Publicidad

Por la sequía, en cuatro meses UTE ya gastó el 70% de lo previsto en gasoil para todo el año

La previsión anual de UTE para 2023, establece que la empresa destinará en el entorno de unos US$ 170 millones para las compras de gasoil a Ancap.

Compartir esta noticia
Planta de ciclo combinado Punta del Tigre B de UTE
Planta de ciclo combinado Punta del Tigre B de UTE.
Foto: Francisco Flores

La sequía que atraviesa el país y la consecuente baja generación de energía hidráulica, ha llevado a que UTE continúe realizando compras excepcionales de gasoil a Ancap, para la generación con energía térmica. En los primeros cuatro meses del año, la empresa estatal lleva gastados unos US$ 120 millones en esas compras.

Si bien el resultado operativo de UTE en el primer trimestre del año fue positivo, es decir que no generó pérdidas, a la estatal le queda poco margen para continuar con ese nivel de gasto.

La previsión anual de UTE para 2023, establece que la empresa destinará en el entorno de unos US$ 170 millones para las compras de gasoil a Ancap. Sin embargo, ya en los primeros cuatro meses lleva gastados US$ 120 millones, el 70,5% de la planificiación financiera inicial. “Si la previsión de UTE fuese mes a mes, estamos más que pasados (en el gasto), pero es anual. El tema es que nos queda poco margen para lo que resta del año, teniendo en cuenta también que se viene el invierno que es cuando hay más consumo también”, indicó a El País el director de UTE, Felipe Algorta.

No obstante, pese a esas compras a Ancap y a la importación de energía desde Brasil, en lo que va del año UTE no ha reportado pérdidas en términos operativos.

Esto fue destacado por Algorta, quien además recordó que la tarifa fue ajustada por debajo de la inflación. “Con ajuste a la baja (en términos reales), igual así tuvimos números positivos”, señaló.

El panorama hacia adelante no luce alentador, según Algorta, dado que “no hay muchas previsiones de lluvia” que hagan mejorar el aporte de generación de energía hidráulica de las represas Palmar en Río Negro y la de Salto Grande.

“No son alentadoras las previsiones de lluvias, no tenemos información de que vaya a haber precipitaciones abundantes que nos permitan mejorar los niveles de los embalses”, señaló Algorta.

Por tanto, UTE continuará con la importación de energía desde Brasil (solo en el mes de abril importó electricidad de este país por el equivalente al 29% de la demanda) y con la operativa de generación de energía a través de sus centrales térmicas de respaldo.

Pese al déficit hídrico y la baja generación hidráulica, Algorta indicó que “está mejorando” el rendimiento de la generación de energía eólica y solar. De hecho, en el mes de abril, el 50,8% de la electricidad generada el país provino del viento, mientras que la producción de energía solar contribuyó con un aporte del 5,5%, lo qur significó el mayor registro desde que se incorporó esta fuente renovable en la matriz.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad