Publicidad

La "Voz del Sur" busca más espacios en la agenda internacional

Países emergentes presidirán el G20 por tres años seguidos, primero la India, luego Brasil y finalmente Sudáfrica en 2025 y lo quieren aprovechar.

Compartir esta noticia
nairobi.PNG
Participantes cuestionaron costo de financiamiento.
Foto: cortesía CERES de Uruguay.

Mayor protagonismo y más influencia en la agenda mundial es el objetivo de los países emergentes del “Sur Global”, esfuerzo que se ha acentuado últimamente ante la oportunidad de que India preside el G20 este año, lo hará Brasil en 2024 y le tocará a Sudáfrica en 2025. Es decir, serán tres años consecutivos de presidencia del G20 de países del Sur Global, que quieren aprovechar.

En ese marco, se llevó a cabo la Southern Voice Conference en Nairobi, Kenia, los días 24 y 25 de octubre. Se trató de un encuentro bajo el lema “Impulsando la próxima década de desarrollo sostenible”, que reunió a los principales think tanks del Sur Global, entre otras instituciones públicas y privadas, y académicos de países en desarrollo.

El esfuerzo por lograr una mayor incidencia en la toma de decisiones mundial por parte del “Sur Global” ocurre en un contexto donde las guerras y otras amenazas están socavando la tranquilidad de los países desarrollados, sobre todo en Europa, los que necesitan más recursos naturales y alimentos de otras partes del mundo.

Temas

Consultado por El País, el economista Ignacio Munyo, director del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), presente en la actividad, contó desde Nairobi: “Tuvimos varias reuniones y preocupa mucho el elevado costo de financiamiento que los mercados internacionales y los organismos multilaterales de crédito exigen a los países emergentes”.

“También se habló de la poca diferenciación que aún existe entre los países emergentes -que son muy diferentes entre sí en sus fundamentos- a la hora de pagar tasas de interés internacionales”, agregó el economista.

Otro tema que se trató fue el flagelo de la corrupción, que viene creciendo y termina por corroer por dentro la eficacia de las políticas públicas, quedando los objetivos de desarrollo truncados.

“Lo que quedó claro en las discusiones, y comparto totalmente, es que al final del día el buen delivery de las políticas públicas es la clave, y éstas deben ser entregadas según lo que la sociedad pide y necesite; no otra cosa que pueda llegar tarde y de peor calidad”, dijo Munyo.

Uno de las exposiciones que más movió a los participantes fue la del Secretario del Tesoro de Kenia (Ministerio de Hacienda), Njuguna Ndung´u, quien consideró que el rol de los think tanks debería ir más allá del análisis de ideas y propuestas al debate público, para pasar a empujar más las realidades para la implementación de las buenas políticas. “Esto se logra construyendo capacidades”, dijo Munyo a El País.

Durante la discusión en Nairobi quedó en evidencia la preocupación por la lentitud del avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030 de las Naciones Unidas, que son exigentes y más difíciles de cumplir cuando las economías no crecen. El objetivo del encuentro fue definir cómo acelerar el camino del cumplimiento de los ODS, en todos sus pilares: seguridad alimenticia, acceso a la energía, conectividad digital, inclusión de la conectividad digital, acceso a la educación y a la calidad en el trabajo, y cambio climático.

A partir del encuentro, se buscarán mecanismos para que voces como Brasil, India y Sudáfrica, que son líderes del grupo (entre otras) sean más escuchadas en la agenda global y que se encuentren vías para disminuir las asimetrías en los espacios de desarrollo, y aporten más a los compromisos del G20.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

CERES

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad