Brasil polarizado

El PT endurece su discurso para frenar a la ultraderecha

Encuestas siguen marcando a Bolsonaro unos 10 puntos arriba de Haddad.

Fernando Haddad: ayer luego de visitar a Lula en la cárcel; calificó a Bolsonaro de “fascista”. Foto: Reuters
Fernando Haddad: ayer luego de visitar a Lula en la cárcel; calificó a Bolsonaro de “fascista”. Foto: Reuters

El tramo final de la campaña electoral en Brasil está que arde. Las encuestas de esta semana, que actualizan a diario, han caldeado aún más los ánimos al confirmar la tendencia de que el ultraderechista Jair Bolsonaro está liderando la intención de voto para la primera vuelta de este domingo 7. Bolsonaro le lleva entre 10 y 11 puntos de ventaja al izquierdista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), que reemplazó a Luiz Inácio Lula da Silva, preso e inhabilitado por la justicia electoral.

La encuesta de ayer miércoles de Ibope da que Bolsonaro tiene un 32% de intención de voto, mientras que Haddad recibe un 23%. La encuesta del lunes de Ibope le había dado a Bolsonaro 31% y a Haddad 21%. Cifras similares reveló la encuesta del martes de la consultora Datafolha.

Si ningún candidato alcanza una mayoría absoluta en la votación del domingo, los dos primeros disputarán un balotaje el 28 de octubre. Para este balotaje, las encuestas marcan un empate técnico entre Bolsonaro y Haddad.

Esta situación ha llevado a que en las últimas horas ambos candidatos se cruzaran en un duelo de acusaciones y descalificativos.

Bolsonaro, quien se recupera en su casa de las heridas sufridas por una puñalada recibida el 6 de septiembre en un acto, reforzó su discurso "anti PT" y aseguró que Brasil no merece ser gobernado desde la prisión, en una clara referencia al encarcelado Lula. "Nuestro país no merece ser gobernado desde dentro de la cárcel o por sus ahijados políticos disfrazados como opciones, pero con la misma esencia que nos destruye", aseguró el polémico candidato en un mensaje que publicó ayer miércoles en su cuenta en Twitter. "Vamos a juntarnos para impedir que destruyan Brasil", agregó en su mensaje.

Tras estas acusaciones, Haddad, el delfín de Lula, que hasta el momento había evitado los ataques directos contra Bolsonaro, salió al paso y subrayó que el abanderado del Partido Social Liberal (PSL) encarna una "amenaza para la democracia y la paz social" en Brasil.

Haddad, que asumió la candidatura del PT el pasado 11 de septiembre, calificó a Bolsonaro de "fascista" y advirtió que, en otras épocas, "Alemania e Italia ya votaron a personas como él".

En una entrevista con Radio Jornal, Haddad acusó a Bolsonaro de promover el "armamentismo" y la "intolerancia contra negros y mujeres", por su historial de dichos machistas, racistas y homófobas.

Más tarde, en una rueda de prensa en San Pablo, Haddad siguió con sus ataques verbales al ultraderechista. Señaló que la campaña de Bolsonaro está utilizando "millones de mensajes" con noticias falsas divulgados por whatsapp, con contenido "ofensivo", una estrategia a la que atribuye su crecimiento en las últimas encuestas. "No puedo acusarle, pero puedo desconfiar porque es muy compatible con su discurso", dijo Haddad.

El candidato del PT anunció la habilitación de un número de teléfono para recibir denuncias sobre falsas informaciones, que serán investigadas para "intentar identificar el emisor".

El PT indicó en su sitio de campaña que en las primeras doce horas de funcionamiento, ese número recibió más de 5.000 denuncias. Citó como ejemplos "noticias absurdas" sobre planes de persecución de iglesias evangélicas, de confiscación de ahorros o de apropiación de niños por el Estado.

"Creemos que esos mensajes de whatsapp están haciendo una pequeña diferencia, (...) la cantidad nos está asustando", dijo Haddad, de 55 años. "Llegó la hora de defendernos (...), porque es muy grave lo que está ocurriendo en whatsapp", añadió.

Cuando se le preguntó si Bolsonaro, de 63 años, podría obtener una mayoría absoluta de votos y ganar en la primera vuelta, Haddad respondió: "Pienso que no". Y consideró, sin dar mayores explicaciones, que las encuestas de intención de voto "están dentro de lo esperado".

Un 75% de los brasileños teme que las fake news influyan en su voto para los comicios del próximo domingo, y el 60% busca verificar la veracidad de lo que recibe en las redes sociales, según un estudio revelado ayer miércoles por la Conferencia Nacional de Dirigentes del Sector Comercio y el Servicio de Protección al Crédito.

El 67 % de los entrevistados que reciben noticias sobre las propuestas de los candidatos en las redes sociales le atribuye una nota igual o superior a 6 —en una escala de 0 a 10— para el grado de influencia que ellas ejercen sobre su decisión de voto y opinión en las elecciones.

Ciro Gomes acusa a Bolsonaro de mentir sobre su estado de salud

El candidato de ultraderecha sigue primero en intención de voto con el 26%. Foto: AFP
 Foto: AFP

El candidato de centroizquierda Ciro Gomes acusó ayer miércoles al ultraderechista Jair Bolsonaro de mentir sobre su estado de salud para evitar comparecer hoy jueves en el último debate televisivo de la campaña.

Bolsonaro, que el sábado dejó el hospital después de tres semanas internado por una puñalada en el abdomen recibida en un mitin el 6 de septiembre, dijo que no podrá participar en el debate de TV Globo. Uno de los cirujanos que le atendió le prohibió asistir al debate.

Pero Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), asegura que Bolsonaro obtuvo "un certificado médico falso".

"Te digo que voy a desenmascararte, Bolsonaro. No puedes dejar de ir al debate. Estás mintiendo y un certificado médico falso es un crimen", declaró Gomes en San Pablo.

"Ve al debate de Globo y mostraré que eres un billete de tres reales", agregó.

Los billetes de tres reales no existen.

El debate de Globo será el último de los siete realizados en diferentes emisoras a lo largo de la campaña. De los trece candidatos, fueron invitados los ocho con mayor intención de voto en las últimas encuestas o cuyos partidos cuentan con al menos cinco diputados y senadores. AFP

Brasil con las barbas en remojo por Trump

Las apuestas por Donald Trump. Foto: AFP
Foto: AFP

Brasil debería poner las barbas en remojo respecto a su relación comercial con Estados Unidos. "Brasil está entre los más difíciles, tal vez el más difícil del mundo" para hacer negocios, dijo Donald Trump esta semana al anunciar el nuevo acuerdo comercial con sus vecinos Canadá y México. "Es una belleza. Nos cobran lo que quieren", añadió, acusando a Brasil de tratar "injustamente" a las empresas estadounidenses.

"Era de prever que tras concluir la renegociación del TLCAN, el siguiente en la lista fuera Brasil", aseguró Nicolás Albertoni, investigador en política comercial de la Universidad del Sur de California, al destacar el peso de la economía brasileña en el mundo y el atractivo que supone para los inversores estadounidenses.

Brasil salió en 2017 de una recesión de dos años, con una expansión del 1% del PIB, y el FMI estima un crecimiento de 1,8% este año y de 2,5% para 2019.

Para Kimberly Ann Elliott, experta en comercio del think tank Centro para el Desarrollo Global, la advertencia de Trump es clara: "Te pone en la mira". Pero el alcance de la intimidación depende de qué tan desesperado esté un país para acceder al mercado estadounidense.

"Canadá y México eran claramente muy dependientes y tenían que tener un acuerdo", dijo, pero Brasil depende menos de los consumidores estadounidenses y la relación comercial es bastante pequeña.

Brasil registró un excedente de 2.026 millones de dólares en sus intercambios comerciales con Estados Unidos en 2017, según el ministerio brasileño de Industria y Comercio.

Otro factor a tener en cuenta es el consenso interno. Albertoni señaló que Trump sabe que la situación política brasileña, con una conflictiva elección presidencial en puerta, hace al país "más vulnerable" de lo que ha sido históricamente para una negociación comercial. Pero eso mismo podría jugarle en contra a Estados Unidos.

"Para estas batallas comerciales se necesita consensos internos, porque nadie quiere perder. Y si algo no hay hoy en Brasil es consenso", apuntó.

Sin embargo, destacó que Brasil necesita diversificar mercados y llegado el caso deberá atender a Estados Unidos. "Hoy Estados Unidos es casi tan importante como China para Brasil. Así que de existir un conflicto comercial en puerta no lo quedará otra que sentarse a negociar". EN BASE A AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º