El control de la Corte de EE.UU.

Juez de Trump acusado de abuso pasa examen del FBI

Republicanos apuran la venia, pero demócratas se resisten.

Activistas: contrarios al juez Kavanaugh ayer en Nueva York. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Brett Kavanaugh, el candidato de Donald Trump para la Corte Suprema de Estado Unidos acusado de intento de violación en los años 80, salió bien parado de la investigación que le hizo el FBI, pero su confirmación en el Senado todavía tiene que derribar la muralla del bando demócrata, que aún se resiste a votar la venia.

El republicano Chuck Grassley, presidente de la comisión judicial del Senado, dijo que ya es hora de votar sobre el nombramiento de Kavanaugh para el cargo vitalicio en la Corte. "Esta investigación no encontró indicios de mala conducta. (...) No hay nada en esto que no sepamos ya", dijo Grassley.

A pedido de los demócratas y del senador republicano Jeff Flake, clave para una votación que se anuncia cerrada, el FBI dedicó una semana para investigar las denuncias de la profesora universitaria de California Christine Blasey Ford de que Kavanaugh intentó violarla cuando eran adolescentes.

"Estas acusaciones no corroboradas han sido rechazadas de manera inequívoca y reiterada por el juez Kavanaugh, y ni la comisión judicial ni el FBI pudieron localizar a terceros que pudieran dar fe de cualquiera de ellas", dijo Grassley. "Es hora de votar", insistió.

Una primera votación de procedimiento está programada para hoy viernes en el plenario del Senado, antes de la votación final prevista para el fin de semana en la Cámara alta, donde los republicanos tienen una escasa mayoría de 51-49. Además de Flake, las republicanas Susan Collins y Lisa Murkowski se mantienen indecisas.

La Casa Blanca entregó la noche del miércoles al Senado los resultados de la investigación del FBI sobre Kavanaugh.

Trump apuesta por Kavanaugh, de 53 años, para inclinar en las próximas décadas hacia el lado conservador los fallos de la Corte. Kavanaugh reemplazaría al juez Anthony Kennedy, quien había sido un voto de desempate en un panel ahora dividido en partes iguales entre cuatro jueces conservadores y cuatro progresistas.

Desde su cuenta en Twitter, Trump afirmó que el informe del FBI reivindicaba a su candidato y se mostró optimista sobre las posibilidades de los republicanos en las elecciones legislativas de noviembre, en las que el oficialismo puede perder el control de la Cámara de Representantes y el Senado podría estar en juego. "Lo más importante es que esta gran vida no puede ser arruinada por demócratas mezquinos y despreciables y acusaciones totalmente no confirmadas", dijo Trump sobre su candidato.

Mientras tanto, los demócratas consideraron que la investigación del FBI tenía un alcance demasiado restringido. La principal demócrata del comité judicial del Senado, Dian-ne Feinstein, dijo que por lo que había visto del informe, parecía insuficiente para dejar de lado las preocupaciones sobre Kavanaugh.

"Parece ser el producto de una investigación incompleta que fue limitada quizás por la Casa Blanca", dijo. Feinstein señaló que "lo más importante de este informe es lo que no recoge", ya que el FBI no ha entrevistado ni a la supuesta víctima de Kavanaugh ni al propio juez.

"Teníamos muchos temores de que este fuera un proceso muy limitado", agregó el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer. "Esos temores se cumplieron". "No comparto con el senador Grassley que el FBI no encontrara indicios de mala conducta", aseguró Schumer.

La nominación de Kavanaugh se produce en medio de una atmósfera de fuerte polarización política en Washington.

Cientos de activistas contrarios a la confirmación del juez en la Corte manifestaron ayer jueves en Washington. En The New York Times, más de un millar de profesores de derecho suscribieron un editorial llamando al Senado a votar en contra de Kavanaugh.

Blasey Ford declaró la semana pasada que Kavanaugh la agredió sexualmente en una fiesta a principios de la década de 1980 mientras estaban en la escuela secundaria.

Seguido por millones de personas en directo por televisión, su testimonio conmovió a buena parte de los estadounidenses; otros denunciaron una declaración tardía para descarrilar la nominación del juez.

Kavanaugh negó con vehemencia la acusación y otras acusaciones de mala conducta sexual contra él de dos mujeres más, entre ellas Deborah Ramirez, que acusa a Kavanaugh de haberle mostrado sus genitales durante una fiesta en la universidad de Yale.

Los abogados de Christine Blasey Ford lamentaron que ella no haya sido escuchada en la investigación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º