Publicidad

Pequeños ahorristas podrán invertir con Ancap en megaproyectos de hidrógeno o petróleo: lo que se maneja

Se busca financiar proyectos de la transición energética. “Estamos trabajando en la instrumentación, luego decidiremos qué forma jurídica es mejor”, dijo el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic.

Compartir esta noticia
Edificio de ANCAP
Edificio de ANCAP.
Foto: Estefania Leal

Redacción El País
Ancap analiza, junto al Banco República (BROU), la posibilidad de crear un instrumento financiero y así poder conseguir los fondos que necesita para participar de los proyectos de transición energética que tiene en la mira, como la producción de hidrógeno a gran escala en el mar, la producción de combustibles de aviación sustentables o las gasolinas sintéticas, entre otros.

Si bien aún se evalúa cuál es el mejor instrumento para conseguir ese financiamiento, el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, adelantó que se piensa en un fideicomiso o un fondo de inversión.

“Estamos trabajando en la instrumentación, luego decidiremos qué forma jurídica es mejor adoptar”, dijo el jerarca, al ser entrevistado por el programa radial Quién es Quién, de Diamante FM.

Lo que sí está definido es que el instrumento financiero estará abierto a la participación de pequeños ahorristas, empresas y grandes inversores como, por ejemplo, las AFAP.

“Queremos instrumentarlo para que todo el ahorro uruguayo pueda canalizarse ahí”, detalló Stipanicic y explicó que con eso se busca otorgar mayores garantías y seguridad.

“Sería muy fácil para Ancap endeudarse con bancos locales, internacionales o con las corporaciones financieras internacionales, pero ¿y si mañana pasa algo en Ancap, alguien se vuelve loco y hace un disparate? Comprometimos esa deuda para adelante”, señaló el presidente de la estatal y defendió que cuantos más actores participen, más garantías va a tener el instrumento y, por ende, los riesgos van a ser más compartidos y los proyectos van a estar más controlados.

De acuerdo con el jerarca, Ancap ocupará el rol de gestor de ese instrumento financiero y comercializará los derechos de participación que tiene en los diferentes proyectos; mientras que la garantía para los inversores serán los ingresos futuros que generen esos negocios.

A modo de ejemplo, en el proyecto para producir combustibles sintéticos junto a la compañía HIF Global, en Paysandú, Ancap tiene derecho a participar hasta en un 30% del negocio. Ese proyecto consta de dos partes: una de generación eléctrica, en la que Ancap no puede participar, y otra de producción de gasolinas en la que la estatal sí puede entrar. Esa segunda parte del negocio, se estima que requiere una inversión total de US$ 2.000 millones. Por lo que, si la participación de Ancap es de hasta un 30%, el ente debe buscar la manera de conseguir US$ 600 millones. Lo mismo en el caso de la exploración de petróleo y gas en el mar uruguayo. Si se constata la existencia de yacimientos de hidrocarburos en el país, Ancap debería conseguir fondos por un total aproximado de US$ 1.000 millones, dado que tiene posibilidad de participar en hasta un 20% en un proyecto que requiere una inversión total de US$ 5.000 millones.

“Ancap no puede bancar todos esos proyectos. El país tampoco”, dijo Stipanicic y calculó que se puede pensar en necesidades de financiamiento superiores a los US$ 3.000 millones, aproximadamente, en los próximos cuatro a 10 años. “Tenemos que hacerlo antes de fin de año. Vamos a generar el marco para que los inversores pongan dinero y nosotros darles las garantías”, puntualizó el jerarca.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Ancapenergías renovables

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad