CAMPAÑA ELECTORAL

Elecciones en EE.UU.: Trump vuelve a agitar posible fraude con el voto por correo

“Sería muy, muy apropiado si se declarara un ganador el 3 de noviembre, en lugar de contar las papeletas durante dos semanas, lo cual es totalmente inapropiado”, dijo Trump en la Casa Blanca.

Trump ha sugerido repetidamente que un aumento en la votación por correo conduciría a un fraude electoral. Foto: AFP
Trump ha sugerido repetidamente que un aumento en la votación por correo conduciría a un fraude electoral. Foto: AFP

Donald Trump volvió a agitar ayer martes la polémica en torno al voto por correo para las elecciones de la próxima semana. La votación anticipada, tanto por correo como anticipada en persona, se ha disparado a niveles récord debido a la pandemia del COVID-19.

El enorme caudal de papeletas por correo podría demorar días o semanas en contabilizarse, lo que significa que podría no declararse un ganador la noche del 3 de noviembre, cuando cierran las urnas. “Sería muy, muy apropiado si se declarara un ganador el 3 de noviembre, en lugar de contar las papeletas durante dos semanas, lo cual es totalmente inapropiado”, dijo Trump en la Casa Blanca antes de partir para un mitin en Michigan. “Veremos qué pasa”.

Trump ha sugerido repetidamente que un aumento en la votación por correo conduciría a un fraude electoral, aunque los expertos dicen que esto sería muy improbable.

La votación por correo es algo de larga data en las elecciones estadounidenses. Aproximadamente una de cada cuatro papeletas se emitió de esa manera en 2016.

Los demócratas están votando anticipadamente en mayor número que los republicanos este año, según datos de la Universidad de Florida.

Hasta ahora se han emitido más de 68,5 millones de votos, lo que se acerca a la mitad del total de votos de 2016.

"Charlatanes".

El candidato demócrata Joe Biden tiene una ventaja sobre Trump en las encuestas de opinión nacionales, pero la carrera es más apretada en estados cruciales como Carolina del Norte, Florida y Arizona, donde podrían decidirse los comicios.

Biden hizo una incursión en un tradicional territorio republicano ayer martes al visitar Georgia, un estado donde no gana un candidato demócrata desde 1992. “Me postulo como un demócrata orgulloso, pero gobernaré como presidente estadounidense. Trabajaré con demócratas y republicanos. Trabajaré tan duro por los que no me apoyan como por los que lo hacen. Es el trabajo de un presidente”, dijo.

Biden habló en un mitin en Warm Springs, en la casa de vacaciones del expresidente Franklin Delano Roosevelt, el demócrata que dirigió la nación durante la Gran Depresión y durante la Segunda Guerra Mundial.

Joe Biden. Foto: AFP.
Joe Biden. Foto: AFP.

Biden quiso perfilarse como el heredero de Roosevelt y prometió que ayudará a Estados Unidos a superar este difícil momento histórico, definido por la polarización política, la pandemia y las protestas contra el racismo.

“Una y otra vez a lo largo de nuestra historia, hemos visto charlatanes, estafadores y falsos populistas que buscaban jugar con nuestros miedos, que apelan a nuestros peores instintos y usan las costras de nuestras heridas más antiguas para su propio beneficio político. Aparecen cuando la nación ha sido golpeada de la manera más fuerte y cuando somos más vulnerables”, dijo.

Su discurso estuvo lleno de referencias a su fe católica y, citando una reciente encíclica del papa Francisco, pidió amparo ante el “populismo falso” que apela a los instintos “más bajos y egoístas”.

En otra muestra de confianza para Biden, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg dijo ayer martes que gastará alrededor de 15 millones de dólares en publicidad televisiva en Texas y Ohio en los próximos días para apoyarlo.

Supervivencia económica.

La campaña 2020 ha sido diferente a cualquier otra, debido a la pandemia de coronavirus, que hasta ahora ha matado a más de 225.000 estadounidenses.

Trump visitó ayer martes Nebraska, Michigan y Wisconsin, estos últimos dos estados donde ganó por estrechos márgenes en 2016 pero ahora las encuestas de intención de voto lo muestran por detrás de Biden.

“¡Estas elecciones son una cuestión de supervivencia económica para Michigan!”, clamó Trump durante un mitin en el aeropuerto de Lansing, la capital estatal.

El presidente argumentó que sus políticas comerciales traerán nuevas inversiones a la industria del automóvil de esa región y prometió que protegerá la fragmentación hidráulica o “fracking”, una controvertida técnica de extracción de gas y petróleo que tiene un peso importante en Michigan y otros estados claves, como Pensilvania.

Trump volvió a acusar a Biden de querer “abolir la industria petrolera” y prohibir el fracking, a pesar de que el demócrata repetidamente ha negado su intención de restringir esa práctica.

Michigan tiene una importancia especial para el mandatario porque, en 2016, fue el primer candidato republicano en ganar ese estado desde 1988.

Tensión en Filadelfia.

En la recta final de la campaña electoral, un fantasma agita la política estadounidense: la posibilidad de que resurjan las movilizaciones raciales después de que en Filadelfia un hombre negro con problemas mentales fuera abatido por la policía.

A finales de mayo, la muerte de George Floyd, un afroestadounidense asfixiado por un policía en Minnesota, desató una ola de protestas no vista en décadas.

Policías en la noche del lunes en Filadelfia, Estados Unidos. Foto: Reuters
Policías en la noche del lunes en Filadelfia, Estados Unidos. Foto: Reuters

En la noche del lunes, cientos de personas protestaron en las calles de Filadelfia, en medio de los cuestionamientos a la policía. En los disturbios nocturnos, cerca de 30 policías resultaron heridos, incluyendo un agente que fue atropellado.

Otros hechos similares que fueron denunciados por el movimiento Black Lives Matter (“Las vidas de los negros importan”) generaron respuestas divergentes de los candidatos.

Obama: “la Casa Blanca es una zona de guerra”

Como parte del impulso final en esta semana previa a las elecciones, la senadora demócrata y aspirante a la Vicepresidencia, Kamala Harris, protagonizó ayer martes dos eventos en Nevada; mientras que el expresidente Barack Obama acudió al estado clave de Florida, donde se burló del presidente Donald Trump y arremetió contra él por el manejo de la pandemia.

“Déjenme decir una cosa, -empezó- yo he vivido en la Casa Blanca durante un tiempo. ¿Saben? Es un ambiente controlado. En la Casa Blanca, puedes tomar medidas para evitar ponerte enfermo. Excepto este tipo (Trump), que parece incapaz de hacerlo. Ha convertido la Casa Blanca en una zona de guerra”, se mofó Obama. Las encuestas dan al demócrata Joe Biden primero con un 52,1% de la intención del voto popular, mientras que Trump acumula el 43%, según la media ponderada que elabora la web especializada FiveThirtyEight.

Seis datos clave sobre la campaña electoral

participación
Con el voto en la mano y la mascarilla -aunque no es el caso de la señora de la foto-, los bolivianos volvieron a las urnas un año. Foto: Reuters
105 millones de votantes
En 2016 cerca de 139 millones de estadounidenses sufragaron, con 33 millones de votos por correspondencia. Este año la participación total podría sumar 150 millones de personas y la mitad podrían ser emitidos anticipadamente.
voto por correo
Florida, estado clave para las elecciones en Estados Unidos, abrió ayer el período de voto anticipado. Foto: AFP
Extendido por la pandemia
Nueve estados y la capital, Washington DC, envían automáticamente votos por correspondencia a todos los electores. En otros, es responsabilidad del votante pedirlos. Este año por la pandemia, más estados lo habilitaron.
escrutinio
voto en estados unidos
Según voto directo o por correo
Los votos en los recintos electorales son contados automáticamente y los resultados son anunciados en horas o incluso minutos después de que cierren las urnas. Los votos por correo implican un proceso más lento en cada estado.
servicio postal
Servicio postal de Estados Unidos. Foto: Archivo El País
Posible cuello de botella
El primer cuello de botella puede darse en el Servicio Postal, que ha sufrido recortes de personal y de presupuesto, que algunos denuncian como un intento de los republicanos para perjudicar el voto por correo.
posible batalla legal
Biden y Trump. Foto: AFP
Impugnación en estados clave
En estados clave donde podría decidirse la elección, ambos partidos han reforzado sus equipos legales. Trump ya ha advertido que no confía en los votos enviados por correos que sean recibidos después del día de la elección.
1% de votos rechazados
Servicio postal de Estados Unidos. Foto: Archivo El País
Elecciones de 2016
En 2016, cerca del 1% de los votos enviados por correo fueron rechazados, una cifra que se espera aumente este año. Esto podría implicar cientos de miles de votos disputados. La elección de 2000 se decidió por 537 votos.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados