Publicidad

Patricia Bullrich y Mauricio Macri hablaron tras un nuevo cortocircuito por Javier Milei en plena campaña

El expresidente había expresado que esperaba que haya cooperación entre la coalición opositora y los libertarios en el Congreso, gane quien gane; la candidata lo llamó para aclarar la situación.

Compartir esta noticia
Macri Bullrich
Tensión entre Bullrich y Macri por el juego ambiguo del expresidente argentino
Foto: Ricardo Pristupluk/La Nación

Matías Moreno - La Nación/GDA
Juntos por el Cambio (JxC) sufre un nuevo cortocircuito cuando faltan menos de veinte días para votar en Argentina. La candidata presidencial Patricia Bullrich criticó hoy a Mauricio Macri después de que el exmandatario argentino asegurara que esperaba que la coalición opositora acompañe los proyectos “razonables” de Javier Milei en el Congreso en caso de no ganar las elecciones nacionales del 22 de octubre próximo.

“Considero que no es conveniente en este momento que Mauricio Macri diga una cosa así. Cuando tenemos un punto fundamental para nosotros, no es el momento de discutirlo”, enfatizó Bullrich en diálogo con la radio Urbana Play.

Es que la exministra considera que el sustento legislativo es uno de los principales activos de JxC en la pulseada electoral con Milei para cosechar adhesiones en el universo antikirchnerista. "Yo me las peleo. Estoy con todos los gobernadores, intendentes y diputados y senadores de nuestra fuerza, que estamos trabajando de manera absolutamente unida”, subrayó la aspirante presidencial.

Molesta e incómoda con la actitud del expresidente, Bullrich llamó a Macri para debatir el tema y aclarar la situación. “Fue un malentendido. Ya está aclarado”, dijeron cerca de la exministra de Seguridad. El creador del PRO le explicó que le había respondido sobre una repregunta y que había subrayado que creía que JxC iba a ganar la elección. “Me aclaró que en todo momento habló del rol de JxC. No hay dos opciones para el cambio, hay una sola”, aseguró hoy en Radio Rivadavia.

En el comando de campaña de Bullrich intentan aplacar el conflicto. Decidieron que evitarán hacer comentarios. “Hay diálogo entre ellos”, repiten. Entre los laderos de Macri en el PRO creen que la exministra cometió un error estratégico al darle mayor visibilidad a los dichos del expresidente en el tramo final de la campaña. “Fue innecesario”, dicen.

Pese a los intentos por exhibir armonía y cohesión interna, la tensión subterránea entre Macri y Bullrich permanece latente. Quienes tratan a menudo al fundador del PRO sugieren que se siente marginado de la campaña. De hecho, no pudieron coordinar una visita conjunta a Córdoba. Varios macristas aseguran que le avisaron 24 horas antes. “Ella lo quiere tapar y ocultar. Y lo necesitamos en los últimos días de campaña hablando bien de Patricia”, afirma un dirigente fiel a Macri en el PRO. Cerca de Bullrich, en cambio, aseguran que la figura de Macri es importante para consolidar el voto duro.

Al presentar su libro Para Qué en el Instituto de Políticas de la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, Macri ratificó ayer su respaldo a la candidatura presidencial de Bullrich y auguró un triunfo de JxC. Dijo que el riesgo más grande que enfrenta Milei es que no tiene una estructura política para gobernar. “Milei no tiene gobierno atrás para liderar semejante cambio. Necesitas al menos 4.000 personas con conocimiento del Estado. No estás heredando el Estado suizo, sino una jungla con todos los fanáticos de La Cámpora”, describió.

No obstante, Macri afirmó que anhela que JxC acompañe en el Congreso las reformas razonables de Milei en caso de que Bullrich no venza en las urnas. “Vamos a ganar. Pero, en caso de que eso no pase y gane él las elecciones, espero que nuestra coalición apoye cualquier reforma razonable en el Congreso para que la Argentina deje atrás este sistema tramposo en el que estamos atrapados. Y como nosotros vamos a ganar, los liberales también nos van a ayudar a nosotros para aprobar los proyectos”, apuntó Macri en la charla con estudiantes en Harvard. La frase cayó como una bomba en el campamento de JxC.

Bullrich se enteró del comentario que había hecho Macri mientras leía el diario. “Estamos en el medio de una pelea electoral, no me parece que podamos discutir eso en este momento, porque justamente nuestra fortaleza es la capacidad parlamentaria”, puntualizó la postulante presidencial.

Y agregó: “Discutiré con Mauricio Macri sobre por qué hace una definición de este tipo, en un momento en el que nosotros estamos en una lucha diferente”.

En el entorno de Macri consideran que los dichos del expresidente -que viajaba por estas horas a Guatemala para participar de un foro- fueron sacados de contexto. Deslizan que Bullrich no leyó ni escuchó la respuesta completa. Y argumentan que el fundador del PRO volvió a cuestionar a Milei por su falta de espalda política y equipos para apalancar transformaciones. Machacan con que Macri cree que las mayoría de las propuestas del libertario -como la dolarización, los vouchers educativos y el cierre del Banco Central- no son razonables o viables para el contexto actual del país.

Hoy, Fernando De Andreis, uno de los colaboradores más cercanos de Macri, salió a poner paños fríos: “En primer lugar, cualquiera que haya visto la conferencia habrá registrado su apoyo contundente a Patricia”, indicó. Y destacó que Macri descartó acompañar a Milei en un eventual gobierno y que resaltó que el libertario es un candidato “aislado”.

Patricia Bullrich
Patricia Bullrich. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Desencuentros

Este no fue el primer cortocircuito entre Bullrich y el expresidente desde que comenzó la campaña para las elecciones generales. De hecho, el discurso del fundador del PRO en el búnker de JxC en Parque Norte en la noche de las PASO del 13 de agosto le había generado un fuerte disgusto a Bullrich. Ese día, después de que Milei sacudiera el tablero con su triunfo en las primarias, el exmandatario dijo que el líder de La Libertad Avanza era “parte del cambio” y celebró que el kirchnerismo haya quedado relegado al tercer lugar.

Esa postura ambigua de Macri desconcertó a la exministra. El punto más álgido de tensión fue cuando Milei reveló que pensaba convocar al cofundador de Cambiemos en un eventual gobierno suyo para ofrecer un cargo de súper-embajador. Desde el exterior, el expresidente evitó salir al cruce y delegó en Fernando de Andreis la respuesta al libertario. Horas después, retuiteó un video del PRO en respaldo a Bullrich.

La postulante presidencial y Macri hablaron durante esos días para apaciguar las aguas y acercar posturas con el objetivo de aunar fuerzas para la campaña, pero las tensiones aún no se disiparon. Por caso, Macri regresó al país y criticó con dureza a los radicales que responden a Martín Lousteau por dar quorum en Diputados durante la sesión en que se aprobó la reforma de Ganancias impulsada por Sergio Massa. “El populismo es contagioso”, lanzó desde Córdoba, adonde había viajado para colaborar con la campaña de Bullrich. En esa provincia JxC requiere recuperar votos para tener chances de llegar al balotaje.

El dardo de Macri a los radicales díscolos alteró a Bullrich. Es que ella necesita minimizar los ruidos internos y mantener unida la tropa en su cruzada por reconquistar votos para entrar a la segunda vuelta. “Hablé con Macri y le dije no es hora de salir a generar problemas ni críticas”, reveló la exministra en una entrevista que concedió a CNN. “[Macri] dijo que sí, que era importante no meter ruido en el medio de esta campaña”, completó Bullrich.

La ruptura entre Jorge Macri y Lousteau en la Ciudad, cuna del macrismo, es otro factor de preocupación para Bullrich. “Es un error que el PRO se cierre así en la Capital”, aseguran en la mesa chica de la exministra.

A la candidata presidencial de JxC también le había generado escozor que Macri haya sugerido que había un pacto secreto entre Massa y Milei. La exministra lo llamó apenas se enteró de los dichos. El expresidente le hizo saber que no había denunciado ningún acuerdo y que sus declaraciones habían sido sacadas de contexto. Alcanzaron un mini-tregua. Incluso, Macri comenzó a criticar con mayor ahínco a Milei. Sugirió que no tenía experiencia o equipos ni músculo político como Bullrich para impulsar reformas estructurales. La acompañó en la presentación de su libro y presenció el ensayo final de la exministra para el debate presidencial. Entre los leales de Macri en el PRO tomaron nota de que Bullrich no defendió al expresidente de las críticas de Massa o Milei en el debate y que, en cambio, salió a respaldar a Gerardo Morales, jefe de la UCR, blanco de los dardos de Myriam Bregman por la “represión” social en Jujuy. “Lo mataron a Macri durante todo el debate y no lo defendió, pero se lanzó arriba de la granada de Morales”, se lamentó un macrista.

Sin embargo, Bullrich y Macri no volvieron a sintonizar la misma frecuencia ni a actuar de forma coordinada después de las PASO. Cuando Horacio Rodríguez Larreta era el rival, ambos obraban en tándem. Pero las heridas que provocó la victoria de Milei y el doble juego de Macri aún no cierran.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad