Editorial

Placeres del mujiquismo

El Ministerio de Trabajo, ¿llegará hasta el hueso, como lo haría con cualquier otra empresa en infracción? Y no menos importante: ¿afectará esto la imagen del MPP y del presidente más pobre del mundo, o tendremos que asumir que son inimputables e incombustibles?

Una rigurosa investigación del periodista Alejandro Amaral, para el programa Santo y Seña de canal 4, confirmó la autoridad que aún ejerce el diputado Daniel Placeres, del MPP, sobre la empresa Envidrio, a pesar de haber renunciado a su directorio hace tres años, cuando asumió la banca.

Ya se sabía que Envidrio era una de las "velitas encendidas al socialismo" por el expresidente Mujica, una velita que ya lleva extraídos 16 millones de dólares del bolsillo de los contribuyentes, sin fecha de reintegro a la vista.

Pero el escándalo que el programa puso al descubierto tiene nuevas facetas: Placeres votando en Diputados la extensión del seguro de paro a los trabajadores de una empresa que él mismo dirigía bajo cuerda; Placeres presionándolos luego para que trabajaran en negro; Placeres apretando a uno que quería formar un sindicato, para que desistiera de hacerlo; Placeres pagando los adeudos de la empresa justo después de que volvía de sus frecuentes viajes a Venezuela (85 contabilizados hasta el momento); Placeres contando con la asistencia del secretario general del Pit-Cnt, Marcelo Abdala, para llevar tranquilidad y esperanza a esos sufridos trabajadores (pero tranquilos: Abdala se fue de esa asamblea ¡justo antes de que se obligara a los trabajadores a operar en negro!).

Los hechos son incontrastables.

En el país donde se mira con lupa la contabilidad de las empresas y hay que explicitar el destino de cada depósito que se hace en la buzonera del banco, aunque sea de 200 pesos, esta velita de Mujica recibió una fortuna del Fondes sin declaración alguna de propósitos y resultados. Al no devolver ni un peso, se vio privado de seguir ordeñando esa vaca. Entonces continuó con Inefop, como si los recursos de ese Instituto clave para la capacitación de los uruguayos con problemas de empleo fueran del propio Mujica, y no del aporte obligatorio de los trabajadores en actividad.

En el país donde el exportador corre con desventaja en precios, por la incapacidad del Frente Amplio de celebrar acuerdos de baja de aranceles con naciones que no entonen sus salmos progres, los negocios de Aire Fresco con Venezuela, de los que formaba parte Envidrio, gozaban de inmejorable salud.

En el país donde para un pequeño empresario, pagar un salario resulta carísimo en comparación con lo que recibe el trabajador, Envidrio se precia de eludir olímpicamente, con auspicio estatal, las condiciones que para cualquier otro hubieran sido motivo de inspección y multas millonarias.

Después del primer informe de Santo y Seña, el miércoles de la semana pasada, cuando el diputado Placeres y el propio Mujica fueron abordados por la prensa, resultó peor la enmienda que el soneto. El expresidente negó que el personal trabajara estando en seguro de paro. Dijo que no producía ni vendía botellas, que solo intentaba arreglar el horno, cosa que para él no es trabajo. Seguramente su comentario, por provenir de la jerarquía política de quien viene, generará jurisprudencia. Desde ahora, cuando aparezca la inspección del Ministerio de Trabajo en un kiosco de fotocopias que tenga un empleado en negro, al dueño le bastará con aclarar que la fotocopiadora está rota y que su subordinado solo la está reparando.

Pero en paralelo, el diputado Placeres desmintió a su mentor y vecino de chacra. Admitió que esos trabajadores hacían "changuitas". No hay mucho que agregar. Anteayer, el programa de Ignacio Álvarez aportó nuevas pruebas: durante el período en cuestión, el personal de Envidrio efectivamente trabajó, realizando la decoración de botellas y concretando su venta en el mercado interno.

A esta altura quedan muchas preguntas por hacer. La mayoría parlamentaria oficialista, ¿seguirá negando sus votos a la formación de una comisión investigadora que encare este vergonzante desaguisado? ¿Por qué Mujica defiende a Placeres contra viento y marea? ¿Solo por afecto personal? A un expresidente de la República, ¿le basta el cariño a un vecino para justificar las tropelías de un defraudador del Estado?

El Ministerio de Trabajo, ¿llegará hasta el hueso en este tema, como lo haría con cualquier otra empresa en infracción? Y no menos importante: ¿afectará esto la imagen del MPP y del presidente más pobre del mundo, o tendremos que asumir que son inimputables e incombustibles, que pueden hacer lo que les venga en gana con los dineros públicos, porque nadie les va a reclamar nada?

Mujica exculpa a Lula, a Cristina Fernández y ahora también a Placeres. ¿Es un ingenuo o tiene algo que ocultar, él también?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos