ELECCIONES

Escrutinio oficial en Bolivia: Luis Arce ganó con el 55,1% de los votos

Arce, delfín político del exmandatario Evo Morales, obtuvo el 55,1% de los votos, frente al 28,8% de Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana.

Arce asumirá a mediados de noviembre el gobierno en Bolivia. Foto: EFE
Arce asumirá a mediados de noviembre el gobierno en Bolivia. Foto: EFE

Bolivia concluyó ayer viernes el escrutinio de los comicios del domingo, en los que Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), ganó sorpresivamente en primera vuelta.

Arce, delfín político del exmandatario Evo Morales, obtuvo el 55,1% de los votos, frente al 28,8% de Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana. En tercer lugar quedó Luis Fernando Camacho (Creemos) con 14%.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, adelantó que Arce y el nuevo Congreso -renovado íntegramente el domingo-, asumirán sus funciones “en el transcurso de la primera quincena de noviembre”, pero no dio una fecha exacta.

Arce, de 57 años, fue el ministro de Economía del gobierno de Morales (2006-2019).

Sectores de derecha conmocionados por el sorpresivo veredicto de las urnas han salido a protestar para denunciar un supuesto “fraude”. Sin embargo, las misiones de observadores electoral internacionales han afirmado que el proceso fue limpio. El domingo votaron 6,4 millones de los habilitados, una participación récord del 88,4% de los 7,3 millones de inscritos.

Regreso de Evo Morales.

Tras la victoria de Arce, Evo Morales, exiliado en Argentina, insiste en que volverá en cualquier momento a Bolivia, pero su partido, el MAS, parece no tener como prioridad su regreso, al menos públicamente. “El MAS nos está demostrando que en Bolivia hay más masismo que evismo”, expresó a EFE el analista Marcelo Arequipa.

La posible vuelta de Morales a Bolivia genera rechazo en una parte de la población, que aún tiene fresco el supuesto fraude electoral de las elecciones de 2019 a favor del expresidente.

Evo Morales siguió las elecciones desde Argentina. Foto: AFP.
Evo Morales siguió las elecciones desde Argentina. Foto: AFP.

A juicio de Arequipa, esa situación ha hecho que la imagen de Morales y su liderazgo se “agote” y marcar un distanciamiento con el exmandatario es una decisión “saludable” para su partido, porque el proyecto político está “por encima de los intereses de una persona”.

De la misma manera, el analista Carlos Cordero comentó a EFE que uno de los desafíos de Arce será marcar una diferencia en la forma de gobernar, una que no sea “autoritaria” o “confrontacional” como la de su antecesor, sino una más bien conciliadora y enfocada en resolver las múltiples crisis que vive el país, en especial la económica.

“Si Luis Arce quisiera fusionarse para ser una continuidad del Gobierno de Evo Morales en el estilo de gobernar, podría despertar el descontento de los electores que lo llevaron al poder”, reflexionó Cordero.

Si el expresidente vuelve al país, deberá presentarse ante la Justicia boliviana para defenderse de casos en los que se le acusa de supuesto genocidio, terrorismo, sedición, fraude electoral y estupro, entre otros.

Sin embargo, Morales ya anticipó que ahora tiene la posibilidad de regresar a Bolivia “sin mucho problema”, ya que la “treintena” de casos abiertos en su contra “se van a caer” tras la victoria de su partido.

Arequipa sostuvo que si el Gobierno de Arce le da “impunidad” a Morales, estaría cometiendo un “error catastrófico”.

Evo Morales dejó Bolivia el 11 de noviembre del año pasado rumbo primero a México y desde diciembre está en Argentina, tras renunciar al perder el apoyo de los militares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados