LA NUEVA GUERRA FRÍA

En clima de alta tensión, funcionarios de EE.UU. se retiran del consulado en China

La decisión de cerrar el consulado estadounidense en Chengdu constituye “una respuesta legítima y necesaria a las medidas no razonables de Estados Unidos”, dijo el gobierno chino.

Un funcionario se apresta a retirar la insignia oficial del edificio del Consulado de Estados Unidos. Foto: AFP
Un funcionario se apresta a retirar la insignia oficial del edificio del Consulado de Estados Unidos. Foto: AFP

Los funcionarios del consulado de Estados Unidos en Chengdu, en China, hicieron sus maletas ayer sábado, un día después de recibir la orden de Pekín, en respuesta al cierre de la misión diplomática china en Houston y en medio de acusaciones mutuas de espionaje dignas de la Guerra Fría.

La insignia nacional del edificio, situado en esta ciudad de 16 millones de habitantes en el suroeste de China, fue retirada y maletas y cajas de mudanza salían del edificio ayer sábado a primera hora, según comprobaron periodistas de la AFP.

La representación diplomática de Estados Unidos en China comprende la embajada en Pekín, cinco consulados en China continental (Cantón, Shanghái, Shenyang, Chengdu, Wuhan) y uno en Hong Kong.

El de Chengdu, inaugurado en 1985, cubre el suroeste de China, incluida la región autónoma del Tíbet.

La decisión de cerrar el consulado estadounidense en Chengdu constituye “una respuesta legítima y necesaria a las medidas no razonables de Estados Unidos”, recalcó el ministerio de Relaciones Exteriores de China en un comunicado. “Algunos empleados del consulado de Estados Unidos han realizado actividades que van más allá de sus funciones, se han inmiscuido en los asuntos internos de China y han puesto en peligro la seguridad e intereses chinos”, acusó ante la prensa el portavoz del ministerio, Wang Wenbin.

Acusaciones de espionaje.

En las últimas horas, la Casa Blanca pidió a Pekín que ponga fin a sus “actos nefastos” en lugar de lanzarse a tomar represalias, aunque evitó mencionar una posible respuesta al cierre de su consulado en China.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, declaró el jueves que el consulado de China en Houston era “un centro de espionaje” chino y “de robo de propiedad intelectual”.

El martes, el gobierno de Donald Trump dio 72 horas a los diplomáticos chinos para desalojar su misión en Houston, polo mundial de investigación médica y biológica.

El viernes, empleados de la misión diplomática llenaron camiones de mudanza y limpiaron la sede diplomática, bajo la mirada de la policía y gritos de reprobación de manifestantes.

Funcionarios chinos desalojando ayer el consultado en Houston. Foto: Reuters
Funcionarios chinos desalojando el consultado en Houston. Foto: Reuters

Horas después, agentes estadounidenses entraron en el edificio tras abrir la puerta con herramientas, según comprobó una periodista de la AFP.

Por la noche, un portavoz del Departamento de Estado confirmó que el consulado había sido “cerrado”.

La sanción de Estados Unidos llegó después de que dos ciudadanos chinos fueran inculpados de piratería informática, de intentar robar informaciones sobre una futura vacuna contra el COVID-19.

Sin embargo, funcionarios estadounidenses dijeron el viernes que el cierre del consulado no responde a un caso específico. “En un momento dado hay que decir ‘basta””, dijo un alto responsable del departamento de Estado.

Por su parte, un funcionario del Departamento de Justicia agregó que la medida era un “mensaje” a otros diplomáticos chinos, para que “paren” su espionaje.

La tensión entre China y Estados Unidos, ya alimentada por las disputas comerciales y las acusaciones mutuas sobre el origen de la pandemia de COVID-19, ha aumentado en las últimas semanas con la imposición por parte de Pekín de una ley de seguridad nacional en Hong Kong. Asimismo, los dos países están en disputa por las nuevas redes de tecnología 5G que transformarán las comunicaciones y trasmisión de datos en el mundo.

Además, Estados Unidos acusa a Pekín de violación de los derechos humanos contra la minoría uigur en Xinjiang, en el noroeste de China.

Pompeo pidió el jueves a las “naciones libres” del mundo que logren una victoria sobre la “nueva tiranía”, encarnada, según él, por la China comunista.

“La situación actual de las relaciones bilaterales no corresponde a los deseos de China, y Estados Unidos es el único responsable”, respondió el gobierno chino.

Admite acción de espionaje

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que Wei Yeao, también conocido como Dickson Yeo, ciudadano de Singapur, reconoció que había establecido una compañía falsa de consultoría para recabar información sobre el gobierno de Estados Unidos y empleados militares en una comparecencia ante un tribunal en Washington DC.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados