LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

Avanza la vacuna contra el COVID-19: inician primeras pruebas en Brasil

Brasil se convertirá así en el primer país en iniciar las pruebas en humanos fuera del Reino Unido para comprobar la eficacia de la inmunización contra el coronavirus.

Muestras de sangre de personas sospechosas de tener coronavirus. Foto: AFP
EE.UU. seleccionó cinco proyectos finalistas para desarrollar la vacuna contra el COVID-19. Foto: AFP

Estados Unidos ya tiene a sus cinco finalistas en la carrera para desarrollar una vacuna contra el COVID-19, y uno de ellos, el proyecto de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AztraZeneca, comenzará a ser testeado en los próximos días en Brasil.

Según informó ayer miércoles el diario The New York Times, los cinco proyectos seleccionados por el gobierno estadounidense son los de las compañías Moderna, Johnson & Johnson, Merck y Pfizer, y el de la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

Las farmacéuticas que están compitiendo por desarrollar una vacuna y que no fueron seleccionadas por el Gobierno estadounidense, de acuerdo al diario, son la francesa Sanofi y las estadounidenses Novavax e Inovio Pharmaceuticals.

La vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, será probada en un grupo de 2.000 personas en Brasil, el segundo país con más casos de coronavirus del mundo.

Brasil se convertirá así en el primer país en iniciar las pruebas en humanos de la vacuna de la Universidad de Oxford fuera del Reino Unido, de acuerdo con un comunicado de la Universidad Federal de San Pablo (Unifesp).

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil autorizó el estudio la noche del martes y esta semana debe comenzar la selección de voluntarios en San Pablo y Río de Janeiro.

“Podrán postularse personas entre 18 y 55 años, profesionales del área de la salud y personas con altas probabilidades de infección, que trabajan en sectores como limpieza y apoyo en las estructuras que están atendiendo a los pacientes con COVID-19”, dijo la rectora de la Unifesp, Soraya Smaili.

La aplicación de las vacunas está prevista para comenzar entre la segunda y la tercera semana de junio.

El plazo para observar el resultado es de aproximadamente doce meses, “por tratarse de una situación emergencial”, aclaró Smaili, acotando que “normalmente sería de 12 a 18 meses”.

Hay cinco estudios habilitados en humanos para desarrollar una vacuna contar el COVID-19. Foto: EFE
Foto: EFE

“Es una estrategia muy importante en este momento cuando la pandemia está ocurriendo en todo el mundo y está en fase de ascenso en Brasil, estamos en la fase de aceleración del contagio de la curva epidemiológica”, dijo Smaili.

“Lo más importante es realizar esa etapa de estudio ahora, cuando la curva epidemológica todavía es ascendente”, explicó por su lado en un comunicado la doctora Lily Yin Weckx, investigadora principal del estudio.

A la espera de la llegada del pico entre junio y julio, Brasil es hoy el segundo país del mundo con mayor número de contagios de COVID-19 (555.383), solo por detrás de Estados Unidos, y el cuarto en fallecidos (31.199), según el último balance del Ministerio de Salud.

En San Pablo, el epicentro de la pandemia en Brasil, las pruebas serán conducidas por el Centro de Referencia para Inmunobiológicos Especiales (CRIE) de la Unifesp, coordinado por Weckx y contará con el apoyo financiero de la Fundación Lemann, del multimillonario brasileño Jorge Paulo Lemann.

De acuerdo con la Unifesp, los resultados de los tests serán fundamentales para el registro de la vacuna en el Reino Unido, previsto para finales de este año y que dependerá de la conclusión de los estudios realizados en todos los países participantes.

Actualmente, hay unas 10 vacunas que se están probando en humanos, incluido el proyecto del laboratorio de la compañía estadounidense Pfizer, que desarrolla su proyecto junto al laboratorio alemán Biontech.

También se están haciendo ensayos clínicos con humanos en cuatro laboratorios en China, dos de la compañía Sinopharm, uno de Sinovac y otro de la Academia de Ciencias Médicas de China.

Por su lado, Francia, Alemania, Italia y Holanda acordaron formar una “alianza” con el objetivo de lograr producir una posible vacuna contra COVID-19 en Europa, anunciaron ayer miércoles las autoridades neerlandesas.

Los cuatro países “exploran de manera conjunta diversas iniciativas prometedoras y mantienen conversaciones con varias empresas farmacéuticas”, señaló en un comunicado el ministerio de Salud Pública holandés.

El objetivo de esta “alianza por una vacuna inclusiva” es poder producirla en territorio europeo, allí donde sea posible, señaló el ministerio.

Varios países están trabajando para tener rápidamente una vacuna eficaz. Foto: Reuters
Varios países están trabajando para tener rápidamente una vacuna eficaz. Foto: Reuters

“Alemania, Francia, Italia y Holanda están convencidos en cuanto a que un resultado exitoso requiere estrategias e inversiones comunes”, añadió la fuente. La alianza tiene también como objetivo garantizar que se pueda contar con un número suficiente de dosis disponibles para la Unión Europea y otros países de bajos recursos, sobre todo de África.

“También aspira a poder acordar con las empresas farmacéuticas que una vacuna debe ser algo por completo accesible”, de modo que las personas “más vulnerables” puedan beneficiarse de esta, señalaron autoridades holandesas.

Los desarrolladores e investigadores están buscando puntos de acceso del COVID-19 donde la enfermedad aún está en aumento, como América Latina y África, para probar vacunas experimentales a medida que los casos disminuyen en Europa y otros lugares. El virus ha infectado a más de 6,4 millones de personas y mató a más de 380.000 en todo el mundo.

Johnson pide vacunar a 300 millones de niños

El primer ministro británico, Boris Johnson, hizo ayer miércoles un llamamiento a la comunidad internacional para recaudar al menos 7.400 millones de dólares (6.585 millones de euros) para vacunar a 300 millones de niños en países en desarrollo de enfermedades como la polio, la difteria y el sarampión.

El Reino Unido auspicia hoy jueves una cumbre virtual de la Alianza Mundial para la Inmunización y la Vacunación en la que tienen previsto participar representantes de 50 países. El Gobierno británico se ha comprometido a donar 377 millones de euros durante los próximos cinco años. Johnson aseguró que el respaldo a la “inmunización rutinaria” en los países más pobres contribuirá a mejorar sus sistemas de salud y permitirá que afronten con mayores recursos la pandemia de COVID-19. “Los expertos en sanidad alertan de que si dejamos que el coronavirus se extienda por los países en desarrollo eso podría provocar futuras oleadas de infección que llegarían al Reino Unido”, afirmó.

Preocupación por América del Sur y Central
Coronavirus. Foto: AFP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó ayer miércoles que la evolución de la pandemia de coronavirus es muy preocupante en Sudamérica y Centroamérica, donde el ritmo de aumento diario de casos confirmados se sigue acelerando.

“Estamos especialmente preocupados por Sudamérica y Centroamérica, donde muchos países están viendo la aceleración de epidemias”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Desde hace algunas semanas el número de casos diarios que se registran (en el continente americano) es más alto que en todo el resto del mundo”, indicó en una conferencia de prensa virtual.

La tendencia es opuesta en Europa, donde este martes se reportó el número más bajo de casos desde el 22 de marzo.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, detalló la situación en Latinoamérica, elogiando primero la forma en que “los países pequeños y del Caribe han logrado contener el virus”, con la excepción de Haití, cuya situación se considera grave por la fragilidad del país y porque el virus se ha propagado en grupos vulnerables.

De Sudamérica, el experto dijo que resulta inquietante la intensidad con la que el virus se está transmitiendo, muy en particular en Brasil y Perú.

Si bien los gobiernos de Brasil y Perú asumieron posiciones diferentes ante la llegada del coronavirus y adoptaron igualmente medidas muy distintas, ambos han resultado hasta ahora los países de la región con el mayor número de casos.

Mientras el Gobierno brasileño optó en las primeras semanas de la epidemia por restarle importancia, Perú tomó rápidamente medidas de contención.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados