LA CARRERA ARMAMENTISTA

Putin avisa de una nueva "Guerra de las Galaxias"

Exhibió nuevo arsenal nuclear y misiles capaces de llegar a Estados Unidos.

Una puesta en escena muy estudiada: “Nadie tiene algo igual, por ahora. Es algo fantástico!”, aseguró sobre el arsenal militar. Foto: AFP
Una puesta en escena muy estudiada: “Nadie tiene algo igual, por ahora. Es algo fantástico!”, aseguró sobre el arsenal militar. Foto: AFP

El presidente ruso, Vladimir Putin, avisó ayer jueves a Estados Unidos de una nueva guerra de las galaxias al presentar armamento nuclear "sin parangón" que puede alcanzar cualquier punto del globo.

"Antes de que tuviéramos los nuevos sistemas de armamento, nadie nos escuchaba. ¡Escuchen ahora!", aseguró Putin durante un encendido discurso sobre el estado de la nación ante ambas cámaras del Parlamento ruso.

En una intervención que recordó a los momentos más álgidos de la Guerra Fría, Putin dedicó casi una hora a presentar al mundo el nuevo arsenal estratégico ruso: desde misiles intercontinentales a cohetes hipersónicos y armas con rayos láser.

Los presentes, la plana mayor de la política y la sociedad rusa, no cabían en sí de asombro, ya que las explicaciones del comandante supremo de las Fuerzas Armadas iban acompañadas de espectaculares videos con ensayos de misiles.

Fueron especialmente reveladores los murmullos cuando en una infografía en una pantalla gigante mostró la trayectoria del misil sobrevolando territorio estadounidense y alcanzando el océano Pacífico.

"Nadie en el mundo tiene algo igual, por ahora. ¡Es algo fantástico!", dijo sobre lo que llamó "respuesta a la salida unilateral del tratado de defensa antimisiles por parte de Estados Unidos".

Putin ha repetido en muchas ocasiones que Rusia no se verá empujada a una carrera armamentista que agote sus recursos como ocurriera con la Unión Soviética cuando el presidente de Estados Unidos Ronald Reagan lanzó la conocida como "Guerra de las Galaxias".

El misil Satán ruso.

Pero en los últimos años el Kremlin ha invertido cientos de miles de millones en modernizar su tríada nuclear: misiles intercontinentales, submarinos atómicos y aviación estratégica.

Todo empezó en Siria, donde Putin dijo que Rusia demostró a todos el potencial de su Ejército, que no solo salvó el régimen de Bachar al Asad, sino que envió un aviso al mundo: Rusia ha vuelto como superpotencia militar.

"Insisto, ningún país en el mundo tiene, al día de hoy, las armas que tenemos nosotros. ¡Fin de la cita!", subrayó.

"No han tenido éxito en contener a Rusia", dijo Putin, en referencia a las potencias occidentales. "Ahora necesitan tener en cuenta una nueva realidad y entender que todo lo que hemos dicho hoy no es una farsa", declaró.

Putin empezó con el misil intercontinental pesado Sarmat, "de alcance prácticamente ilimitado" contra el que "el sistema antimisiles norteamericano "no tendrá nada que hacer".

"Es un arma terrible capaz de golpear objetivos tanto sobrevolando el Polo Norte como el Polo Sur. Le llamamos Sarmat. Nuestros colegas extranjeros, como ustedes saben, le han puesto un nombre muy amenazador, Satán", aseguró, en alusión al misil SS-X-30 Satan-2, según la clasificación de la OTAN.

Después de criticar a Washington por desplegar sus elementos estratégicos en Polonia y Rumanía, aseguró que Rusia ha desarrollado cohetes que "no utilizan la trayectoria balística para alcanzar su objetivo", por lo que no pueden ser detectados por el escudo de Estados Unidos.

Putin hizo alarde también de que las Fuerzas Armadas ya cuentan con armas "hipersónicas", ya en servicio en el distrito militar sur, que cubre el mar Negro y Crimea. Y lo mismo dijo del "armamento láser", en manos de los militares rusos desde el pasado año, terreno en el que Rusia va "un paso por delante" de Occidente, según el líder ruso. Subrayó que en cuestión de unos pocos años Rusia ha dado "un inusitado paso adelante" en el desarrollo de armamento de nueva generación "por un módico precio" y que garantizará "la seguridad de Rusia a largo plazo".

"Pueden volar por las capas densas de la atmósfera", dijo también sobre los "novísimos" sistemas "Avangard", equipados con misiles de crucero propulsados con energía nuclear.

Como si fuera el guionista de una película de ciencia ficción, subrayó que "avanzan hacia el objetivo como si fueran un meteorito, como una bola de fuego".

El poderío militar ruso se manifiesta no solo en tierra y aire, sino también en el mar, con aparatos submarinos no tripulados, que son mucho más veloces que los sumergibles tradicionales, de desplazamiento silencioso y pueden portar cargas nucleares.

Suficiente, por ahora.

"No les he mostrado hoy todas las armas que tenemos. Por hoy, es suficiente. Confío en que todo lo dicho en mi mensaje sirva para calmar a cualquier agresor potencial", aseveró.

Pero recordó que la doctrina militar rusa sólo contempla el uso de armas nucleares en respuesta a una agresión exterior, y subrayó que "la potencia militar de Rusia no amenaza a nadie" y que su arsenal estratégico es una "segura garantía de paz en el planeta", ya que mantiene el equilibrio de fuerzas.

"No amenazamos a nadie y no tenemos intención de atacar a nadie (...). Estamos interesados en una cooperación constructiva con Estados Unidos y la Unión Europea. Incluso si nuestras posturas no coinciden, de todas formas seguiremos siendo socios", sentenció.

Putin ya cargó duramente en diciembre contra la nueva estrategia de seguridad nacional del presidente Donald Trump, aunque el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, aseguró ayer que ahora resulta que el paraguas antimisiles de Estados Unidos está "agujereado".

Promesa de bajar la pobreza.

Vladimir Putin, al frente de Rusia desde hace 18 años, es candidato a su cuarto mandato de seis años en las elecciones del 18 de marzo, que ganaría ampliamente. A pesar de las promesas de campaña en su regreso al Kremlin en 2012, tras cuatro años como primer ministro, su último mandato estuvo marcado por una caída del nivel de vida de la población y un aumento de la pobreza, fruto de la inflación entre 2014 y 2016 impulsada por la caída de los precios del petróleo y las sanciones occidentales. Ayer jueves, más allá de la enumeración de las nuevas capacidades militares de Rusia, Putin prometió para su próximo mandato de seis años mejorar el nivel de vida de los rusos y bajar a la mitad el de la pobreza, que calificó como "inaceptable". El número de rusos en situación de pobreza pasó de unos 42 millones en 2000 a alrededor de 20 millones actualmente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)