Publicidad

Un 5,52% de las mujeres que fueron madres en 2022 dijeron haber fumado en los tres trimestres del embarazo

La cifra muestra una tendencia a la baja; hace una década el porcentaje era cercano al 10%. Entre los riesgos para el bebé se asocian la disminución de peso y la prematurez.

Compartir esta noticia
Mujer embarazada fumando.
Mujer embarazada fumando.
Foto: Archivo

Una de cada 20 mujeres que fueron madres en 2022 dijo haber fumado en los tres trimestres del embarazo, según reflejan las cifras publicadas por el Sistema Informático Perinatal (SIP) del Ministerio de Salud Pública. A su vez, un 6,67% de las mujeres dijeron haberlo hecho en al menos alguno de los trimestres del embarazo. El 77,47% de las mujeres que fueron madres en 2022 no fumaron de forma activa mientras que en un 10,34% de los casos se carece de datos.

En 2022 Uruguay registró 32.301 nacimientos. Según las estadísticas del SIP, que no cuenta para este análisis con datos del sector público de Florida y Treinta y Tres, fueron 3.702 las madres fumadoras activas durante el embarazo, ya sea en alguno de los trimestres o en el embarazo completo.

Esta cifra de mujeres muestra una baja en relación a años anteriores. En 2021 el porcentaje total (que había fumado en alguno de los trimestres o en todos) fue 12,88% y en 2020 14,17%. La tendencia a la baja es aún más clara comparado una década atrás cuando en 2013 el porcentaje de mujeres que habían fumado durante el embarazo era cercano al 20%.

“Sabemos que fumar es malo para la salud en general y en la embarazada en particular, va en detrimento de la salud materna y de la salud fetal y neonatal, lo que llamamos perinatal”, dijo a El País el presidente de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay, Claudio Sosa, quien agregó que además se trata de efectos dosis-dependientes, es decir que pueden incrementar en tanto aumente la cantidad de cigarrillos o el tiempo que se pase fumando.

El ginecólogo -grado 5 de la Cátedra- explicó que los riesgos para el bebé pueden ser difíciles de medir ya que los resultados pueden deberse al cigarrillo o a otros factores.

Sin embargo, mencionó un reconocido estudio experimental que mostró uno de los grandes riesgos para la salud del bebé: la disminución del peso. El estudio realizado en 1984 en Estados Unidos testeó dos grupos de mujeres fumadoras durante el embarazo: uno recibió tratamiento para dejar de fumar, el otro únicamente control. En el caso de los nacidos vivos únicos, los bebés del grupo de tratamiento tuvieron un peso medio al nacer 92 g más pesado y 0,6 cm más largo que los bebés del grupo de control.

A su vez, Sosa señaló que el fumar durante el embarazo también se asocia con más prematurez. Puede haber riesgo espontáneo, es decir, que el cigarrillo provoque de alguna manera el trabajo de parto espontáneo o que provoque alguna patología que requiera interrumpir antes el embarazo.

Asimismo, los riesgos permanecen una vez que el bebé nace. Algunos estudios a nivel mundial indican que también hay relación entre algunos casos de muerte súbita en lactantes y madres fumadoras.

Para el experto, la tendencia a la baja a nivel anual tiene que ver con varios factores: las leyes y políticas antitabaco que se promulgaron en Uruguay, los cambios culturales y los avances a nivel de conocimiento que llevaron a otra percepción sobre posibles daños.

La tendencia en los grupos etarios

En 2022 el grupo de entre 20 a 24 años fue el que tuvo el mayor porcentaje de fumadoras con respecto al total de las embarazadas de esa edad: 7,93% de las mujeres en ese grupo dijeron haber fumado en alguno de los trimestres y 6,51% dijo haberlo hecho a lo largo de todo el embarazo.

Otro de los grupos etarios que presentó un porcentaje alto fue el grupo de 40 a 44 años, en el que un 12% de las mujeres también dijeron haber fumado durante el embarazo (ya sea en algunos de los tres trimestres o durante toda la gestación).

Las políticas antitabaco

En marzo de 2008 el Parlamento uruguayo promulgó la ley 18.256 de Protección del Derecho al Medio Ambiente Libre de Humo de Tabaco y su Consumo. A su vez, en 2009 se creó una Guía Nacional para el Abordaje del Tabaquismo que incluye recomendaciones para la cesación del tabaco en embarazadas y mujeres en período de lactancia.

Consejos de profesionales: planificar para evitar riesgos

Para evitar riesgos en el embarazo, los ginecólogos suelen recomendar planificar la gestación.

“Planificar cuál es el mejor momento para tener el mejor resultado”, dice Sosa. “No ser sedentaria, mejorar la alimentación, dejar la exposición al alcohol y también al tabaco”.

Sin embargo, hay un porcentaje alto de embarazos que no se deciden con antelación. “En ese caso la primera consulta es la más larga, porque se hace una evaluación de riesgo y luego se va controlando. Si son fumadoras en esa primera consulta se discuten estos temas. Incluso los riesgos de ser fumadora pasiva, porque a veces ocurre que las madres dejan de fumar, pero el padre no”.

El ginecólogo explicó que en general es durante el primer trimestre en el que más fumadoras hay, ya que muchas mujeres comienzan la gestación manteniendo ese hábito por no saber que se encuentran embarazadas y luego deciden dejarlo.

A su vez, agregó que en caso en que sea necesario también se puede derivar a la madre a un grupo de trabajo para ayudarla a terminar con la adicción y así prevenir riesgos en su bebé.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

embarazofumar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad