DESPUÉS DE LA TRAGEDIA

Beirut cuenta sus muertos tras la explosión en el puerto y recibe la visita de Macron

El presidente francés propuso a los libaneses un nuevo “pacto político” y “reformas indispensables” para luchar contra la corrupción.

Macron recorrió las zonas afectadas por las explosiones y se mezcló con la multitud. Foto: Reuters
Macron recorrió las zonas afectadas por las explosiones y se mezcló con la multitud. Foto: Reuters

Decenas de personas siguen desaparecidas en Beirut tras las explosiones que causaron al menos 137 muertos y 5.000 heridos en la devastada capital libanesa, donde el presidente francés Emmanuel Macron pidió ayer jueves al gobierno “reformas indispensables” y un “nuevo pacto político” para evitar el “hundimiento” del país.

Las explosiones, provocadas por un incendio en un depósito del puerto donde se guardaban desde hace seis años 2.700 toneladas de nitrato de amonio, también dejaron unas 300.000 personas sin casa, mientras continúa la búsqueda de decenas de personas.

“Líbano no está solo”, tuiteó Macron a su llegada al aeropuerto de Beirut, donde fue recibido por el presidente libanés Michel Aoun.

Macron se dirigió primero al puerto y luego al barrio de Gemmayze, devastado por la tragedia y donde enfrentó a una multitud enojada con la clase política libanesa, que apenas ha cambiado desde el final de la guerra civil (1975-1990), y a la que acusa de corrupción. “El pueblo quiere que caiga el régimen”, coreaban los habitantes.

El presidente francés, con una mascarilla, respondió que iba a proponer “un nuevo pacto político” y pidió “cambiar el sistema, terminar con las división y luchar contra la corrupción”.

“Les voy a proponer un nuevo pacto político y volveré el 1 de septiembre y si no saben cumplir, asumiré mis responsabilidades con ustedes”, afirmó.

Macron dijo que Francia, que ejerció un mandato sobre Líbano desde la década de 1920 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, quiere “organizar la cooperación europea y más ampliamente la ayuda internacional”.

También se reunió con el primer ministro Hassan Diab y el jefe del Parlamento Nabih Berri, y con los representantes de los principales partidos políticos, incluido el Hezbolá.

Varios países ya han enviado socorristas y material para hacer frente a la emergencia después de la doble explosión. La Unión Europea anunció una ayuda de emergencia por 33 millones de euros (unos 40 millones de dólares).

Explosión en Beirut. Foto: AFP
Explosión en Beirut. Foto: AFP

El viaje al Líbano de Macron ha sido recibido con críticas en Francia, donde políticos de distintos partidos subrayaron que él no tiene “legitimidad” para erigirse como “salvador” de los libaneses.

“Independientemente de lo que se piense de los dirigentes libaneses, ¿qué legitimidad para presentarse como salvador?”, indicó en Twitter el líder socialista Olivier Faure, que dijo estar “perplejo” con el discurso de Macron allí.

“Advierto contra la injerencia en la vida política del Líbano. No será aceptada. El Líbano no es un protectorado francés. Alerto a los libaneses sobre las reformas de Macron: proteged las reivindicaciones de vuestra revolución ciudadana”, apuntó también en Twitter el líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

En esa misma línea se expresó el vicepresidente de la ultraderechista Agrupación Nacional, Jordan Bardella, que afirmó que aunque el apoyo de Francia al pueblo libanés “no se discute”, “el espectáculo arrogante y moralizador que ha ofrecido Emmanuel Macron es indecente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados