Publicidad

Qué porcentaje de uruguayos dice no llegar a fin de mes, cómo lo resuelven y más en encuesta financiera

Uruguay se destaca en la región en materia de inclusión financiera y conocimientos en esta materia por parte de la población, pero está a niveles medios globalmente, según estudios de la CAF.

Compartir esta noticia
Autoridades del Banco de Desarrollo-CAF y del BCU presentaron los datos de la "Primera Encuesta Nacional de Capacidades Financieras"
Autoridades del Banco de Desarrollo-CAF y del BCU presentaron los datos de la "Primera Encuesta Nacional de Capacidades Financieras"
Foto: Leonardo Mainé

Uruguay es el país de América Latina y el Caribe con el nivel más alto en capacidades o conocimientos financieros de la población. Sin embargo, este indicador es medio, considerando otras latitudes.

A pesar de que este país destaca también en inclusión financiera en la región, existen muchos instrumentos en esta materia que los uruguayos no están utilizando por falta de conocimiento. Además, todavía falta un camino por recorrer para alcanzar un mayor “bienestar financiero” (estado que está dado por factores objetivos, pero sobre todo por percepciones vinculadas al sentirse -o no- seguro financieramente).

Otros datos interesantes: el 63% de los uruguayos dijo “no llegar a fin de mes” en los últimos 12 meses (con sus sueldos o ingresos).

El 77% de los uruguayos trata de ajustar el presupuesto recortando gastos y el 47% trabajando horas extras o recurriendo a otro trabajo. El 15% afirma tener un bienestar financiero adecuado.

Los instrumentos financieros más utilizados en este país son la caja de ahorro y la tarjeta de crédito. La mayoría recurre al crédito (aparte de la tarjeta) como última opción. Los más jóvenes -a diferencia de generaciones anteriores- no ven al dólar como moneda de resguardo. Y las mujeres suelen tener desventaja en educación financiera en comparación con el hombre, a pesar de ser la que generalmente toma decisiones familiares cotidianas en esta materia.

Estos datos surgen de la “Primera Encuesta Nacional de Capacidades Financieras” que realizó el CAF-banco de desarrollo de América Latina y el Caribe y el Banco Central (BCU). Los resultados, que corresponden a una investigación de 2022, fueron presentados ayer por autoridades de ambas instituciones.

La encuesta fue realizada por la CAF también en otros países de la región, con fines comparativos.

El presidente del BCU, Diego Labat, destacó la importancia de la educación financiera y cómo los datos de este tipo de encuestas ayuda al diseño de las políticas públicas. Asimismo, el Central apunta a una “estrategia nacional de educación financiera” y, en ese marco, firmó recientemente un acuerdo con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) para la inclusión de temas de educación financiera en programas de bachillerato.

Miguel Ángel Ostos, representante de CAF, aclaró que la educación financiera de Uruguay, en niveles medios, es la más alta de la región (57%), junto a Costa Rica (56,6).

Afirmó que en este país se evidencian “marcadas diferencias” en esta materia, según los segmentos poblacionales. “Hay menores capacidades financieras en las mujeres, las personas con bajos niveles de educación, los inactivos y desempleados, los residentes en zonas rurales, los sectores socio-económicos más bajos y las personas mayores”, detalló.

Washington Ribeiro, vicepresidente del BCU, estuvo a cargo de la presentación, y luego tomó la posta Diana Mejía, economista de la CAF.

Presentación de la "Primera Encuesta Nacional de Capacidades Financieras"
Presentación de la "Primera Encuesta Nacional de Capacidades Financieras"
Foto: Leonardo Mainé

Vulnerabilidades

En base a datos de la CAF, Mejía destacó el caso de Panamá en donde el 39% de los encuestados indica que podría cubrir sus gastos de subsistencia por más de tres meses de perder su principal fuente de ingresos. Le sigue el caso de Uruguay, con el 32%.

Paraguay (70%) y Uruguay (63%) son los países en los que con más frecuencia las personas o familias se encuentran en situación de insuficiencia de ingresos a fin de mes.

El informe indica que la gran mayoría de los uruguayos (79%) declara preocupación por pagar sus gastos habituales, y consideran si pueden pagar algo antes de comprarlo (77%).

Manejo del dinero

Ribeiro valoró que los uruguayos conoce, en su mayoría, los principales conceptos financieros (como inflación, intereses asociados a los préstamos, diversificar para minimizar riesgos y otros, que están bien manejados). “No obstante -agregó- tienden a elegir productos financieros (de ahorro, prestamos o seguros) sin considerar otras opciones”, afirmó Ribeiro.

El estudio arroja que uno de cada cinco uruguayos compara varios productos en diferentes entidades. La mayor parte se guía por el consejo de amigos o familiares (28%), seguido por sitos web con precios, tasas y tarifas (15%), datos de los empleados de la entidad financiera (13%) y páginas de Internet (11%), entre otros.

El conocimiento financiero de la población baja significativamente cuando se trata de criptomonedas (una de cada tres personas no logra responder nada en ese indicador), apareciendo además que confían mucho más en los bancos que en las fintech.

“Uruguay es el país de la región que más manifiesta que ahorra en moneda extranjera”, dijo en su turno Mejía.

Las cuentas de ahorro están muy extendidas entre la población uruguaya (34% afirma que ha estado ahorrando en el último año en alguna cuenta), pero no lo están tanto entre los jóvenes de entre 18 y 25 años de edad, quienes suelen tener el efectivo en sus casas y, no tienden a ahorrar en divisa extranjera.

Por otra parte, del total de la población, menos del 40% dice ordenar pagos automáticos o utilizar aplicaciones para el manejo de su dinero. El 40% está de acuerdo en que las herramientas digitales facilitan la gestión de sus finanzas personales, según la encuesta.

ENCUESTA INTERNACIONAL

Alemania lidera en “bienestar financiero”, según la OCDE

Una encuesta internacional de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de 2023, dirigida a 39 países (20 de ellos miembros de la entidad y otros de América Latina), concluyó que Alemania tiene la población con mejor “bienestar financiero”.

En tanto, los países de América Latina y el Caribe se ubican en el medio, muy por debajo de Alemania. De la región, participaron en dicho estudio: Brasil, Chile, Costa Rica, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

La OCDE entiende por “bienestar financiero” al estado en el que las personas son capaces de satisfacer sus necesidades y obligaciones financieras, hacer frente a las crisis, perseguir sus aspiraciones, y sentirse satisfechas y seguras desde el punto de vista financiera. Como se observa, existen variables subjetivas de percepción en la definición.

Esto significa que los gobiernos deben trabajar con los indicadores objetivos y también a nivel de las percepciones en la población.

Andrea Grioni, representante de la OCDE que participó en el evento del BCU vía Zoom, señaló que Alemania resultó la mejor ubicada en la encuesta porque es de gran riqueza y por el alto nivel de conocimiento financiero de su población. “El conocimiento financiero tiene impacto en el bienestar y en la economía”, afirmó.

El estudio muestra, por ejemplo, que mientras Alemania logró una puntuación global del 73%, la de Francia fue 42%, Brasil 35% y Uruguay 33%.

La OCDE señala que existe una fuerte asociación del bienestar y la resiliencia financiera con “los salarios altos”.

En Uruguay, cabe agregar que el BCU está desarrollando herramientas para que los usuarios pueden diseñar sus presupuestos.

Ana Caro, jefa Comunicación Educativa y Extensión del BCU, compartió que una de ellas está operativa en la página web de la institución, para ayudar a diseñar un plan de ahorro en función de las metas individuales.

Sede de la OCDE en París
Sede de la OCDE en París
Foto: Archivo El País

ADEMÁS

Potenciar la educación financiera poblacional

Existen espacios de mejora en la educación financiera en el país, que pasan por incluir temas del manejo del dinero, el ahorro y la inversión en centros de estudios, además de reforzar los conocimientos y capacidades de la población general, en especial los grupos más vulnerables. Es importante que las personas conozcan las herramientas financieras disponibles, las sepan utilizar y vayan escalando en sus usos a medida en que crecen o varían sus ingresos, como un motor más de la economía.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad