El nuevo gobierno en Brasil

Bolsonaro inició transición con las primeras polémicas

Recibe críticas a la fusión de ministerios y a sus ideas contra la delincuencia.

Bolsonaro, con un chaleco antibalas, observa un espectáculo en su honor en Río de Janeiro. Foto: Reuters
Bolsonaro, con un chaleco antibalas, observa un espectáculo en su honor en Río de Janeiro. Foto: Reuters

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, inició el proceso de transición con el actual mandatario, Michel Temer, en medio de una polémica por su plan para fusionar algunos ministerios y del anuncio a cuentagotas de su gabinete.

El proceso de transición comenzó con la reunión que tuvieron ayer miércoles en Brasilia el ministro de la Presidencia de Temer, Eliseu Padilha, con el diputado Onyx Lorenzoni, el principal colaborador de Bolsonaro y quien ya fue confirmado como ministro de la Presidencia de la administración que asumirá el 1 de enero próximo.

Pese a que Padilha y Lorenzoni ya avanzaron en algunos asuntos, el futuro ministro aclaró que el proceso de transición solo comenzará formalmente la próxima semana, probablemente el martes, cuando Bolsonaro se reunirá en Brasilia con Temer.

Lorenzoni reiteró que el equipo económico será comandado por Paulo Guedes, a quien Bolsonaro ya confirmó como titular de Economía, una supercartera que fusionará los ministerios de Hacienda, Planificación y Desarrollo e Industria.

Pero los primeros nombres sobre el futuro Gabinete y el lento anuncio de ministros generaron polémicas. Bolsonaro anunció el martes que, para cumplir su promesa de reducir el tamaño del Estado y los gastos públicos, reducirá el número de ministerios desde los actuales 29 hasta unos 15 o 16.

Paulo Guedes, futuro ministro de Economía de Brasil. Foto: Reuters.
Paulo Guedes, futuro ministro de Economía de Brasil. Foto: Reuters.

Además de la fusión de tres ministerios en la cartera de Economía, también serán fusionados Agricultura y Medioambiente.

La desaparición del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio fue duramente criticada por las patronales, principalmente la de los industriales, debido a que esta cartera era su principal vocera en los diferentes gobiernos.

La fusión de los ministerios de Agricultura y Medioambiente fue criticada por los actuales titulares de ambas carteras. "Lamento la decisión por considerar que eso generará pérdidas incalculables para los productores rurales de Brasil", aseguró el ministro de Agricultura, Blairo Maggi.

El ministro considera que los países importadores de alimentos pueden imponer restricciones comerciales a Brasil, uno de los mayores exportadores mundiales del sector, en represalia por políticas perjudiciales al medioambiente.

Ello debido a que, como han alertado las organizaciones ecologistas, el Ministerio responsable por incentivar la agricultura y la pecuaria será el mismo encargado de conceder licencias ambientales para la producción en áreas de preservación.

"El nuevo ministerio tendrá dificultades operacionales que podrían resultar en daños para ambas agendas", afirmó por su parte el ministro de Medioambiente, Edson Duarte, que se dijo "sorprendido y preocupado" con la decisión.

"La tenemos (la presidencia) al alcance, es verdad", dijo Bolsonaro. Foto: EFE
Foto: EFE

En medio de esas polémicas, Bolsonaro advirtió ayer que en su Gobierno no habrá "condenados por corrupción" y que seguirá anunciando personalmente, en las redes sociales, los otros miembros de su gabinete. "Cualquier información más allá de eso es pura especulación y sin credibilidad", dijo.

Bolsonaro confirmó que el astronauta Marcos Pontes, el único brasileño que ha viajado al espacio, será su ministro de Ciencia y Tecnología. Pontes es el cuarto ministro hasta ahora confirmado, además de Lorenzoni, Guedes y del general de la reserva del Ejército Augusto Heleno Ribeiro, que será responsable de Defensa.

El futuro mandatario también ha expresado su interés de poder contar con el juez Sergio Moro, responsable de la operación anticorrupción Lava Jato, como ministro de Justicia.

Francotiradores.

Las propuestas de Bolsonaro para combatir la delincuencia siguen siendo las que levantan más polémicas. Ayer se supo que francotiradores podrían comenzar a ser utilizados por la policía para matar a sospechosos que porten fusiles en las favelas de Río de Janeiro, según una propuesta del gobernador electo de ese Estado, que fue apoyada por el futuro ministro de Defensa de Brasil.

"Es una reacción necesaria a la exhibición ostentosa de armas de guerra en las manos, muchas veces, de jóvenes" en Río de Janeiro, afirmó el general retirado Augusto Heleno, designado ministro de Defensa.

Foto: Wikimedia Commons
Foto: Wikimedia Commons

En declaraciones a Radio Nacional, Heleno defendió el endurecimiento de las medidas contra el crimen frente a la ola de violencia que azota a Brasil.

El país registró el año pasado 63.800 muertes violentas, 30,8 por cada 100.000 habitantes, aunque en Río la tasa es de 40,4/100.000, según la ONG Foro de Seguridad Pública.

Criticada inmediatamente por organizaciones de derechos humanos, la propuesta fue lanzada por el gobernador electo de Río, Wilson Witzel.

La idea, explicó, es que la policía entrene a comandos de élite para matar a "criminales" que lleven armas largas. "Prefiero defender agentes en los tribunales que ir a su funeral. El policía será defendido (...), lo que me incomoda es ver a un bandido con el fusil en la calle", sostuvo Witzel.

Su iniciativa coincide con el programa de Bolsonaro de radicalizar el combate a la delincuencia, mediante la flexibilización del porte de armas y garantías jurídicas para los policías. Amnistía Internacional cuestionó que Witzel pretende otorgar una licencia para matar a "personas que estén armadas", aun sin que amenacen de forma inminente a otras.

El general Heleno insistió en que la propuesta puede resultar tan efectiva como en Haití, donde comandó las tropas de la misión de la ONU para la estabilización del país caribeño.

Ciro Gomes: "Fuimos traicionados por Lula"

El centroizquierdista Ciro Gomes, tercero en la primera vuelta de las presidenciales brasileñas, acusó al Partido de los Trabajadores (PT) de Luiz Inácio Lula da Silva de haber propiciado la victoria de Jair Bolsonaro.

Ciro Gomes. Foto: AFP
Ciro Gomes. Foto: AFP

"El PT eligió a Bolsonaro", sentenció Gomes en una entrevista con el diario Folha de S.Paulo divulgada ayer miércoles. "El lulopetismo se convirtió en un caudillismo corrupto y corruptor que creó una fuerza antagónica que es la mayor fuerza en Brasil hoy", agregó Gomes, del Partido Demócrata Trabalhista (PDT).

Gomes, un exministro de Lula, de 60 años, obtuvo el 12,5% de los votos en la primera vuelta, detrás de Bolsonaro (46%) y de Fernando Haddad (29%).

En un primer momento, declaró su "apoyo crítico" a Haddad pero emprendió un viaje a Europa, sin implicarse en la campaña.

Ya de regreso, un día antes del balotaje del domingo pasado, evitó apoyar explícitamente a Haddad y pareció posicionarse como líder de una futura oposición. "Lo que Brasil precisa a partir del lunes es construir un gran movimiento" que "defienda la democracia" y proteja "los derechos" de los más pobres", declaró.

"No declaré el voto por Haddad porque no quiero hacer más campaña por el PT (...). Fuimos miserablemente traicionados por Lula y sus secuaces", dijo Gomes.

Preocupa presión sobre los medios
Los brasileños votaron por el ultraderechista Jair Bolsonaro, y ahora esperan ansiosos los primeros anuncios, en especial en economía y seguridad. Foto: AFP

Asociaciones de periodistas repudiaron el tono agresivo del presidente electo Jair Bolsonaro contra medios de comunicación de Brasil.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó ayer miércoles en un comunicado su "preocupación" por las declaraciones de Bolsonaro. "Nos preocupa que el presidente electo no trace una distinción entre Gobierno y Estado, al manifestar que usaría la administración pública para castigar a los medios que le resulten incómodos", dijo la presidenta de la instancia, María Elvira Domínguez.

Por su lado, la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji) manifestó su "aprensión" ante las amenazas de Bolsonaro de castigar con cortes de publicidad institucional a la prensa "que se comporte de forma indigna", según afirmó el lunes en una entrevista con TV Globo.

Bolsonaro trabó una batalla frontal con el diario Folha de S. Paulo, que publicó un reportaje sobre el uso ilícito de WhatsApp para difusión de propaganda electoral y noticias falsas.

"Ese diario se acabó (...) . En lo que de mí dependa, la prensa que se comporte de forma indigna no tendrá recursos del gobierno federal", advirtió el presidente electo de Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)