La situación es desesperante

Brasil moviliza tropas ante la crisis por ola migratoria

25.000 venezolanos desbordan servicios y acampan en la fronteriza Boa Vista.

Movilización: efectivos brasileños están en la zona fronteriza con Venezuela para reforzar la seguridad ante la ola de migrantes que causa una crisis humanitaria. Foto: EFE
Efectivos brasileños están en la zona fronteriza con Venezuela para reforzar la seguridad ante la ola de migrantes que causa una crisis humanitaria. Foto: EFE

La crisis que golpea a Venezuela, con escasez de alimentos y medicamentos y la inflación dispara —llegará a 1.000.000% este año, estima el Fondo Monetario Internacional— provocó la salida del país de 2,3 millones de habitantes en los últimos dos años y genera una crisis humanitaria que tiene su impacto principal en las zonas fronterizas de Brasil y Colombia.

Ante la situación de riesgo existente, ll presidente de Brasil, Michel Temer, autorizó anoche el uso de tropas del Ejército en el estado de Roraima, fronterizo con Venezuela, para garantizar la seguridad ante la llegada de miles de inmigrantes venezolanos en los últimos meses. Las Fuerzas Armadas brasileñas ya estaban presentes en Roraima al participar en la "Operación Acogida", de carácter humanitario y que atiende a los venezolanos que huyen de la crisis política, económica y social que vive su país y deciden rehacer sus vidas en Brasil.

El mandatario firmó, sin embargo, un decreto a través del cual garantiza las condiciones para que el Ejército actúe también en operaciones relacionadas con la seguridad en Roraima, uno de los estados más pobres del país y que se ha visto desbordado por el éxodo de venezolanos, según las autoridades regionales.

Urgencia.

El decreto estará vigente hasta el próximo 12 de septiembre, según se recoge en el documento firmado por Temer, cuyo mandato expira el 1 de enero de 2019, cuando entregará el poder al vencedor de las elecciones de octubre. "Autorizo el empleo de las Fuerzas Armadas" para "ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los inmigrantes venezolanos que huyen de ese país en busca de refugio" en Brasil, expreso Temer en un pronunciamiento en Brasilia. Explicó que tomó esa decisión para complementar las acciones sociales que promueve el Gobierno central en Roraima ante el "flujo cada más intenso" de inmigrantes de la nación caribeña.

También indicó que con esas medidas intentan "minimizar los impactos del desastre humanitario", "resultado de las pésimas condiciones de vida al que está sometido el pueblo venezolano".

"Es preciso encontrar urgentemente un camino para mudar esa situación. Vamos a analizar todos los esfuerzos en todos los foros internacionales para alterar ese cuadro dramático. Vamos a buscar apoyo en la comunidad internacional para apoyar medidas diplomáticas firmes que solucionen este problema", expresó.

Espera: venezolanos hacen cola en la frontera de Perú y Ecuador. Foto: Reuters
Espera: venezolanos hacen cola en la frontera de Perú y Ecuador. Foto: Reuters

Presión.

Roraima, estado brasileño fronterizo con Venezuela, ha sentido el mayor impacto de las crisis de Venezuela. De acuerdo con la Policía Federal (PF) de Brasil, desde comienzos de 2015 hasta junio de este año, 56.740 venezolanos solicitaron refugio o residencia en Brasil, aunque es difícil precisar cuántos permanecen en el país.

Según la última estimación de la alcaldía de Boa Vista, capital de Roraima, a 200 km de la frontera, unos 25.000 venezolanos están instalados actualmente en la ciudad, lo que equivale al 7,5% de su población total, de más de 300.000 habitantes.

Muchos fueron alojados en una decena de refugios gestionados por el Ejército brasileño, la agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) y ONG, pero cerca del 10% (2.500) todavía duerme en la calle. Muchos acampan durante meses en esquinas y terrenos baldíos, viviendo de donaciones de comida y ropas. La ola de inmigrantes buscando atención médica y servicios básicos puso bajo presión a los hospitales y escuelas de la ciudad, así como al saturado mercado de trabajo.

La disputa por camas de hospital y puestos de trabajo, así como el incremento de la delincuencia en determinadas regiones de Boa Vista y la fronteriza Pacaraima han generado una situación de tensión.

Acción en Perú previene riesgo a salud pública y saneamiento

El gobierno de Perú declaró la emergencia, por un periodo de 60 días, en distritos de la frontera con Ecuador por el peligro inminente de afectación a la salud y saneamiento ante el incremento de la migración venezolana.

De acuerdo con el decreto supremo publicado en el diario oficial El Peruano, la declaratoria de emergencia regirá en los distritos de Aguas Verdes y Zarumilla, en la provincia de Zarumilla, y en el distrito de Tumbes, en la región del mismo nombre, donde se encuentra el paso fronterizo con Ecuador y las oficinas binacionales de Migraciones.

El gobierno regional de Tumbes y el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), vieron superada su capacidad de respuesta ante el ingreso de miles de venezolanos en los días previos al 25 de agosto, cuando comenzó a exigirse el pasaporte para entrar en Perú. La llegada fue alentada por la posibilidad de solicitar el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) que les permite trabajar y residir legalmente. Podrá ser tramitado sólo hasta el 31 de diciembre. Perú es el segundo país que alberga a más inmigrantes venezolanos, con alrededor de 400.000 llegados en el último año, pero solo unos 75.000 tienen el PTP, mientras que otros 100.000 están en trámite.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)