LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Hay atrasos en 500 test de coronavirus y taxis llevan a la gente a hisoparse

Ante el atraso en la realización de 500 hisopados, demora que en algunos casos llega a una semana, el Ministerio de Salud tomó la posta y enviará desde hoy taxis a domicilio para ir a testear.

Test de coronavirus en el LATU. Foto: Leonardo Mainé
El MSP debió apelar a los taximetristas para hisopar a aquellos pacientes que las mutualistas tienen demorados. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En Montevideo hay unas 500 personas que debieron ser hisopadas y aún no lo fueron. La razón: retrasos en sus prestadores de salud para testearlas. En todos estos casos se tratan de demoras que superan los dos días, el límite previsto por el Ministerio de Salud Pública (MSP). Por eso, desde hoy, pasarán a buscarlos en taxi y se les hará el test desde el auto.

“Hemos detectado demoras en los hisopados correspondientes, por lo que resolvimos, desde el ministerio, hacernos cargo de poner al día esa lista. Reunimos a todos los prestadores y les pedimos que nos actualicen la lista de hisopados pendientes”, explicó el subsecretario de Salud, José Luis Satdjian. Ese listado, cerrado en la tarde de ayer, redundó en estos 500 test pendientes.

Las autoridades sanitarias se pusieron en contacto con la gremial del taxi, con la que ya venían trabajando, a efectos de coordinar los traslados. “Desde el call center de Radio Taxi 141 y Radio Taxi Montevideo se coordinará la hora y lugar a la que hay que ir a buscar a las personas. Asistirá el móvil más cercano, se los acompaña hasta el testeo (en el predio del LATU), se espera que se les haga el hisopado y se los devolverá a su domicilio”, contó el dirigente del taxi, Óscar Dourado.

Este miércoles el ministro Daniel Salinas informó que ya se había comenzado con el operativo.

El objetivo es que entre hoy y mañana se cubra a la totalidad de los hisopados que venían con retraso. Los taxis, en ese sentido, facilitan la llegada de los pacientes directo al lugar del examen con el menor riesgo sanitario posible. ¿Por qué? “Por más que quien viaja pueda ser un caso positivo, con la mampara ya tenemos una barrera sanitaria”, explicó Dourado. Tras dejar a las personas en su domicilio, de regreso, el chofer tendrá que desinfectar el vehículo y abrir las ventanas por un mínimo de dos horas.

“Es vital tener el diagnóstico a tiempo para realizar el seguimiento epidemiológico y que los contactos de esa persona se pongan en cuarentena a la espera de su test”, enfatizó el subsecretario de Salud. En esa línea, el ministerio está redactando un decreto que estipula la demora máxima de 48 horas desde que se prescribe el test hasta que el paciente obtiene su resultado.

En la misma línea de acortar los tiempos, también se decidió eliminar el requisito de la firma del director técnico de cada mutualista para que se autorice la realización del hisopado: “Con la indicación del médico ya será posible la realización del test”.

El subsecretario de Salud dijo que en la cadena también es importante la participación de las personas y por tanto pidió que en caso de presentar los síntomas de la enfermedad (tos, fiebre, dificultad para respirar) deben contactarse con su prestador de salud, así como evitar salir o ir a trabajar. Al respecto, en conferencia de prensa, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, pidió a los ciudadanos que, de ser contacto de contactos de un positivo, traten de “guardarse” para intentar anticipar una posible cadena de transmisión del SARS-CoV-2.

En una reunión anterior con las autoridades sanitarias, las mutualistas reclamaron la necesidad de que las instituciones puedan “cruzar” los test entre ellas. Es decir, que un paciente de una determinada institución pueda hacerse el test gratis en cualquier prestador. El MSP dio el visto bueno.

El objetivo es poder llegar a unos 15.000 test diarios. Hoy apenas se sobrepasan los 5.000 en algunos días y las mutualistas, que realizan el 50% de los análisis que se hacen a diario, sugieren que tienen capacidad para alcanzar los 9.000 exámenes por jornada.

Para llegar a las 15.000, si bien algunas mutualistas tienen capacidad ociosa, otras deberían hacer inversiones para aumentar el número de pruebas. “Por suerte”, concluyó el subsecretario, “hoy no hay faltante de reactivos ni de nada a nivel de laboratorios”.

Crece la transmisión comunitaria del virus

El riesgo es perder el hilo. Esta frase, repetida por las autoridades sanitarias, ha sido una de las que más ha estado presente entre las conversaciones de los científicos que asesoran al gobierno. Uruguay venía teniendo una baja transmisión comunitaria, un cálculo que se obtenía, en parte, por el porcentaje de casos positivos del COVID-19 sin nexo epidemiológico conocido. Había un 15% de gente que era positiva pero no se sabía cómo se contagió. El resto se conocía que era porque llegó del exterior o porque estuvo en contacto con otro positivo. Ese 15%, anunció ayer el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, subió al 20%. Y no solo subió el porcentaje, sino que también aumentó el promedio de positivos nuevos que se detecta cada día. Eso significa que dos de cada diez nuevos positivos son fruto de esa circulación del virus en la comunidad y de la que se desconoce el hilo.

El Ministerio de Salud amplió esta semana su capacidad de rastreo: ahora cuenta con 154 telefonistas dedicados al seguimiento de contactos de los casos confirmados, con el objetivo de conocer esos hilos de transmisión del virus. Sin embargo, el crecimiento de brotes amenaza con colapsar esa capacidad. De hecho, en menos de dos semanas, Montevideo pasó de tener 18 brotes activos, a 58. Cada brote, a su vez, puede ocasionar decenas de casos o brotes secundarios. Un ejemplo es lo acontecido con el INAU: hubo tres brotes posteriores derivados de ese inicial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados