vea el video

Donald Trump se postula a la Presidencia de EE.UU.

Donald Trump, uno de los mayores magnates de Estados Unidos, anunció ayer su postulación a la Presidencia presentándose como "el gran líder que EE.UU. necesita".

Flanqueado por su numerosa familia, el acaudalado empresario de 69 años formalizó su candidatura a lo que ya se ha convertido en una de las primarias más reñidas de la historia política del país. El Partido Republicano cuenta ya con 12 postulantes.

"Damas y caballeros, estoy oficialmente entrando en la carrera para presidente de Estados Unidos, y vamos a hacer nuestro país grande de nuevo", afirmó ayer Trump en un acto en la Trump Tower, uno de los rascacielos que posee en Manhattan, Nueva York, bajo el lema de campaña "Hagamos América Grande otra vez".

"El sueño americano está muerto. Pero si gano lo construiré de nuevo, más grande y mejor que nunca antes", afirmó Trump ante centenares de asistentes al acto, que corearon "queremos a Trump" a lo largo de los 45 minutos de discurso.

Trump hizo alarde de su fortuna neta, que cifró en 8.737 millones de dólares, y presumió de ser el candidato que no necesitará pedir dinero para su campaña, por lo que no tendrá que cumplir con intereses ajenos una vez llegue a la Casa Blanca. "No necesito el dinero de nadie. Voy a usar mi propio dinero, porque soy realmente rico, por cierto", remarcó, entre vítores de sus seguidores que se congregaron alrededor de la planta baja del rascacielos, con pancartas que decían "Yo creo en Trump", "Queremos un país más fuerte" y "Queremos trabajos". El millonario combinó en su mitin una propuesta de política económica basada en la creación de empleo —recordó que a lo largo de su carrera ha sido el jefe de varios miles de personas— con un agresivo discurso de política exterior, un tema en el que parte con ventaja por ser un "gran negociador".

"La gente no puede tener trabajo porque China tiene nuestros trabajos, y México tiene nuestros trabajos", aseveró. "Nuestro país tiene un serio problema, ya no tenemos victorias. ¿Cuándo fue la última vez que alguien nos vio ganar a China en un tratado comercial? Nos asesinan. Yo gano a China todo el rato".

Donald Trump junto a su familia. Foto: Reuters.
Donald Trump junto a su familia. Foto: Reuters.

"Voy a recuperar nuestros trabajos de China, de México, de Japón, de tantos sitios. Voy a devolver nuestros trabajos y voy a devolver nuestro dinero", prometió Trump, con traje azul oscuro, corbata roja y la bandera de EE.UU. en la solapa.

Trump, de 69 años, lanzó duras críticas a los inmigrantes mexicanos e indicó que si llega a la Casa Blanca construirá un "gran, gran muro" en la frontera sur y hará "que México lo pague". "México no es nuestro amigo", insistió ante sus seguidores, la gran mayoría jóvenes. "Cuando México nos envía a su gente no nos está enviando a los mejores. Están enviando gente que tiene muchos problemas y los están trayendo con ellos. Traen drogas, crimen, son violadores", opinó.

Al ritmo de "Rockin In The Free World", de Neil Young, y del brazo de su tercera esposa, Melania, de 45 años, Trump bajó las escaleras de la torre que lleva su nombre como una verdadera estrella televisiva.

Hizo gala de su experiencia en el concurso "The Apprentice", creado como ejemplo de un empresario de éxito, y fue presentado por su hija Ivanka, quien lo retrató como "un líder que predica con el ejemplo".

Entre otras ideas que piensa llevar a la carrera presidencial, Trump aseguró que "nadie será más duro contra el Estado Islámico" como él, que reafirmará su relación con Israel y que protegerá el derecho de los estadounidenses a tener armas propias. En lo interno, mostró su fuerte oposición a "la gran mentira" de la política sanitaria del presidente Barack Obama y consideró que su experiencia en el sector inmobiliario le permitirá construir nuevas infraestructuras para que EE.UU. no parezca una nación "tercermundista".

Las encuestas no lo ayudan a Trump.

Combativo, intenso y orgulloso de la fortuna que ha acumulado en su vida, Donald Trump, de 69 años, dio un salto definitivo a la política después de cinco años coqueteando con la idea de aspirar a la Casa Blanca. Se lo pensó en 2010, para competir en los comicios de 2012, que ganó Barack Obama para su segundo mandato. Pero al final rechazó la idea porque, entre otras cosas, las encuestas lo ubicaban en el nivel más bajo de los posibles candidatos. Ahora sí se decidió Donald Trump a dar este paso, pero el escenario que tiene ante sí es tan malo como entonces, si no peor. De momento, y a no ser que haya nuevas fichas, tendrá que competir con 11 aspirantes más para conseguir la candidatura presidencial del Partido Republicano, incluido otro integrante de la dinastía Bush, Jeb, que ya aparece como favorito.

Pero las encuestas siguen siendo muy desfavorables para Trump. La más reciente, de la Universidad de Monmouth, difundida el lunes, le daba un 2% de simpatías entre los votantes republicanos, muy por debajo del favorito provisional, Ben Carson, que tiene el 11%. La personalidad de Trump, su carácter ríspido y su inclinación a adoptar posturas que no son "políticamente correctas", lo sitúan a la cabeza de los sondeos, pero de las opiniones desfavorables del votante republicano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º