Publicidad

La princesa Leonor promete "una entrega sin condiciones" como heredera del trono en España

La princesa juró la Constitución española el día en que cumplió 18 años; "confíen en mí", aseveró ja joven en el Palacio de Madrid.

Compartir esta noticia
La princesa Leonor jura la Constitución en el Congreso
La princesa Leonor momentos antes del discurso que ha pronunciado tras recibir el Collar de la Orden de Carlos III.
Foto: EFE

Luis Ángel Reglero-EFE / Madrid
La princesa Leonor prometió ayer martes “una entrega sin condiciones” como heredera del trono en España tras el juramento que la legitima como futura reina, en una jornada solemne y cargada de simbolismo en el día que cumplió 18 años.

“Confíen en mí”, aseveró con la mano en el corazón en sus primeras palabras en el Palacio Real en Madrid después de jurar la Constitución en este día histórico en que se reafirmó la continuidad dinástica, como futura sucesora de su padre, el rey Felipe VI, y de la monarquía parlamentaria en España.

Tras recibir del rey el Collar de la Orden de Carlos III, la máxima distinción civil en España, Leonor de Borbón se comprometió a ejercer con “total dedicación” su papel de heredera de la Corona en su periplo hasta ser la tercera reina no regente en la historia de España, tras Juana I e Isabel II, y la primera en democracia.

El juramento la legitima para suplir a su padre, de 55 años, como jefa de Estado en caso de fallecimiento, abdicación o incapacidad, sin necesidad de que haya una regencia.

Juró además fidelidad al rey, “no solo a su persona, sino también a lo que la Corona simboliza y representa: la unidad y permanencia de España”, subrayó.

Felipe VI tomó la palabra en esta jornada “llena de significado para España” para destacar precisamente que el juramento de su hija “encarna la continuidad de nuestra monarquía parlamentaria”.

“Larga vida y acierto a la princesa”, exclamó el jefe de Estado en el brindis en honor de su hija desde la mesa imperial del Comedor de Gala del Palacio Real ante unos 150 invitados. La intervención del rey estuvo acompañada del “cumpleaños feliz” interpretado a violín por músicos de la Guardia Real que amenizaron la comida, servida con cubertería de Alfonso XIII y vajilla de Juan Carlos I para degustar consomé de pularda, salmonetes y “mousse” de chocolate negro.

Juramento solemne

Antes de esas palabras la princesa había jurado esa lealtad en un acto solemne en el Parlamento español, acompañada de sus padres, Felipe VI y la reina Letizia, y de su hermana, la infanta Sofía, de 16 años.

La familia real llegó al acto tras un recorrido por el centro histórico de Madrid en dos Rolls-Royce de época con techo acristalado, escoltados por la Guardia Real a caballo, en un trayecto engalanado y con un público que les dedicó constantes vivas e incluso cantó el cumpleaños feliz a la princesa.

La heredera eligió un traje blanco, de chaqueta con pantalón, para esta jornada en la que hubo desfiles militares, salvas de cañón en su honor y saludos a las numerosas autoridades y representantes de la sociedad civil. Al estrechar la mano a la cúpula militar, Leonor de Borbón, en su condición de cadete en una academia castrense donde se forma, acompañó el saludo con un “a la orden”.

La princesa recibió una larga ovación con el hemiciclo en pie, ante su familia y las principales autoridades del país.

Mientras, una multitud seguía la ceremonia desde la céntrica Puerta del Sol en pantallas gigantes, entre banderas de España para mostrar su apoyo a la monarquía, donde se repartieron pasteles con el rojo y amarillo de la enseña nacional.

Leonor recibió en su día una serie de regalos, desde la emisión de una moneda y un sello conmemorativos a un aperitivo para la ocasión servido en bares centenarios madrileños, adornado con una bandera de España.

Los grandes ausentes fueron los abuelos de Leonor, los reyes eméritos Juan Carlos I, en su caso al considerarlo inadecuado la Casa del Rey tras su marcha de España en 2020 rodeada de polémica, y Sofía.

Tampoco acudieron representantes de grupos nacionalistas e independentistas catalanes, vascos y gallegos ni de parte de la coalición de izquierda Sumar, entre ellos varios ministros del Ejecutivo en funciones, contrarios a la monarquía.

Otras princesas europeas que serán reinas
Catalina Amalia de Países Bajos
Catalina Amalia de Países Bajos

Catalina Amalia, Países Bajos

Es la mayor de las tres hijas del rey holandés Guillermo Alejandro, casado con la argentina Máxima Zorreguieta. Nacida el 7 de diciembre de 2003, pronto celebrará sus 20 años. Se convirtió en princesa heredera en 2013, cuando su padre subió al trono. Desde 1983, el hijo mayor del monarca de los Países Bajos hereda el poder, independientemente de su sexo (primogenitura absoluta). La pareja real y sus hijas viven en un palacio rodeado de bosques cerca de La Haya, donde Catalina Amalia asistió a la escuela antes de estudiar en la Universidad de Ámsterdam. Objeto de amenazas, se vio obligada, en 2022, a renunciar a mudarse a un apartamento compartido con otros estudiantes.

Isabel de Bélgica
Isabel de Bélgica

Isabel, Bélgica

La princesa Isabel de Bélgica, nacida el 25 de octubre de 2001 en Anderlecht, es la hija mayor del rey Felipe y la reina Matilde. Es heredera al trono desde 2013. Como en Bélgica rige desde 1991 cuando se abolió la Ley Sálica en Bélgica, dando plenos derechos de sucesión a las princesas de Bélgica y sus descendientes, Isabel se convertirá en la primera mujer al frente del reino desde 1830. Dotada de un papel esencialmente simbólico y representativo, la monarquía belga es a menudo criticada por los separatistas flamencos. Isabel realizó sus estudios en neerlandés, una primicia en una familia real vista más bien como francófona. El título de la princesa Isabal es de duquesa de Brabante. .

Victoria de Suecia
Victoria de Suecia

Victoria, Suecia

Nacida el 14 de julio de 1977, sucederá al rey Carlos XVI Gustavo y se convertirá en la primera reina de Suecia en casi 300 años. Tiene un hermano, Carlos Felipe, y una hermana, Magdalena. Carlos Felipe fue proclamado heredero al nacer en 1979, pero una ley adoptada en Suecia en 1980 estableció la primogenitura absoluta y su carácter retroactivo, por lo que la heredera pasó a ser Victoria. La princesa tiene una alta popularidad en su país, donde una mayoría de la población quisiera que sucediera de inmediato a su padre. En 2010 se casó con su antiguo entrenador en un gimnasio, un plebeyo. La pareja tiene dos hijos: Estela, de 11 años, y Óscar, de 7.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad