LA NUEVA "GUERRA FRÍA"

EE.UU. sanciona a China por ley de seguridad para Hong Kong

Trump firmó una resolución prohibiendo la entrada a Estados Unidos de “ciudadanos extranjeros desde China” identificados “como potenciales riesgos a la seguridad”.

Trump camino a la conferencia en la Casa Blanca donde hizo los anuncios sobre China. Foto: Reuters
Trump camino a la conferencia en la Casa Blanca donde hizo los anuncios sobre China. Foto: Reuters

La tensión entre Estados Unidos y China sigue aumentando. Ayer viernes el presidente Donald Trump anunció que impondrá sanciones a funcionarios del régimen chino y que ha ordenado a su Gobierno “eliminar las excepciones que dan a Hong Kong un trato diferente y especial” respecto al de China, incluidos los beneficios arancelarios.

Las medidas forman parte de la respuesta de Estados Unidos a la aprobación este jueves por parte de la Asamblea Nacional Popular china de la controvertida ley de seguridad nacional para Hong Kong, que a juicio de Trump “extiende el alcance del aparato de seguridad de China a lo que era un bastión de libertad”.

“Esto es una tragedia para el pueblo de Hong Kong, el pueblo de China y el mundo”, dijo Trump en una declaración a la prensa sin preguntas desde la Casa Blanca.

Trump firmó una resolución prohibiendo la entrada a Estados Unidos de “ciudadanos extranjeros desde China” identificados “como potenciales riesgos a la seguridad”.

Además, prometió que su Gobierno desarrollará opciones para “sancionar a los funcionarios de la República Popular China implicados directamente en la erosión de la autonomía de Hong Kong y la asfixia de la libertad” en esa ciudad semiautónoma china. “Nuestras acciones serán fuertes, nuestras acciones serán significativas”, advirtió.

Este miércoles, el secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró que el Gobierno estadounidense había dejado de considerar autónomo a Hong Kong respecto al resto de China, debido al avance de la controvertida ley de seguridad.

Eso sentó las bases para el anuncio de este viernes de Trump, que ordenó “comenzar el proceso para eliminar las excepciones” por las que Estados Unidos concede a la excolonia británica de Hong Kong “un trato diferente y especial” respecto a China.

Esa medida sería un gran golpe para Hong Kong, que es un importante centro financiero y comercial no solo a nivel regional, sino también global; y podría suponer un castigo severo a China, que usa ese territorio para hacer negocios con otros países.

Hong Kong ha estado hasta ahora exento de los aranceles impuestos por Trump a los productos chinos en el marco de la guerra comercial.

La polémica ley china castiga la secesión, la subversión del poder del Estado, el terrorismo y actos que pongan en riesgo la seguridad nacional y la injerencia extranjera, en tanto permite a sus agencias de seguridad operar abiertamente en Hong Kong.

En las manifestaciones contra el régimen chino en Hong Kong, la gente recibía un mensaje que les decía qué sabían dónde estaban. Foto: Reuters
En las manifestaciones contra el régimen chino en Hong Kong, la gente recibía un mensaje que les decía qué sabían dónde estaban. Foto: Reuters

Poco antes de los anuncios de Trump, Estados Unidos y Reino Unido habían urgido a China a dar marcha atrás en la ley que afecta la autonomía de Hong Kong. El reclamo fue en una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por ellos.

China recuperó Hong Kong en 1997, pero prometio mantener a esa excolonia británica bajo un estatuto especial que ahora abandona con la nueva ley de seguridad. “Esperamos que el gobierno chino haga una pausa y reflexione sobre las serias y legítimas preocupaciones que esta propuesta (ley) ha planteado tanto en Hong Kong como en todo el mundo”, dijo Johnathan Allen, de la representación de Reino Unido ante la ONU.

Unión Europea replantea su relación con China

La Unión Europea expresó ayer viernes su “grave preocupación” por la ley china de seguridad para Hong Kong, luego de una videoconferencia de los 27 ministros de Asuntos Exteriores del bloque. “Creemos que esto amenaza seriamente con socavar el principio de un país, dos sistemas”, dijo el jefe de la diplomacia de la UE, el español Josep Borrell, en referencia a la autonomía de Hong Kong. “Nuestra relación con China se basa en el respeto y la confianza mutuos, pero esta decisión lo pone en duda”, agregó. “La autonomía de Hong Kong se ha visto realmente debilitada por esta decisión”, concluyó Borrell.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados