TODO BAJO SOSPECHA

El supuesto atentado a Maduro hace temer nueva ola represiva

El régimen dice que tiene seis “terroristas y sicarios” detenidos, y anuncia que habrá más

Gobierno venezolano confirmó el atentado contra el presidente Nicolás Maduro. Foto: Efe.
Gobierno venezolano confirmó el atentado contra el presidente Nicolás Maduro. Foto: Efe.

El atentado del que dice haber sido víctima el sábado el presidente Nicolás Maduro durante un acto militar en Caracas, ha desatado una cacería de supuestos conspiradores, en medio de sospechas de que todo se trata de un armado del régimen para darle un golpe a la oposición lanzando una nueva ola de represión.

Los militares, en tanto, aprovecharon el incidente para ratificar una vez más su lealtad a Maduro. “Permanecemos incólumes y aferrados a las convicciones que nos caracterizan, apoyando de manera incondicional y con irrestricta lealtad a nuestro comandante en jefe”, expresó ayer domingo el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, ante las cámaras de televisión y rodeado por el alto mando militar.

Poseedora de gran poder político y económico, la Fuerza Armada es considerada el principal sostén de Maduro, confrontado a un enorme rechazo popular por la debacle económica en Venezuela, que este año alcanzaría una hiperinflación histórica del 1.000.000% según el FMI.

El ministro de Interior, Néstor Reverol, anunció ayer domingo que hay seis “terroristas y sicarios” detenidos por el supuesto atentado a Maduro. Dos de los detenidos tienen antecedentes: uno por participar en un ataque a una instalación militar en el 2017 y otro por formar parte de protestas contra el gobierno en el 2014.

“Tenemos hasta ahora seis terroristas y sicarios detenidos, varios vehículos incautados (...) Están identificados plenamente los autores materiales e intelectuales, dentro y fuera del país. Por eso que no se descarta en las próximas horas otras detenciones”, enfatizó Reverol.

Por su parte, el fiscal general, Tarek William Saab, de línea oficialista, dijo que hoy lunes revelará las identidades de los detenidos y prometió sanciones. El fiscal sostuvo que uno de los drones grababa el acto. “Pude observar cómo el dron que filmaba los hechos explotó”, dijo a CNN.

Reverol indicó que se trató de dos drones, cargados cada uno con un kilo de explosivo C4. Uno de ellos fue desarticulado con inhibidores de señal cerca de la tarima presidencial. El otro perdió el control e impactó en un edificio cercano a la avenida Bolívar, dejando una columna de humo. Siete militares resultaron heridos, tres con “pronóstico reservado”, agregó.

Según el canciller Jorge Arreaza, los restos de la desactivada célula rebelde que dirigía el fallecido exsoldado Oscar Pérez están vinculados al supuesto atentado.

Tras el incidente, Maduro prometió ir contra todos los responsables. “Los que se han atrevido a ir hasta el atentado personal que se olviden de perdón, los perseguiremos y los capturaremos a donde se vayan a esconder ¡Lo juro!”, afirmó.

“Está por verse”.

Esta advertencia de Maduro generó temores por una ofensiva contra opositores, en un país donde se denuncia que hay unos 248 presos políticos. El manejo que el gobierno le ha dado al caso es un “intento de criminalizar a quienes legítima y democráticamente se le oponen, profundizar la represión”, denunció la coalición opositora venezolana Frente Amplio.

“Aún está por verse si realmente fue un atentado, un accidente fortuito o alguna de las versiones que circulan por las redes sociales. Lo responsable sería esperar por lo que digan las averiguaciones pertinentes, pero es muy difícil creer lo que digan los burócratas del régimen”, dice esta coalición opositora, integrada por partidos políticos y sindicatos.

“Desde el Frente Amplio por una Venezuela Libre reafirmamos que la solución que merece nuestro pueblo es la solución democrática y constitucional”, continúa el comunicado.

Un supuesto grupo de militares y civiles rebeldes, identificado como Movimiento Nacional Soldados de Franelas.

“Es de esperarse que puedan utilizarlo (el supuesto atentado) para perseguir a la oposición, ya es una práctica”, dijo Juan Guaidó, diputado del opositor partido Voluntad Popular y jefe de bancada en la opositora Asamblea Nacional. “Pareciera que van a utilizar esto nuevamente para seguir persiguiendo y no para llegar al fondo de la materia”, agregó el diputado.

Maduro responsabilizó a la “ultraderecha”, como se refiere a la oposición, y al presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, que mañana martes entrega el gobierno a Iván Duque. Maduro evocó una entrevista de Santos el pasado lunes con AFP, en la que dijo que veía “cerca” la caída del régimen en Venezuela. “Santos está tras este atentado”, sostuvo Maduro. El gobierno de Santos consideró “absurda” esta versión del presidente venezolano.

Maduro aseguró además que los “financistas” del plan están en Estados Unidos. “No hubo absolutamente ninguna participación del gobierno estadounidense”, afirmó ayer domingo John Bolton, consejero de Seguridad Nacional de Donald Trump.

El mandatario venezolano instó a los militares a redoblar los controles en la frontera con Colombia, por donde en los últimos años han salido miles de venezolanos huyendo de la crisis. Maduro “refuerza así su narrativa de que la crisis de Venezuela se debe a actores externos como Colombia y Estados Unidos, pero no está claro si esta táctica va a funcionar”, dijo el director de Diálogo Interamericano, Michael Shifter.

Cuba, Bolivia, Siria, Irán, Turquía y Rusia -aliados de Maduro- condenaron el incidente. Mientras, España rechazó “cualquier tipo de violencia con fines políticos”. Uruguay también condenó la violencia en Venezuela.

Drones

Las acusaciones de Nicolás Maduro recayeron sobre el espectro de vehículos aéreos no tripulados (drones) que están siendo utilizados por grupos de militantes para lanzar bombardeos, ataques químicos o biológicos. El mercado de drones ha florecido en los últimos años cuando existe suficiente disponibilidad de unidades y sus precios han caído. En Venezuela, no hay antecedentes del uso de drones para ataques, pero sí fueron populares en el uso recreativo para la toma de videos y fotos.

Reacciones al “atentado”

“La excusa para acabar enemigos”

El presunto atentado del sábado no pareció generar ninguna ola de apoyo espontáneo entre los tradicionales simpatizantes de Nicolás Maduro, más preocupados ahora por la hiperinflación, los cortes frecuentes de agua y electricidad y la escasez de alimentos.

“Este incidente hace que Maduro parezca vulnerable, pero la verdad es que su círculo tiene el poder de reprimir a los enemigos porque aún controlan todas las palancas del poder”, dijo Raúl Gallegos, director asociado de la consultora Control Risks. “Cualquier fragilidad que se presente se ve compensada por la excusa que Maduro ahora tiene para acabar con sus enemigos internos, reales o percibidos”, agregó el analista.

“La estampida del personal militar, transmitida en vivo deja muy mal parada a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y a su alto mando militar”, dijo por su parte Hebert García Plaza, un exgeneral y exmiembro del gobierno de Maduro. (Reuters)

Movimiento Soldados de Franelas

Detrás del supuesto complot contra Nicolás Maduro estarían el Movimiento Nacional Soldados de Flanelas, un grupo de militares rebeldes que anunció en Twitter e Instagram la autoría: “La operación era sobrevolar 2 drones cargados con C4 el palco presidencial, francotiradores de la guardia de honor derribaron los drones antes de llegar al objetivo. Demostramos que son vulnerables, no se logró hoy, pero es cuestión de tiempo”. Según este mensaje, precedido de otros en las redes contra Maduro bajo el epígrafe Operación Fénix, habrían sido francotiradores del régimen los que derribaron los drones, una versión diferente a la ofrecida por el ministro Rodríguez. En algunos tuits de Soldados de Flanelas aparecen fotografías bajo su firma de uniformados corriendo y una columna de humo. En otros mensajes culpan al Gobierno de terrorismo por la muerte de Óscar Pérez, militar rebelde abatido por las fuerzas de seguridad el pasado mes de enero, tras permanecer varias horas atrincherado junto a otros disidentes en una casa de El Junquito. (El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)