MISTERIO

Nuevo documento confirma presencia de criminal nazi

Aribert Heim habría vivido en Paysandú desde fines de los ‘40 hasta 1966.

Ficha consular de calificación. Foto: Héctor Amuedo.
Solicitud de permiso para ingresar desde Uruguay a Brasil del Dr. Enrique Klugkist, quien se cree era en realidad Aribert Heim. Foto: Héctor Amuedo.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Un documento inédito podría resolver el misterio del comentado y nunca demostrado pasaje del médico nazi Aribert Heim por Paysandú. Semanas atrás, la escritora uruguaya radicada en Estados Unidos Marice Ettlin Caro, autora de un libro de reciente publicación La Quinta Columna Nazi en el Uruguay, le preguntó al investigador -también compatriota- Héctor Amuedo si conocía el nombre falso que habría usado Heim durante su estadía en nuestro país. Tenía en su poder un nuevo documento que podía echar luz sobre la vida del fugitivo bajo una identidad falsa.

Amuedo, quien ha aportado en los últimos años datos relevantes sobre la fuga de los nazis hacia el Río de la Plata y en particular sobre la vida de postguerra del “Angel de la muerte” Josef Mengele, le proporcionó el nombre de Enrique Klugkist.

El hombre en cuestión trabajó muchos años en el hospital de Paysandú. Y es otro médico, el sanducero Washington Lanterna, quien lo relacionó por primera vez con el criminal de guerra nazi en su libro Debido al Pueblo, historia del hospital de Paysandú. Lanterna y algunos de sus colegas, al ver viejas fotos de Aribert Heim, identificaron a Klugkist con el llamado “Doctor muerte”.

Aribert Heim. Foto: Héctor Amuedo.
Aribert Heim. Foto: Héctor Amuedo.

“Al poder ver, por primera vez, una fotografía en primer plano del famoso Enrique Klugkist (que podría compararse con fotos conocidas de Aribert Heim mediante software de reconocimiento facial) y al mostrar su firma, cuya escritura puede ser sometida a una pericia caligráfica, se posibilita finalmente resolver el enigma de si era o no el sádico médico del campo de concentración austríaco de Mathausen. El mérito es todo de Marice Ettlin Caro, quien buscó y halló esa documentación hasta hoy desconocida”, declaró Amuedo a El País.

CAZADOR DE NAZIS.

La historia de Heim fue resumida en un artículo publicado por El País el 10 de setiembre de 2009, en donde se señala que en 1997 el legendario cazador de nazis Simon Wiesenthal escribió una carta a Montevideo, al entonces senador colorado Nahum Bergstein. Le pedía un favor muy especial: que enviara en misión confidencial a un investigador a Fray Bentos y Paysandú, porque sospechaba que un médico austríaco, criminal de guerra y en ese entonces el segundo nazi más buscado del mundo, vivía o había vivido en alguna de esas ciudades uruguayas. Su nombre completo era Aribert Ferdinand Heim.

En otras misivas y conversaciones telefónicas, Wiesenthal le explicó a Bergstein que su sospecha se argumentaba en movimientos bancarios de Uruguay a Austria, donde vivía una hija de Heim; en informaciones filtradas de Interpol, y en informes privados. El cazador de nazis estaba convencido de que por lo menos hasta 1983 Heim había estado ejerciendo la medicina en Uruguay con otro nombre. Y quería saber si aún lo hacía en 1997; si se había ido o si había muerto aquí.

Fotografía tomada en Egipto, donde el criminal de guerra nazi vivió con nombre falso. Foto: Héctor Amuedo.
Foto tomada en Egipto, donde el criminal de guerra nazi vivió con nombre falso. Foto: H. Amuedo.

El entonces senador mandó a un detective que buscó en Fray Bentos y Paysandú y trajo algunos nombres, pero la pesquisa se detuvo cuando hubo que comparar las huellas digitales de los sospechosos con las de Heim que había enviado Wiesenthal. “Trabas burocráticas”, explicó el exlegislador, que se lamentó de no haber llegado más a fondo en el caso.

MUERTE EN EGIPTO.

Según Amuedo, Aribert Heim murió en 1992 de cáncer en su habitación del hotel Azahr al Medina, en El Cairo, tras haberse convertido al Islam y adoptar el nombre árabe de Tarek Hussein Farid. “Hay un dato adicional interesante: Heim fue el segundo nazi más buscado luego de Mengele. Y curiosamente, ambos habrían pasado por nuestro territorio”, agregó el investigador.

La crónica de El País de 1997 agrega que, en esa época, había una recompensa de US$ 375.000 por la cabeza de Heim.

Imagen inédita

Los ojos achinados y el labio ¿operado?

El investigador uruguayo Héctor Amuedo entiende que la fotografía del documento tiene elementos como para determinar que el médico Enrique Klugkist, quien trabajó mucho tiempo en Paysandú, era en realidad el criminal de guerra nazi Aribert Heim.

“Marice Ettlin Caro, quien halló el documento, es entre otras cosas genealogista. Y se dedicó a buscar el nombre en sus redes de especialistas en Genealogía. Increíblemente, lo encontró. Si bien la foto está encandilada por un flash (lo cual no permite ver bien algunas facciones y le quita relieve al rostro), la forma poco común de los ojos oblicuos y rasgados (como asiáticos), debido a lo que se conoce como ‘doble párpado’, coincide perfectamente con los de Heim”, dice Amuedo.

El investigador uruguayo Héctor Amuedo. Foto: Héctor Amuedo
El investigador uruguayo Héctor Amuedo. Foto: Héctor Amuedo

“Este documento brasileño demuestra que, efectivamente, en Paysandú vivió y trabajó como médico, a principios de los años ‘60, Enrique Klugkist, a quien algunos de sus colegas en el Hospital de aquella ciudad identificaron con el sádico criminal de guerra nazi. También permite ver, por primera vez, una foto del doctor Klugkist y compararla con fotos conocidas del nazi.

Se pueden comparar los ojos achinados de ambos rostros, la fuerte estructura ósea del cráneo, etcétera. El labio inferior del tal Klugkist aparece exageradamente ancho, como deformado, quizás fruto de una mal realizada cirugía plástica hecha con la finalidad de cambiar algunas facciones para evitar ser reconocido”, indicó

Según Amuedo, la firma en el documento es otro elemento que permitirá comparar la caligrafía de Klugkist con la de Heim.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)