ESTUDIO

¿Cuánto ahorro propio se necesita para lograr una jubilación que dé “seguridad financiera”?

Estudio cuantifica cuánto ahorro voluntario es necesario para alcanzar una tasa de reemplazo de 70%, que es la que permite “lograr seguridad financiera al jubilarse”.

Jubilados y pensionistas acudiendo al edificio sede del Banco de Previsión Social. Foto: Estefanía Leal
Jubilados y pensionistas acudiendo al edificio sede del Banco de Previsión Social. Foto: Estefanía Leal

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El sistema jubilatorio uruguayo se prepara para una reforma, presionado por una mayor expectativa de vida y un incremento de la población pasiva que pone en riesgo a futuro la sustentabilidad del mismo. De hecho, actualmente el gasto previsional alcanza a 11% del Producto Interno Bruto (PIB) y la carga de aportes laborales ya es alta.

Ante el desafío de que irá creciendo la cantidad de jubilaciones que hay que pagar y que habrá que hacerlo por más tiempo, la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) trabaja en un informe final con recomendaciones de cambios como un aumento de la edad mínima requerida para jubilarse, entre otros.

El Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) hizo un planteo semanas atrás acerca de que “el ahorro privado tiene un rol determinante en la reforma”.

En ese sentido, un trabajo del gerente de Riesgos de UniónCapital AFAP, Agustín Sheppard, que será presentado hoy en las XXXVI Jornadas Anuales de Economía del Banco Central (BCU) analiza el rol del ahorro voluntario para la jubilación.

El estudio “El ahorro previsional voluntario como complemento de los esquemas obligatorios de pensiones: una estimación de su contribución en la tasa de reemplazo total” cuantifica cuánto ahorro voluntario es necesario para alcanzar una tasa de reemplazo (porcentaje del sueldo que se cobra como jubilación) de 70%, que es la que permite “lograr seguridad financiera al jubilarse”.

¿Qué es el ahorro previsional voluntario? “En Uruguay existe la posibilidad de realizar depósitos voluntarios y depósitos convenidos en las cuentas de ahorro individual administradas por las AFAP. Al igual que en varios países de la región, el ahorro previsional voluntario es inembargable. También existen exoneraciones tributarias, aunque el proceso es engorroso. Es posible deducir del impuesto a la renta personal el ahorro voluntario solo mediante la declaración jurada. En el caso del depósito convenido es un beneficio que otorga la empresa y al ser un costo es deducible del impuesto a la renta empresarial”, indica el trabajo.

“Los aportes voluntarios en Uruguay no tienen liquidez, es decir, no existe la posibilidad de realizar retiros extraordinarios por temas puntuales como puede ser la compra de una vivienda, gastos para educación de los hijos, o gastos asociados con la salud. Básicamente el esquema actual concibe el ahorro voluntario con el fin exclusivo previsional. Por su parte, la normativa no contempla la posibilidad de realizar un retiro único o retiros parciales de los aportes voluntarios al momento de configurarse la causal jubilatoria, por lo que dichos aportes son integrados al saldo jubilatorio que genera la renta vitalicia al momento de la jubilación”, agrega.

El estudio recuerda que “la tasa de contribución (obligatoria) uruguaya es relativamente alta en relación a otros países (15% de aporte personal más 7,5% de aporte patronal), por lo cual constituye un factor que puede limitar el desarrollo del ahorro previsional voluntario. De todas formas, existen posibles mejoras a introducir para lograr un impulso al mismo”

¿Cuánto se necesita?

El trabajo se propuso “estimar el ahorro voluntario individual necesario para obtener una tasa de reemplazo objetivo del 70% en total dependiendo de variables como la edad de retiro, esperanza de vida, rentabilidad neta, crecimiento salarial y la edad a partir de la cual se comienza a ahorrar”.

“Teniendo en cuenta que las tasas de reemplazo netas de los esquemas obligatorios suelen estar entre 30% y 60%, el ahorro previsional voluntario podría aportar entre 10% y 40% para lograr la tasa objetivo”, explica Sheppard.

A su juicio, “el ahorro previsional voluntario tendrá un rol cada vez más importante en la medida que se consoliden las tendencias demográficas de las últimas décadas, por lo que es clave sentar las bases para su desarrollo”.

¿Cuáles fueron los resultados? “Los resultados del modelo estimado muestran que para obtener una tasa de reemplazo por ahorro previsional voluntario del 10%, un individuo que ingresa al mercado laboral a los 22 años, se jubila a los 65 y vive hasta los 80, en promedio debería contribuir entre 1,3% y 3,7% del salario dependiendo de la rentabilidad real neta (1% a 3%) y del incremento del salario real (1% a 2%)”, explica el estudio.

Mujer jubilada en Uruguay. Foto: Archivo El País
Mujer jubilada en Uruguay. Foto: Archivo El País

“Si comienza a ahorrar a los 35 años, la contribución debería ser de entre 1,8% y 4,7% y si lo hace a partir de los 45 años, entre 2,5% y 6,3%”, agrega.

“Por otro lado, si desea lograr una tasa de reemplazo de 40% a través de ahorro voluntario, debería contribuir entre 5,3% y 14,9% si ahorra todos los años, entre 7,0% y 18,6% si lo hace a partir de los 35 años y de 9,8% a 25,1% si comienza a ahorrar a los 45 años”, afirma.

El trabajo señala que “la tasa de reemplazo se incrementa en la medida que se posterga la edad de retiro, se incrementa la contribución realizada y se incrementa la rentabilidad real neta. El incremento en la esperanza de vida, por el contrario, la reduce”.

Actualmente la edad mínima de jubilación en Uruguay es de 60 años, pero la comisión de expertos analiza llevarla en forma gradual hasta los 65 años. Otros cambios podrían incluir la tasa de reemplazo que se obtiene por las contribuciones obligatorias en la parte de la jubilación que se cobra por el Banco de Previsión Social (BPS).

¿En qué está la comisión que elabora la reforma?

El presidente de la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS), Rodolfo Saldain, afirmó que si bien el proceso de elaboración del anteproyecto de recomendaciones finales sobre la reforma del sistema previsional “está muy avanzado”, actualmente se trabaja en “limar asperezas lo máximo que se pueda” entre los integrantes de la comisión. Para eso la CESS necesita más tiempo por lo que aprovechará la “dinámica parlamentaria”. La comisión tiene el 20 de septiembre como nuevo plazo para presentarlo.

Propuestas para mejorar el ahorro previsional voluntario
Pesos uruguayos. Foto: Archivo El País

El trabajo de Sheppard recuerda las propuestas que hizo la Asociación Nacional de AFAP (Anafap, que agrupa a las tres administradoras privadas) para mejorar el ahorro previsional voluntario.

En ese sentido, se sugiere “facilitar el uso de canales existentes y nuevas tecnologías para impulsar el ahorro voluntario como agencias de cobranzas y pagos, aplicaciones en los celulares y transferencias electrónicas. Sería deseable que los trabajadores pudieran contar con información permanente sobre la suficiencia de su situación previsional para evaluar si es necesario mejorar sus aportes a través del ahorro previsional”. También se recomienda “autorizar la afiliación automática de trabajadores, con la opción de renuncia, y con la posibilidad de volver a afiliar a los trabajadores periódicamente”. Esto es algo que se hace en otros regímenes en el mundo.

El esquema de ahorro previsional voluntario es muy rígido, como indicó un reciente estudio de Ceres. La Anafap aconsejó “flexibilizar el sistema permitiendo retiros parciales o totales del saldo jubilatorio correspondiente al ahorro voluntario del afiliado bajo ciertas condiciones (explícitamente enumeradas) para gasto en vivienda, educación y salud. En la misma línea, incorporar la posibilidad de cobrar el ahorro como una partida única al momento del retiro y no como parte del monto mensual de la jubilación”. Otras sugerencias son “evaluar nuevos estímulos tributarios a las empresas, especialmente por aportes que realicen en favor de trabajadores de bajos ingresos. Así se sugiere incorporar los depósitos convenidos entre empresas y empleados entre los criterios evaluados por parte del Estado en la promoción de inversiones” y “simplificar la exoneración al ahorro voluntario del impuesto a la renta de las personas físicas. Extender los incentivos fiscales a trabajadores de ingresos medios y bajos que no tienen suficiente incentivo tributario por la vía del impuesto a la renta”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados