Publicidad

Con la migración como máximo problema, Biden y Trump hacen campaña en la frontera con México

El actual presidente y su predecesor saben que definirán, salvo imprevistos, quién será el próximo presidente de Estados Unidos. El tema migratorio pasó a ser clave en la agenda electoral.

Compartir esta noticia
Dos menores y seis adultos fueron rescatados en el río Bravo por autoridades mexicanas
La mayoría de los que intentan cruzar ilegalmente la frontera son centroamericanos.
Foto: EFE

AFP, EFE
Joe Biden y Donald Trump viajarán hoy jueves a la frontera entre Estados Unidos y México, en un intento por ganarse a los votantes en el tema migratorio, decisivo para las presidenciales de noviembre.

Desde que Biden llegó a la Casa Blanca en enero de 2021, un número récord de migrantes y solicitantes de asilo han cruzado la frontera. Esta afluencia masiva se ha convertido en un problema en la campaña de reelección de Biden.

Y Trump, partidario de mano dura, ha amenazado con una “deportación masiva” de migrantes si gana los comicios para detener la “invasión”.

Los migrantes “están matando a nuestra gente, están matando a nuestro país” o “envenenan la sangre” de Estados Unidos, son algunas de las frases que repite en sus discursos.

El demócrata y el republicano visitarán diferentes partes de la frontera en Texas, pero estarán a casi 500 kilómetros uno del otro.

Biden se reuniría con agentes de la patrulla fronteriza, fuerzas del orden y autoridades locales en Brownsville.

Durante una visita a una heladería en Nueva York, este lunes, Biden dijo que no sabía del viaje de Trump. “Planeé (el viaje a Texas) para el jueves, lo que no sabía es que mi buen amigo aparentemente va a ir”, dijo en referencia a Trump.

Biden tampoco dijo si se reunirá con migrantes tras ser criticado por no haberlo hecho la vez anterior. “No voy a anunciarlo antes de tiempo”, dijo en Nueva York.

Una ola de violencia contra migrantes causa alarma en la frontera norte de México
Biden y Trump ganaron el martes sus primarias en Michigan
Foto: EFE

Trump, que irá a Eagle Pass, unos 480 kilómetros al oeste de Brownsville, volvió a arremeter contra la migración.

“Pandillas viciosas y miembros de pandillas están llegando a nuestro país desde Sudamérica, y desde todo el mundo”, dijo Trump.

Los republicanos culpan a las políticas de Biden de favorecer el derecho de asilo para los migrantes, muchos de ellos latinoamericanos.

La Casa Blanca acusa por su parte a los republicanos de sabotear un intento bipartidista de encontrar una solución.

El último proyecto de ley, que se ha estancado en el Senado después de que los republicanos en la Cámara de Representantes amenazaran con echarlo abajo, es “el conjunto de reformas más duras y justas para garantizar la seguridad de la frontera en décadas”, afirmó este lunes un funcionario de la Casa Blanca.

El proyecto de ley establece una “Autoridad de Emergencia Fronteriza”, que permite al presidente y al secretario de Seguridad Nacional prohibir temporalmente que las personas soliciten asilo, con excepciones limitadas, cuando la frontera con México esté colapsada.

El texto también endurece el estándar de las llamadas “entrevistas de miedo creíble”, en las que se evalúa si existe una posibilidad de que la persona sea perseguida o torturada si regresa a su país.

Además, teóricamente reduce el proceso de solicitud de los 5 a 7 años actuales a seis meses.

La inmigración se ha convertido en el problema más importante para los estadounidenses, por encima del manejo del Gobierno y de la economía, según la última encuesta de Gallup publicada este martes.

El sondeo realizado del 1 al 20 de febrero encontró que el 28% de los estadounidenses nombraron la inmigración como el principal problema del país, lo que representa un salto de 8 puntos con respecto a enero pasado, cuando el 20% de los encuestados creía que era el asunto más relevante.

La inmigración no figuraba como el tema principal entre los estadounidenses desde julio de 2019 en la encuesta mensual realizada por Gallup.

En enero, el problema principal para el 21% de los encuestados fue el manejo del Gobierno, pero este mes ocupa el segundo lugar, con un 20% de menciones.

En tercer lugar de importancia se encuentra la economía, con el 12%, la misma cifra de enero pasado.

Los republicanos siguen siendo los que más empujan la balanza hacia la inmigración. En febrero, el 57% de los republicanos dijo que la inmigración era el principal problema, frente al 37% en enero.

Los independientes muestran un repunte, del 16% en enero al 22% de este mes, mientras que no ha habido cambios significativos entre los demócratas (del 9% en enero al 10% en febrero).

La encuesta también arrojó que el 55% de los estadounidenses dice que “el gran número de inmigrantes que ingresan ilegalmente a Estados Unidos” son una amenaza crítica para los intereses vitales del país. El porcentaje supone un récord con respecto al año pasado, cuando el 47% de encuestados opinaron lo mismo. El máximo anterior fue del 50% en 2004.

La visita a Texas se da luego de que tanto Biden como Trump ganaran las primarias de sus respectivos partidos en Michigan el martes.

Biden consiguió el 81,1% de los votos demócratas. Trump, por su lado, ganó Michigan pero con un margen más pequeño que Biden al conseguir el 68,2% de los votos entre los republicanos.

Además

Haley sigue pese a cuatro derrotas seguidas

¿Estrategia política, presión de los donantes o quizás arrogancia? Nikki Haley promete que “la lucha continúa” contra Donald Trump, posicionándose como una opción viable en caso de que la campaña del favorito republicano, repleta de escándalos, implosione.

De las primeras cuatro contiendas por la nominación republicana, Haley no ha obtenido ninguna, incluyendo una vergonzosa paliza de 20 puntos el sábado en su estado natal, Carolina del Sur, donde además fue gobernadora. Haley insiste en que la mayoría de votantes se opone a una revancha entre el candidato del “caos” Trump y el presidente Joe Biden.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad