CRISIS POLÍTICA EN VENEZUELA

Otra ofensiva de Maduro contra Guaidó, ahora es por “traición”

La Fiscalía ya mantiene varias causas contra Guaidó, reconocido como presidente interino por más de medio centenar de países.

Juan Guaidó. Foto: AFP
Guaidó tiene varias investigaciones abiertas por el régimen, pero no se atreven a arrestarlo porque tiene la protección de EE.UU. Foto: AFP

Además de jugar a la guerra ordenando maniobras militares en la frontera con Colombia, Nicolás Maduro estrechó el cerco judicial contra el líder opositor Juan Guaidó, buscando evitar que siga como presidente del Parlamento un año más. Por orden directa de Maduro -la justicia en Venezuela responde al régimen-, la fiscalía inició una investigación contra Guaidó por presunta “traición a la patria”. En concreto, se lo acusa de negociar la renuncia a un histórico diferendo territorial entre Venezuela y Guyana.

“Iniciamos una investigación” a Guaidó por estar inmerso “en una negociación ilegal a espaldas del país que pretende desistir (...) del histórico reclamo que tiene nuestro país sobre el territorio Esequibo”, señaló en una alocución televisada el fiscal general, Tarek William Saab.

Estos hechos implicarían “el delito de traición a la patria”, lo que puede acarrear de 20 a 30 años de cárcel.

La Fiscalía ya mantiene varias causas contra Guaidó, reconocido como presidente interino por más de medio centenar de países. Lo investiga por presunto financiamiento ilícito, sabotaje del sistema eléctrico en un apagón masivo, violar su prohibición de salida del país y usurpar el cargo presidencial.

Por este último cargo, la oficialista Asamblea Constituyente, que en la práctica suplantó a la Asamblea Nacional (Parlamento) de mayoría opositora, lo despojó en abril de sus fueros y autorizó enjuiciarlo. Pero Guaidó no ha sido detenido hasta el momento, mientras que Estados Unidos, su principal aliado internacional, advierte que su arresto sería el “último error de la dictadura” de Maduro.

Nicolás Maduro habla en acto de las Fuerzas Armadas de Venezuela. Foto: Reuters
Nicolás Maduro habla en acto de las Fuerzas Armadas de Venezuela. Foto: Reuters

Guaidó desestimó la nueva causa, la que consideró una “parodia del fiscal”. “Tratan de distraer la atención de lo central: hoy los traidores a la patria son los que permiten que los disidentes de la FARC, grupos narcoterroristas (...) actúen libremente en Venezuela”, dijo Guaidó, haciéndose eco de las acusaciones del gobierno de Colombia de que el chavismo alberga a guerrilleros que decidieron rearmarse.

“El Esequibo es nuestro, es de Venezuela”, zanjó Guaidó.

“Los que han traicionado la patria (...) son los que están hoy secuestrando el poder, no solamente entregando territorio a grupos irregulares, sino también destruyendo la moneda, no controlando el territorio nacional”, dijo Guaidó.

Maduro había solicitado el jueves a la Fiscalía abrir la nueva investigación. “Llegó a nuestras manos un conjunto de pruebas de cómo este bandido traidor a la patria Juan Guaidó está negociando para entregar el Esequibo a cambio del apoyo político a su fantasmagórico y pretendido gobierno farsante”, dijo Maduro en un acto transmitido por la televisora estatal VTV. “La Fiscalía General tiene que actuar de manera expedita porque es un delito de traición a la patria”, agregó.

El Esequibo.

La acusación se basa en un audio en el que una persona identificada por el chavismo como una colaboradora del gobierno estadounidense con doble nacionalidad venezolana-norteamericana pide a un “asesor externo” de Guaidó entregar el Esequibo a empresas transnacionales. Las dos personas involucradas en esa llamada, Vanessa Neumann y Manuel Avendaño, también son investigados por presunta “traición a la patria”, dijo el fiscal.

Avendaño ingresó ayer viernes en la embajada de Chile en Caracas en condición de huésped en busca de protección.

La polémica gira en torno al Esequibo, un territorio rico en minerales con una zona marítima con recursos petroleros, cuya soberanía es un reclamo histórico de Venezuela -que cuenta con la mayor reserva petrolera del mundo- a Guyana.

Venezuela cuestiona un laudo arbitral en París a finales del siglo XIX que concedió el área a la entonces colonia británica. El conflicto volvió a caldearse en 2015, con un hallazgo de petróleo en aguas en disputa.

Guaidó renueva.

En medio de esta ofensiva del régimen contra la oposición, los diputados de los partidos minoritarios de Venezuela, a quienes correspondía asumir la presidencia de la Asamblea Nacional en enero del 2020, anunciaron ayer viernes que cederán su turno para que Guaidó siga dirigiendo el parlamento.

Cuando la oposición venezolana asumió la mayoría del Congreso en 2016, firmaron un acuerdo que decía que en 2020 los diputados de los 17 partidos pequeños asumirían la presidencia del parlamento. Ahora dejarán que Guaidó siga en el cargo.

“Los partidos que asumiremos la presidencia del ente legislativo decimos que lo que está por delante es el interés del país (...) hasta que no cese la usurpación, el presidente de la Asamblea Nacional será Juan Guaidó”, dijo Carlos Berrizbeitia, diputado del partido minoritario Proyecto Venezuela. Agregó que esta decisión será presentada en la sesión de la Asamblea Nacional el martes a fin de que tenga el respaldo de la mayoría de los legisladores.

Guaidó asumió en enero la jefatura de la Asamblea Nacional y luego invocó la Constitución para proclamarse presidente encargo argumentando que Maduro fue reelegido en unos comicios fraudulentos en mayo de 2018.

El primer vicepresidente del Congreso, Edgar Zambrano, está detenido desde mayo, mientras el segundo vicepresidente, Stalin González, forma parte de la delegación que está en la mesa de negociación con el gobierno, bajo la mediación de Noruega. Unos 21 diputados están en embajadas, fuera del país y en la clandestinidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)