Publicidad

Lula indultó a los condenados por delitos sin violencia y excluyó a los golpistas que buscarlo derrocarlo el 8 de enero

Hasta el momento, el Supremo de Brasil ha condenado a una veintena de los cerca de 2.000 seguidores de Bolsonaro que invadieron las sedes del gobierno.

Compartir esta noticia
Luiz Inacio Lula da Silva
Luiz Inacio Lula da Silva en el Palacio de Planalto Palace.
Foto: AFP

EFE
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, indultó a los condenados por delitos “sin violencia”, bajo una serie de condiciones, y excluyó de la medida de gracia a los golpistas que buscaron derrocar su gobierno el pasado 8 de enero.

El perdón, que fue publicado la pasada medianoche en el Diario Oficial y concedido con motivo de la Navidad, se extiende también a mujeres con hijos menores o con enfermedades crónicas graves, así como a las personas mayores de 60 años que hayan cumplido una parte de su condena.

Este es el primer indulto navideño de Lula desde que inició su tercer mandato, el pasado 1 de enero, después de gobernar el país por dos periodos consecutivos entre 2003 y 2010. Lula indultó igualmente a las personas con deficiencias permanentes, anteriores a los delitos cometidos; con enfermedades graves permanentes o crónicas; y a aquellos con un grado de autismo “severo”, siempre en función de la duración de la condena y del tiempo cumplido. Asimismo, perdonó las multas impuestas por la Justicia por un valor de hasta 20.000 reales (4.100 dólares/ 3.700 euros).

Sin embargo, el indulto incluye varias excepciones para los que no será concedido el indulto navideño bajo ninguna circunstancia, entre ellos, los condenados por crímenes como “tortura”, “terrorismo”, “racismo”, “violencia contra la mujer” o contra “el Estado Democrático de Derecho”.

En este último grupo, se engloban los condenados por el intento de golpe de Estado del 8 de enero, cuando miles de seguidores del expresidente Jair Bolsonaro invadieron y destrozaron las sedes de la Presidencia, el Congreso y el Supremo, con la intención de forzar una intervención militar que derrocara el gobierno de Lula. Hasta el momento, el Supremo ha condenado a una veintena de las cerca de 2.000 personas imputadas por ese episodio, de las que 66 están en prisión, entre sentenciados y aquellos con prisión preventiva, mientras que el resto responde al proceso en libertad. El indulto tampoco se aplicará a cabecillas de facciones criminales, ni a las personas que firmaron un acuerdo de colaboración con las autoridades brasileñas para confesar sus delitos y apuntar a otros.

Petrobras

La estatal brasileña Petrobras anunció ayer que empezó a perforar en el nuevo horizonte petrolero conocido como el Margen Ecuatorial, una región ubicada en el norte del país y cuya explotación ha causado polémica por su proximidad a la desembocadura del Amazonas.

La compañía empezó los trabajos en busca de petróleo y gas a 53 kilómetros de la costa del Estado de Rio Grande do Norte, según informó en un comunicado.

La perforación del pozo, bautizado como “Pitu Oeste”, le llevará de “tres a cinco meses” y se produce después de haber recibido, en octubre, la licencia de los organismos medioambientales para perforar ese y otro pozo en aguas profundas de la cuenta marina Potiguar, en el Margen Ecuatorial.

El punto para ese segundo pozo (”Anhangá”) se sitúa a 79 kilómetros del litoral de Rio Grande do Norte.

La explotación de esta vasta área, contigua a regiones donde Surinam y Guyana han descubierto gigantescas reservas, ha generado una gran controversia en Brasil, pues incluye la zona frente a la desembocadura del río Amazonas, con delicadas cadenas de corales y manglares vulnerables.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad