Publicidad

El huracán Otis dejó al menos 27 muertos, destrucción y cortes de luz en su paso por México

El gobierno mexicano dio a conocer el primer reporte de fallecidos en la mañana de este jueves, puesto que la ciudad de Acapulco, donde afectó mayormente, estaba incomunicada desde el martes.

Compartir esta noticia
Afectaciones en Acapulco, México, tras el paso del huracán Otis.
Afectaciones en Acapulco, México, tras el paso del huracán Otis.
Foto: EFE

AFP / EFE
El huracán Otis, que golpeó al Pacífico mexicano como categoría 5, la máxima de la escala Saffir-Simpson, dejó al menos 27 muertos, cuatro desaparecidos, hoteles y comercios parcialmente destruidos y comunidades sin luz e incomunicadas.

Este es el primer reporte de fallecidos dado que la zona afectada había estado prácticamente incomunicada desde la medianoche del martes, cuando se empezaron a resentir los vientos de Otis, de 270 km/h.

"Lamentablemente se recibió el reporte del gobierno del estado y del municipal de 27 personas fallecidas y cuatro desaparecidas", dijo la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, durante la conferencia de prensa presidencial.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los fallecidos son "básicamente en Acapulco" y que tres de los desaparecidos son militares. "Quienes perdieron la vida fue por el efecto del huracán", dijo, al detallar que los vientos derrumbaron prácticamente todos los árboles y numerosos postes, además de que se reportaron caídas de estructuras de casas. Anunció que establecerán un puente aéreo para hacer llegar ayuda para la población y materiales para restablecer los servicios.

Afectación de viviendas en Acapulco, México, tras el paso del huracán Otis.
Afectación de viviendas en Acapulco, México, tras el paso del huracán Otis.
Foto: EFE

Las comunicaciones telefónicas empezaban a reanudarse durante la mañana de este jueves 26 de octubre mientras la autopista del Sol, la vía más rápida desde Ciudad de México a Acapulco, fue reabierta al tránsito.

También se reportaron importantes daños en la infraestructura del popular balneario, que cuenta con cerca de 780.000 habitantes, la mitad de ellos aún con cortes de luz debido a que se colapsaron 58 torres de alta tensión.

Destrucción y saqueos

Una de las principales avenidas del puerto permanecía cubierta de barro mientras decenas de personas caminaban ante la ausencia de transporte público. Otros intentaban infructuosamente tomar un taxi.

"Tuvimos que cerrar las puertas con lo que encontramos para que no volaran los cristales. Nos tocó ver cómo arrastraba carros y postes. El piso de la clínica se movía", dijo un ciudadano que se encontraba en un centro médico de Acapulco.

Un equipo de la AFP que recorría la zona costera de Acapulco este jueves, observó a decenas de personas entrando a comercios abandonados y saqueando sus productos. Muchos de ellos, ya se encontraban sin mercancías.

Una persona llevándose botellas en un comercio de Acapulco tras el paso del huracán Otis.
Una persona llevándose botellas en un comercio de Acapulco tras el paso del huracán Otis.
Foto: AFP

Durante la mañana, elementos del Ejército trabajan en desalojar de fango, escombros y árboles caídos las calles.

La fuerza de los vientos fue tal que consiguió voltear y arrastrar vehículos, como un camión de carga que quedó tirado en una avenida o un automóvil que llegó hasta el lobby de un lujoso hotel en medio de vidrios y escombros.

Punta Diamante, la zona más lujosa y moderna del puerto y donde se erigen hoteles y edificios de departamentos de una veintena de pisos, es una de las más afectadas, con las paredes de varios pisos derribadas por el poderío de Otis.

La ocupación turística de Acapulco, que cuenta con unos 20.000 cuartos de hotel, estaba al 50%, según autoridades, por lo que dejó a miles de turistas varados. El gobierno estatal informó que 80% de los hoteles sufrieron daños y que dispusieron unos 40 ómnibus para hacer traslados gratuitos.

El aeropuerto del puerto quedó "destrozado", dijo López Obrador al detallar que las aerolíneas han ofrecido trasladar a los turistas desde la terminal aérea de Zihuatanejo, localizada a 225 kilómetro.

Otis fue un fenómeno inédito

El mandatario reconoció que el impacto de Otis, el más poderoso huracán que golpeó a Acapulco, fue sorpresivo. "Fue muy desastroso lo que padeció Acapulco (...) la gente se resguardó, se protegió, por eso afortunadamente no fueron más las desgracias, las pérdidas de vidas humanas", añadió.

El fenómeno rompió el récord de intensificación para un fenómeno similar en México, por crecer de tormenta tropical a huracán categoría 5 en menos de 12 horas, según informó la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, en la rueda de prensa matutina del gobierno. "De vientos de 64 kilómetros por hora creció a 270 kilómetros por hora", explicó. La marca previa era de 24 horas, que tuvo el paso del huracán Patricia en 2015.

Por sus amplias líneas costeras en el Pacífico y el Atlántico, México es uno de los países más vulnerables al embate de huracanes, con al menos una decena de fenómenos climatológicos al año.

Norma, que llegó a ser categoría 3, dejó el lunes pasado tres muertos ya degradada a tormenta tropical en el estado Sinaloa (en el noroeste).

Hace dos semanas, Lidia, que alcanzó categoría 4, dejó al menos dos muertos en los estados occidentales de Jalisco y Nayarit.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

México

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad