Publicidad

Se entrega a la Policía "Zinho", el jefe del mayor grupo parapolicial de Río de Janeiro

El gobernador del estado fluminense llegó a calificar a Zinho de "el enemigo número 1". En los barrios de Río, las milicias extorsionan a los habitantes, cobran "impuestos" y distribuyen armas y droga.

Compartir esta noticia
Milicia Río de Janeiro
Cae el líder de la mayor milicia de Río de Janeiro
HANDOUT/AFP fotos

EFE
Luis Antonio da Silva Braga “Zinho”, el jefe del mayor grupo parapolicial del estado brasileño de Río de Janeiro, fue transferido a una cárcel de máxima seguridad tras haberse entregado a las autoridades, informaron ayer lunes fuentes oficiales.

Zinho, máximo líder de una poderosa milicia que controla la región oeste de Río de Janeiro, ya se encuentra en la prisión de máxima seguridad conocida como Bangu 1, situada en la zona de influencia donde opera su banda, según confirmaron fuentes de la Secretaría de Administración Penitenciaria de Río.

Calificado por el gobernador de Río, Cláudio Castro, como el “enemigo número 1”, Zinho estaba prófugo de la Justicia desde 2018 y se entregó en la Superintendencia de la Policía Federal de Río en la tarde del domingo, víspera de Navidad.

Sobre él pesaban doce órdenes de prisión. Su entrega y posterior arresto fue fruto de “negociaciones entre los patrones del miliciano fugitivo con la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública de Río”, de acuerdo con la Policía Federal. El ministro de Justicia, Flávio Dino, que en febrero asumirá como nuevo juez de la Corte Suprema, celebró el domingo en redes sociales el “trabajo serio y planeado que está siendo ejecutado en Río de Janeiro y en otros estados para luchar contra las facciones criminales”.

Los grupos parapoliciales, como el que lidera Zinho, están formados por agentes y exagentes corruptos, y han ganado terreno en los últimos años en algunos barrios de Río de Janeiro.

Allí imponen un régimen de terror en el que cometen homicidios y extorsionan a vecinos y comerciantes a través del cobro de “impuestos” por servicios como el transporte, la compra de pipetas de gas o hasta el acceso a internet.

También se han convertido en los distribuidores de drogas ilícitas y armas de fuego, y tienen nexos con la clase política regional y municipal. En el caso de Zinho, las autoridades habían intensificado sus acciones recientemente para capturarlo, aunque sin éxito.

En octubre pasado, un operativo policial acabó con la vida de Matheus da Silva Rezende “Faustão”, lugarteniente y sobrino de Zinho. Carlos Alexandre da Silva Braga murió en otra redada en 2017 y Wellington da Silva Braga, en un tiroteo en 2021. Tras la muerte de sus dos hermanos, Zinho asumió el comando de la mayor milicia de Río de Janeiro.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Rio de JaneiroPoliciales

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad