CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA 

Galiana llamó a "prestar atención" sobre casos de depresión en niños y adolescentes

El Director del Hospital Pereira Rossell mencionó el “síndrome del ermitaño” que suele agravar situaciones de depresión y trastornos de ansiedad y que surgió como un fenómeno parapandémico.  

Álvaro Galiana. Foto: archivo El País.
Álvaro Galiana. Foto: archivo El País.

El Director del Hospital Pediátrico del Centro Pereira Rossell Álvaro Galiana llamó a “prestar atención” sobre el “síndrome del ermitaño” que suele agravar situaciones de depresión y trastornos de ansiedad en niños y adolescentes. “El síndrome del ermitaño lo hemos visto en los niños y adolescentes, como un fenómeno parapandémico, que no es una consecuencia directa de la pandemia, pero si es indirecta”, dijo Galiana a El País.

Galiana sostuvo que “la no presencialidad que hemos promovido al inicio de la pandemia favorece este desarrollo de situación alterada psicológica”. “Hay que estar atentos a estos chiquilines que prefieren quedarse en sus cuartos”, dijo.

Según explicó, este síndrome “parece un fenómeno menor” que puede resultar difícil de identificar, y que puede desencadenar en “un riesgo y un peligro” en los jóvenes afectados. 

En ese sentido dijo que estos casos “pasan desapercibidos porque han permanecido tres meses prácticamente sin salir de sus cuartos. Los padres a su vez trabajan. Y que el chiquilín esté metido todo el día en el cuarto hasta le saca un problema de encima. Inconscientemente no se dan cuenta de que se está generando un daño sobre ese chico”, aseveró. 

“No está bueno que queden más contentos metidos adentro de su habitación a estar socializando en público” y, reafirmó que esta situación “profundiza un problema que el joven tiene”.

Al ser consultado sobre las edades en que se manifiesta este síndrome, Galiana dijo que mayoritariamente lo vio en niños y preadolescentes.

Por último, al hablar sobre si este fenómeno podría tener una vinculación con la altra tasa de suicidios en adolescentes, que tuvo un aumento de 45% respecto al 2020, Galiana dijo que no cree que tenga una relación directa pero que sí puede agravar problemas como la depresión, trastornos de ansiedad, fenómenos de no queres salir más e ideas de muerte. “Se van mezclando todas las cosas y se van sumando. No puedo decir que esto sea un paso previo (al suicidio). Cada caso tiene sus condicionantes muy particulares”, sostuvo. 

“Para un chiquilin que puede tener 10, 14 o 16 años es un hecho anormal que hay que prevenir y evitar que ocurra”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados