Flores.
 DOS TOQUES

El reclamo a Cerro Largo y sus cargos en Conmebol y FIFA

*“Le preguntamos a nuestros delegados, uno una eminencia con Navascués, y el otro Enrique Campos, que es muy solvente desde el punto de vista reglamentario, y ambos nos aseguraron que el reclamo podría prosperar. Irresponsabilidad de nuestra parte hubiera sido que ante dos eminencias jurídicas, hubiéramos dicho no al reclamo por la duda a perder o porque los puntos se ganan en la cancha. Los puntos también se ganan en los escritorios”. 

*“Desde 2016 integro la Comisión de Gobernanza de Conmebol. En FIFA estoy en la Comisión de Grupos de Interés desde 2017, donde tengo por ejemplo a Van der Sar de compañero, o a Cafú. Me gusta y lo disfruto, pero otros cargos más importantes en esos organismos necesitan que le dediques mucho tiempo. Los cargos rentados tienen exigencias de tiempo y de un posible traslado y para mí es impensado irme de Uruguay por mi situación personal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados