Publicidad

El otro acuerdo comercial que busca Uruguay: empresarios entre “alegría” y “mucho cuidado”

Compartir esta noticia
Buque de carga. Foto: Estefanía Leal.
Buque portacontainers MSC Agrigento - Vista de embarcaciones de carga amarradas junto a las gruas de Terminal Cuenca del Plata Katoen Natie, en el Puerto de Montevideo, ND 20220513, foto Estefania Leal - Archivo El Pais
Estefania Leal/Archivo El Pais

INFORME

Cámaras empresariales y analistas evalúan efectos del posible ingreso del país al Acuerdo Transpacífico.

"La vocación nuestra es abrirnos al mundo”, dijo el presidente de la República, Luis Lacalle Pou al anunciar que Uruguay solicitará la adhesión al Acuerdo Progresivo e Integral para la Asociación Transpacífica (Cptpp).

El mandatario dio la noticia el pasado 26 de julio, en el marco del Día de la Exportación y provocó la ovación inmediata de los empresarios y exportadores presentes, quienes reclaman una mayor apertura comercial del país.

Si bien el anuncio es reciente, las diferentes cámaras empresariales ven con buenos ojos la posibilidad de que Uruguay se adhiera al Cptpp, dado que implicaría el acceso a 11 nuevos mercados de importantes economías para el comercio exterior, tales como Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Además, hay otros países que solicitaron el ingreso, tales como Reino Unido, Corea del Sur, Taiwán, Colombia y China mostró interés.

No obstante, algunos sectores uruguayos como el industrial, advirtieron que se deberá analizar con cuidado cuáles son los rubros que potencialmente podrían verse afectados de forma negativa. En este sentido, Lacalle Pou señaló que “es muy importante” que la decisión de adhesión al Cptpp, cuente con el visto bueno de todo el sistema político uruguayo.

Sectores

“El anuncio se recibió con sorpresa y con alegría porque hace años que estamos pidiendo que se generen acercamientos con otros bloques”, indicó a El País la gerenta general de la Unión de Exportadores (UEU), Teresa Aishemberg, quien además destacó la “ventaja” de que la adhesión al Cptpp implicaría el acceso “de una” a varios países sin tener que negociar uno por uno.

“Son países que nos interesan porque hay muchos más consumidores ahí, nosotros tenemos un potencial importante de producir alimentos, podemos duplicar la cantidad de consumidores, es sumamente importante” la adhesión al Acuerdo Transpacífico, remarcó Aishemberg.

En relación a posibles sectores damnificados por el ingreso a estos mercados, la gerenta de la UEU explicó que estos “se puede proteger y pedir plazos más largos para liberarlos”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Rural (ARU), Gonzalo Valdés señaló que la visión de la gremial agropecuaria ante un posible ingreso de Uruguay al Cptpp “es muy positiva” porque le abre al sector agroganadero “una puerta al sudeste asiático muy importante y nos conecta con todo un mundo donde tenemos la necesidad de entrar”.

Según señaló Valdés, tanto Japón como Vietnam “son mercados muy fuertes y con un gran poder de compra” que permitirían que al sector agroganadero “se le abra el abanico de mercados” y la rebaja de aranceles.

“Acuerdos como el de China, Turquía y ahora el Cptpp son bienvenidos para nosotros. El país es agroexportador y por eso entendemos que todo lo que beneficie a las exportaciones uruguayas, no solo le hacen bien al sector agropecuario sino al país y a su población”, enfatizó Valdés.

En tanto, desde la Cámara de Industrias (CIU), se mostraron más cautelosos ante una posible adhesión de Uruguay al Cptpp.

“Hay que analizarlo con mucho detalle. Hay sectores que se pueden ver afectados en forma negativa y seguramente habrá otros que puedan hacerlo en forma positiva, pero hay que ver cuál puede ser la intensidad de los impactos en uno y en otro, para poder buscar dónde pueden estar los equilibrios”, afirmó el presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la gremial industrial, Washington Durán.

Si bien desde la CIU no tienen aún una postura institucional definida, Durán señaló que “a priori no nos oponemos” a una eventual adhesión al Cptpp. Sin embargo, manifestó que este acuerdo tiene determinadas cláusulas en términos de disciplina sobre propiedad intelectual que “hay que analizar con mucho cuidado” porque son “temas de cierta sensibilidad para la industria farmacéutica” uruguaya.

Asimismo, Durán destacó la importancia de las 11 economías que hoy integran el Cptpp y dijo que si Uruguay se suma a ese acuerdo, “podría significar un equilibrio para atenuar la dependencia (de las exportaciones uruguayas) que podría generar un eventual Tratado de Libre Comercio (TLC) con China”. Es “muy importante no tener todos los huevos en una sola canasta”, concluyó el jerarca de la CIU.

Adhesión

La aceptación de Uruguay para ingresar al Cptpp “es una decisión política y estratégica de los 11 miembros del bloque, por lo que podrían existir diversas razones que lleven a la aceptación o negativa del ingreso de un nuevo miembro”, explicó el director del Instituto de Negocios Internacionales de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi.

A su entender, si bien el ingreso al Cptpp “es una gran oportunidad” para el país y principalmente para el sector agrícola y tecnológico, “todo al mismo tiempo no se puede”, por lo que Uruguay “debería focalizarse en lo que está más avanzado que es China”, luego Turquía y “explorar las opciones con el Reino Unido”.

Por su parte, Marcos Soto, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Católica, señaló que “no habría razones comerciales o económicas para no aceptar a Uruguay” en el Cptpp. No obstante, advirtió que “podría ocurrir, como ocurre con el TLC con China, que existan dudas jurídicas sobre la posibilidad de que Uruguay pueda hacerlo apegado a derecho”.

De acuerdo con Bartesaghi, al tratarse de un acuerdo de adhesión, los nuevos países que ingresan al bloque deben aceptar las reglas que ya están pactadas entre los 11 miembros, las cuales son “de última generación”. Es decir que “Uruguay debe asumir que al ingresar al Cptpp tendrá que modificar su legislación nacional en varios asuntos, impacto que deberá evaluarse apropiadamente y que puede generar restricciones en algunos actores nacionales”. En ese sentido, el director de Negocios Internacionales explicó que “en ese punto, existen mayores sensibilidades que en el eventual acuerdo con China, ya que este país no incorpora en sus tratados niveles tan avanzados de normas como ocurre en el Cptpp”.

En relación a los efectos de una eventual adhesión de Uruguay al Cptpp, Soto remarcó que para Uruguay la apertura comercial “es necesaria y los acuerdos también” dado que “tener la posibilidad de acceder a un mercado ampliado de 500 millones de personas es sin duda seductor” porque “permitiría tener la posibilidad de diversificar nuestros mercados destino y posiblemente nuestra canasta exportable”. No obstante, el decano advirtió que “ Habrá que tomar algunos recaudos adicionales que para el TLC con China, por ejemplo aquellos vinculados a la propiedad intelectual, que pueden afectar industrias particulares en nuestro medio”.

Por su parte, Bartesaghi destacó que para Uruguay “la apertura de esos mercados, especialmente los asiáticos, pero principalmente Japón, Vietnam e incluso Malasia, traerán beneficios para el sector agrícola y también existirían algunos beneficios para los servicios. Además, Japón y progresivamente Vietnam, son gigantes tecnológicos por lo que bajar los aranceles con esa potencia beneficiaría a Uruguay para un acceso más competitivo a la tecnología”.

Plazos

En relación a los tiempos de proceso de adhesión, tanto Soto como Bartesaghi señalaron que estos son difíciles de predecir. “Se puede ir viendo cómo reacciona el Cptpp con la eventual futura adhesión de Uruguay, pero sabiendo que los países miembros están observando cómo avanzás con China, por lo que no imagino que el ingreso de Uruguay se trate rápidamente. Es complejo adelantarlo porque al final se trata de una decisión política y estratégica. Pienso que lo más inmediato es intentar iniciar las rondas de negociación con China que es lo que todos esperamos, a partir de ahí se abrirán otras oportunidades en varios frentes, incluido el Cptpp. Además, debemos dar pasos seguros, porque las negociaciones con el Mercosur respecto a este punto siguen siendo complejas”, indicó Bartesaghi.

Por su parte, Soto manifestó que “los tiempos de proceso de adhesión son aún imprevisibles porque estamos en fases demasiado tempranas y no se cuenta con toda la información”. No obstante, afirmó que para el gobierno uruguayo “hoy la prioridad es establecer las bases de un nuevo Mercosur en el que no quepan dudas acerca de la ´soberanía comercial´ de sus integrantes o que Uruguay madure la decisión alternativa de salirse de las estructuras del bloque. Ese es el paso inicial para reestructurar la política de inserción. Parecería que en el ´qué hacer´ sobre mayor inserción hay un consenso relativo, hay diferencias en el cómo, sobre esto hay que trabajar”, afirmó el decano.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Luis Lacalle Pouexportaciones

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad