QUÍMICA

Para qué se usa en Uruguay el nitrato de amonio, que causó la explosión en Beirut

La sustancia es utilizada para muchos fines: en Uruguay, por ejemplo, se usa para fertilizar los suelos.

Explosión en Beirut. Foto: AFP
Explosión en Beirut. Foto: AFP

Una explosión, decenas de muertos, miles de heridos y desaparecidos. La tragedia ocurrida esta semana en Beirut, Líbano, hizo que el mundo entero hable del nitrato de amonio (NH4NO3), una sustancia que a pesar de ser poco nombrada, es bastante común.

La explosión ocurrió el martes en la zona del puerto de la capital libanesa y, según las autoridades, todo indica que se originó por un “material altamente explosivo” que estaba en el lugar. Puntualmente, se trataba de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que estaba allí al menos desde 2014.

Desde los laboratorios hasta los suelos.

El investigador Leopoldo Suescun, químico y docente de la Universidad de la República, explicó a El País que el nitrato de amonio es una sal que tiene múltiples usos y es más común de lo que puede parecer.

En Uruguay, por ejemplo, se utiliza mucho como fertilizante de suelos.
También tiene usos en laboratorios como ocurre en la Facultad de Química: “Suelo preparar materiales con una técnica en la que uso nitrato de amonio para lograr una reacción rápida y a alta temperatura, pero localizada, para formar materiales que luego tienen otras aplicaciones”, dijo.

“No es que trabajo con el nitrato de amonio por el nitrato de amonio en sí mismo, sino que este tiene una utilidad química”, agregó.

Pero, en realidad, es una sal supercomún. Se usa mucho porque es uno de los fertilizantes “más ricos” en nitrógeno. Es fácilmente soluble en agua, por lo que se disuelve y se puede regar con él, siendo muy efectivo, “ya que devuelve el nitrógeno a la tierra, que es tan importante para el crecimiento de las plantas”, explicó.

El experto en química señaló que no es peligroso mientras se encuentre a temperatura ambiente y en condiciones normales: “Es más, ni siquiera es demasiado tóxico. Lo es como cualquier otro químico en estado puro pero, por ejemplo, si uno ingiere un poco por error no se va a morir”.

El docente aclaró que el problema se daría por “un exceso de contacto”, pero insistió en que como producto químico es muy común.

Lo que hay que saber es que es un material que no se puede trabajar a altas temperaturas y que hay que mantenerlo controlado, “porque cuando se descompone lo hace de manera violenta”.

En Uruguay, por ejemplo, Industria Sulfúrica S.A. (ISUSA) vende nitrato de amonio en bolsas de 50, de 500 o 1.000 kilos o a granel.

En la ficha técnica del producto se detalla entre los principales usos la refertilización de cultivos como, por ejemplo, avena, trigo, cebada, sorgo, maíz, etc. Y se describen algunos de los cuidados que deben ser tenidos en cuenta, tanto en el transporte como en el almacenamiento. Entre otras recomendaciones, se establece que el nitrato de amonio es incompatible con sustancias combustibles, orgánicas o reductoras, por lo que no hay que almacenarlas ni transportarlas juntas. Tampoco se puede fumar cerca del material. El lugar en que se vaya a guardar debe ser un espacio fresco y bien ventilado.

La causa de muchas explosiones.

El nitrato de amonio ha sido causante de muchas explosiones en distintas partes del mundo. La última, hasta el martes pasado, había sido en agosto de 2015 en el puerto de Tianjin, China.

La negligencia parece ser el denominador común a la hora de encontrar explicaciones, ya que los cuidados que este material debe tener son conocidos por quienes lo manejan.

“Se descompone muy rápido, sobre todo cuando hay grandes cantidades y está en condiciones inapropiadas”, sostuvo Suescun, quien añadió: “El nitrato de amonio se vuelve líquido a los 160°C, bastante antes de descomponerse, ya que se descompone a 250°C. El líquido fluye, la sustancia se empieza a fundir y deja de ser tan peligroso”. Entonces, si está contenido, dentro de un edificio o una habitación sin contacto con otros materiales, no sería un gran problema.

Para que haya una explosión, sostuvo el docente, la mayor parte del el nitrato de amonio tiene que haber entrado en contacto con alta temperatura rápidamente. No es que se queme todo junto, sino que alcanza con que una parte comience a quemarse para que la reacción se esparza con velocidad.

Así lo explica el experto: “Como libera mucho calor al descomponerse, calienta rápidamente todo lo que está alrededor. Empieza con un granito que se descompone y libera calor y este descompone cuatro granitos y así sucesivamente. Es una reacción en cadena. Empieza una y en un segundo hay millones de descomposiciones y una gran cantidad de calor liberado”.
De todas maneras, detalló que cuando el nitrato de amonio se descompone genera gases que no son nocivos: “Agua, oxigeno y nitrógeno, los tres componentes más importantes de la atmósfera”.

La onda expansiva que se generó en Beirut.

La explosión del martes en Beirut generó una enorme onda expansiva y las imágenes del momento dieron la vuelta al mundo en minutos.

Los comentarios en redes sociales hablaban del “Hiroshima” libanés o de una “bomba atómica”, por la espectacularidad de la situación.

Suescun explicó por qué esta explosión generó una nube, una especie de “hongo” que se esparció violentamente sobre gran parte de la ciudad: “El ruido que se escucha al momento de la explosión es por la misma reacción que el que se se puede escuchar cuando explota un ‘chaski boom’, por ejemplo, solo que en este caso a una escala monstruosa. Pero la nube que se generó, esa especie de hongo, es debido a que la atmósfera del lugar es muy húmeda. En un lugar seco no se hubiera visto esa nube; sí hubiera sido una explosión horrible igualmente, pero no se habría visto la nube”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados