WUHAN

Hay dos estudiantes uruguayos "atrapados" en el epicentro del coronavirus en China

Dos estudiantes uruguayos se encuentran en Wuhan. Ambos están en contacto permanente con el cónsul general en China, Leonardo Olivera, y a través de la Cancillería se monitorea la situación.

Funcionarios de salud chinos con trajes especiales desinfectan una estación de ómnibus. Foto: AFP
El nuevo virus causó la muerte de más de 100 personas en China y hay al menos 4.500 afectados. Foto: AFP

Del supermercado a su apartamento y de su apartamento al supermercado. Ese es el máximo movimiento que puede realizar Juan Pablo Pacheco y Celina Aznárez, una pareja de uruguayos que estudia en la universidad de Wuhan, la ciudad china que fue declarada en cuarentena por ser el epicentro del coronavirus.

Cuando habían llegado a esta ciudad universitaria en la que vive más del triple de toda la población uruguaya, hace un semestre, en su cabeza solo estaba la intención de terminar su doctorado en Ciencias. Ambos venían trabajando sobre los humedales y los sedimentos en las cuencas uruguayas, y una universidad danesa les ofreció este intercambio en China. Era una experiencia con fecha de caducidad: 4 de febrero de 2020. ¿Se cumplirá?

Es poco probable. El aeropuerto de Wuhan, uno de los más transitados del gigante asiático gracias a su ubicación central, está cerrado. La población, incluyendo esta pareja de uruguayos, no puede salir de la ciudad. El gobierno chino selló a esta urbe y la declaró en cuarentena el 23 de enero, desde que se sospecha que el coronavirus (2019-nCoV, por su nombre científico) había surgido en un mercado de animales de allí.

“Los chicos están bien, las condiciones de vida son muy confortables y estamos en permanente contacto”, aclaró, antes de que cunda el pánico, el cónsul general de Uruguay en Shanghái, Leonardo Olivera.

La red social WeChat, la versión china de WhatsApp, es la vía por la cual la diplomacia uruguaya suele estar en contacto con los cerca de 250 compatriotas que residen en China. Pero desde que surgió la epidemia, Olivera se encarga de mantener un diálogo más fluido con los dos estudiantes uruguayos “atrapados” en la ciudad clave.

El nuevo virus causó la muerte de más de 100 personas en China y hay al menos 4.500 afectados. Pero más allá de la letalidad de la cepa, la sanidad mundial viene analizando el crecimiento del contagio: aumentó 59% en menos de 24 horas. Y eso hace pensar que la cuarentena en Wuhan no acabará tan pronto.

Los medios oficiales chinos ofrecen una versión de noticias en inglés. Eso les facilita el entendimiento a la pareja de uruguayos y al resto de extranjeros que residen en uno de los países de mayor crecimiento económico y mayor afluencia de turistas.

Imagen por microscopio del coronavirus 2019-nCoV. A la izquierda, aislado, con sus picos proteicos que le sirven para adherirse a las células. A la derecha, ya en el interior de las células. Foto: The New England Journal of Medicine
A la izquierda el coronavirus 2019-nCoV., aislado, con sus picos proteicos. A la derecha, en el interior de las células. Foto: The New England Journal of Medicine

Cuando Pacheco fue abordado por el corresponsal de la agencia EFE en China, hace cuatro días, dijo: “Sigue casi todo cerrado” y solo “hay algún supermercado abierto, con productos”. Y agregó: “No hay máscaras ni alcohol en ningún lado. No está permitido el transporte que no sea de emergencia y las ambulancias pasan para todos los lados transportando pacientes”.

Pero no solo en Wuhan. El pánico se ha apoderado de las grandes metrópolis chinas, donde los habitantes permanecen encerrados en sus casas. Los centros comerciales, cines y restaurantes están desiertos.

El pasado sábado, en un cónclave especial, el presidente chino, Xi Jinping, ordenó la creación de un hospital en Wuhan en menos de seis días (sí, les encomendó a los mejores ingenieros de su país la construcción de la obra con materiales prefabricados). Pero así como las soluciones son drásticas, también son tajantes las medidas: “el que sale de la ciudad queda en cuarentena”, explicó el cónsul Olivera.

Para su fortuna, Pacheco y Aznárez tienen un supermercado en el propio complejo habitacional en el que viven. Eso les permite cierto desplazamiento.

De hecho Pacheco se filmó en una breve caminata, diciendo: “Estamos en toque de queda, todo bloqueado”. Aparece con una mascarilla blanca y cubierto con una campera gruesa, negra, porque las temperaturas por estos días rondan los 5°C.

¿Dos científicos uruguayos en China? Dentro de la llamada “exportación de cerebros”, los posgrados de Ciencias encabezan la lista de estudios en el extranjero. El exdecano de Ciencias y hoy prorrector de Enseñanza de la Universidad de la República, Juan Cristina, había estimado que entre la cuarta y quinta parte de los graduados de su casa de estudios está en el extranjero.

Pacheco y Aznárez han realizado varias investigaciones en Uruguay, entre las que se destaca el estudio del Arroyo Maldonado y la cuenca del Sauce. Pero ahora están encerrados en Wuhan.

Un “bichito” que desafía a toda la población

Julio Medina, director de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina, dijo a El País que hay incertidumbre “porque hay muchas preguntas por responder aún con respecto a las características del virus y su potencialidad para diseminarse”, aunque la comunidad científica coincide en que se trata de una cepa de menor mortalidad, pero de mayor expansión.

“Es un desafío grande de salud publica, como dijo la directora de la OPS, aunque no se haya declarado la urgencia sanitaria mundial por parte de la OMS”, indicó Medina. “Hay que identificar rápidamente un caso potencial, confirmar el diagnóstico, aislarlo en su casa o en un área del hospital según la severidad y necesidad, mientras se mantiene a los trabajadores de la salud protegidos”, dijo el experto. Si la contención falla en China, hay que tener planificada la respuesta, según el catedrático. “Es un brote epidémico que tiene pocas semanas aún, por lo cual muchos datos son preliminares”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)