COVID-19 Y EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL

Catedratico afirma que "la sociedad del metro y medio" llegó por un largo período

La población debe prepararse para un nuevo escenario, “una nueva sociedad centrada en lo que se ha llamado la sociedad del metro y medio”, afirma experto.

Imágenes como esa serán habituales por un tiempo largo, dice el profesor Julio Medina. Foto: Francisco Flores
Imágenes como esa serán habituales por un tiempo largo, dice el profesor Julio Medina. Foto: Francisco Flores

El dilema es claro. “¿Por cuánto tiempo se mantienen las restricciones de movilidad para lograr el objetivo de desacelerar la propagación de infecciones por COVID-19 (aplanar la curva)? ¿Cómo evitar que colapse el sistema de salud a la vez que se permite continuar la cadena de suministros y servicios esenciales?”, pregunta el grado 5 de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas, Julio Medina, en un editorial publicado en el último número de la Revista Médica del Uruguay, que edita el Sindicato Médico.

Medina advierte allí que la población debe prepararse para un nuevo escenario, “una nueva sociedad centrada en lo que se ha llamado la sociedad del metro y medio”. Y advierte que el distanciamiento social “será parte de nuestras vidas por un período más o menos prolongado”. ¿Por qué? Si bien los virus pandémicos son imprevisibles, nada indica que este se frenará hasta que un porcentaje importante de la población se haya infectado o exista una vacuna. Como si eso fuera poco, la duración de la inmunidad es una pregunta sin respuesta.

“El mundo entero está aprendiendo sobre la marcha. A medida que pasen las semanas iremos viendo la evolución de la pandemia (…) En estos procesos, donde intervienen componentes físicos y mentales, en general todos estamos involucrados en una causa común, pero a cierta parte del colectivo le cuesta tomar conciencia por el cuidado del otro. Cada persona debe tener reparo sobre el estado de otra y saber que una conducta favorece o perjudica a los demás individuos de la comunidad, eso es tener conciencia social”, opina Medina. Y advierte que la sociedad deberá entender que “hay una razón ética” detrás de todas las medidas, ya sea el distanciamiento social o el autoaislamiento.

Medina recuerda que hasta el momento no hay un tratamiento específico y se están ensayando antivirales en las etapas tempranas e inmunomoduladores en la etapa pulmonar y de hiperinflamación. Según los registros en clinicaltrials.gov al cierre del texto, son 388 los estudios en marcha y algunos arrojarán sus primeros resultados en mayo.

“Como colectivo médico hemos sido capacitados para comprender diferentes realidades sociales, para diagnosticar y tratar las enfermedades, y para prevenirlas en muchos casos, pero no estamos realmente entrenados para una pandemia de este tipo y complejidad. Los individuos de todo el planeta se están enfermando de manera continua y dinámica”, dice el grado 5 en infectología. Y sostiene que esta crisis es de tal magnitud que, por donde se mire, “reina la incertidumbre”.

Controles en los animales

El 60% de los patógenos emergentes o reemergentes comparten un origen común: el reino animal. Eso refuerza el concepto de “una sola salud”, dice Julio Medina, y agrega que debe haber “políticas de control y prevención de patógenos en poblaciones animales y en la interrelación entre el hombre y el ambiente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados