UN PAÍS EN CRISIS

Presidenta de Bolivia envía proyecto de ley para convocar a nuevas elecciones generales

La presidenta Jeanine Áñez hace el llamado a las elecciones. OEA pide comicios, con la abstención de Uruguay. La crisis se mantiene sin salida.

La presidenta Jeanine Áñez reunida con sus mandos militares. Foto: Reuters
La presidenta Jeanine Áñez reunida con sus mandos militares. Foto: Reuters

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, envió ayer miércoles al Congreso un proyecto de ley para convocar a nuevas elecciones generales, un mes después de que unos cuestionados comicios y la posterior renuncia de Evo Morales desataran una violenta crisis política.

El anuncio llegó horas después de que la fiscalía elevó a ocho el balance de muertos en enfrentamientos de manifestantes leales a Morales y fuerzas de seguridad en una planta de combustible cerca de La Paz el martes, con lo que el número de fallecidos subió a 32 desde la elección hace un mes.

El texto, que debe ser aprobado en el Congreso, donde el Movimiento al Socialismo (MAS) -el partido de Morales- es mayoría, anularía las elecciones realizadas hace justo un mes, en las que Morales fue declarado ganador para un cuarto mandato. La bancada del MAS había entregado más temprano al Senado un proyecto similar, que está bajo análisis de una comisión.

También permitiría la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), encargado de definir una fecha para los comicios. Ese organismo estuvo en el centro de una polémica sobre el recuento de votos favorable a Morales y sus anteriores autoridades están detenidas.

Áñez, abogada y senadora de derecha, de 52 años, que mantiene la posibilidad de emitir un decreto presidencial para convocar elecciones, declaró en una conferencia de prensa que busca con el proyecto legal “generar un consenso nacional”.

En Washington, la Organización de Estados Americanos (OEA), que había estimado que el escrutinio de octubre estaba plagado de irregularidades, aprobó ayer una resolución llamando “urgentemente” a la convocatoria de nuevas elecciones.

"Una autoridad de facto".

En la reunión de OEA, Uruguay se abstuvo de votar la resolución debido a que considera que en Bolivia fue quebrado el orden institucional.

El Ministerio de Relaciones Exteriores difundió anoche los detalles de la posición de Uruguay, en estos términos: “En el día de la fecha (ayer) se votó en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, una resolución en la que se llama a celebrar elecciones en Bolivia.

Uruguay, fiel a su compromiso con la preservación de la paz y el respeto al derecho internacional, presentó algunas modificaciones al proyecto, que no fueron aceptadas. En consecuencia, Uruguay se abstuvo en la votación y realizó la siguiente explicación de voto:

1. En Bolivia se produjo una ruptura del orden institucional al no seguirse los procedimientos constitucionales para aceptar la renuncia del Presidente Evo Morales, por cuanto la Asamblea Legislativa no se ha reunido como lo establece la constitución de Bolivia citada en el propio proyecto de resolución, en su artículo 170.

La presidenta Jeanine Áñez busca una salida electoral a la crisis. Foto: Reuters
La presidenta Jeanine Áñez busca una salida electoral a la crisis. Foto: Reuters

2. El ignorar este hecho es de extrema gravedad y no puede ser soslayado. El Secretario General de la OEA nuevamente se ha excedido en sus funciones al reconocer a la señora Jeanine Añez como Presidenta Interina, cuando se trata en realidad, de una autoridad de facto.

3. Uruguay reitera que la OEA no tiene ninguna legitimidad como tal para reconocer gobiernos y exige que el Secretario General se conduzca con la sensatez y la mesura que su cargo le imponen. Asimismo, Uruguay reitera su rechazo a la forma en que fue negociada esta resolución, por fuera del Consejo Permanente, en un grupo cerrado al que mi país no fue invitado a participar.

Esta lamentable actitud, que parece haberse convertido en una costumbre, continúa perjudicando el funcionamiento de este Consejo Permanente y restándole aún más credibilidad a la ya menguada imagen de esta Organización.

4. Uruguay hace un llamado a las autoridades de facto bolivianas para que cesen de inmediato la represión indiscriminada contra la población civil y llamen también de inmediato a elecciones libres, transparentes y creíbles, con el acompañamiento de organizaciones e instituciones confiables, como las Naciones Unidas o la Unión Europea.

5. Uruguay solicita que se incorpore su intervención como Nota a Pie de Página de la Resolución adoptada”.

Reclamo desde México.

Desde México donde está asilado desde la semana pasada, Morales señaló que mientras el Congreso no acepte o rechace su renuncia, él sigue siendo presidente del país.

No permiten que vuelva a Bolivia, si la Asamblea (Congreso) no ha evaluado mi renuncia yo soy presidente, además soy presidente electo en primera vuelta” en las elecciones del 20 de octubre, reclamó.

En el poder desde 2006, Morales, el primer presidente indígena de la historia del país renunció el pasado 10 de noviembre, luego de tres semanas de presión popular y de perder el apoyo de policías y militares. Desde su dimisión, sus partidarios denuncian un “golpe de Estado” y exigen la salida de la derechista Áñez, con manifestaciones diarias en La Paz y otras ciudades, que han dejado víctimas mortales y heridos.

El Alto, ciudad vecina a La Paz, es un foco de resistencia al gobierno de la presidenta Áñez, debido a que constituye uno de los bastiones de Morales. Desde allí se suceden las movilizaciones en reclamo de la vuelta de Morales.

Otros focos de violencia se registraron el viernes en Cochabamba (centro), otro feudo del expresidente, donde nueve campesinos cocaleros murieron en enfrentamientos con la policía y el ejército.

Barricada en Bolivia. Foto: Reuters
Barricada en Bolivia. Foto: Reuters

Morales pidió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la ONU “denunciar y frenar esta masacre de hermanos indígenas”, comparando la represión con un “genocidio”. La CIDH anunció que enviará mañana una misión a Bolivia para “observar la situación de los derechos humanos”, luego de criticar un decreto de Áñez que exime a los militares de cargos penales si se generan víctimas en sus tareas de mantener el orden.

Los bloqueos de rutas en las regiones agrícolas, en el centro y este del país, han provocado una escasez de alimentos que se siente en comercios de La Paz.

En ese clima de intranquilidad, el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, difundió una grabación de audio que le atribuye a Morales, donde una voz instruye a un dirigente cocalero a sitiar las ciudades y cortar el suministro de comida.

Evo Morales, expresidente de Bolivia. Foto: Germán Espinosa/El Universal/GDA
Evo Morales, expresidente de Bolivia. Foto: Germán Espinosa/El Universal/GDA

“Que no entre comida a las ciudades, vamos a bloquear, cerco de verdad”, dice la voz en una comunicación con un dirigente cocalero, identificado por el gobierno como Faustino Yucra Yarmi, quien “tiene sentencia ejecutoriada por narcotráfico”, según el ministro.

Morales “ordena que no entre comida a las ciudades, este es un crimen de lesa humanidad. En las próximas horas presentaremos la demanda internacional sobre esto”, afirmó Murillo.

Un país bajo violencia y alta tensión política

Bolivia ya cumplió un mes de violencia y alta tensión política, desde que se realizaron las cuestionadas elecciones el 20 de octubre, en las que Evo Morales logró su tercera reelección. Las denuncias de fraude fueron verificadas por una misión de OEA que indicó graves irregularidades en el escrutinio y manipulación del sistema informático. La perspectiva política es incierta, debido a las desavenencias entre la presidenta Jeanine Áñez y el Movimiento al Socialismo, el partido de Morales.

Ocho muertos al liberar suministro de naftas
Incidentes en Bolivia durante la liberación de combustibles. Foto: Reuters

La Fiscalía General de Bolivia confirmó que ocho personas fallecieron el martes, durante un operativo policial-militar en una planta de carburantes en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, tras un primer informe que estableció tres decesos. El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de la Fiscalía General, dijo en un comunicado que “se evidencia objetivamente ocho cadáveres”.

Los incidentes se registraron luego de que policías y militares realizaron operativos para proteger la salida de gasolina, diésel y gas licuado de petróleo de la localidad de Senkata con destino a La Paz, que desde el fin de semana sufre una aguda escasez de combustibles que casi ha paralizado el transporte público y privado. La falta de nafta también afectó la distribución de alimentos a los mercados.

El director del IDIF, Andrés Flores, difundió por separado al canal privado de televisión Unitel el resultado de las autopsias a dos de los fallecidos en la planta de combustibles, y aseguró que murieron por “arma de fuego”, aunque falta precisarse la balística.

En Senkata también se informó de más de 30 heridos, en los enfrentamientos entre fuerzas combinadas del Ejército y la Policía contra vecinos leales a Evo Morales, que rechazan a la nueva mandataria Jeanine Áñez.

Desde que estalló la violencia social, un día después de las elecciones del 20 de octubre, se registraron 32 fallecidos. De este total, 18 se registraron después de la renuncia a la presidencia de Evo Morales. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados