INTEGRACIÓN REGIONAL

Talvi anunció la estrategia uruguaya para el Mercosur y después dejó el cargo

Uruguay se ha marcado para el próximo semestre seguir una línea con un acentuado carácter económico y comercial y firmar varios acuerdos comerciales.

Ceremonia cambio de mando de la presidencia pro témpore del Mercosur. Foto: EFE
Hoy los presidentes de los países del bloque se reunirán mediante una teleconferencia y Uruguay asumirá la presidencia. Foto: EFE

El ahora excanciller Ernesto Talvi expuso ayer, todavía ocupando el cargo, la estrategia del gobierno uruguayo al frente de la presidencia pro témpore del Mercosur que ocupará durante el segundo semestre del año, la que se basará en el concepto de “unidad con flexibilidad” para “avanzar en una intensa agenda de negociaciones comerciales” y por otro, la “modernización del funcionamiento interno del bloque”.

Talvi citó la necesidad de generar “espacios de debate para identificar los temas pendientes y encontrar soluciones” que permitan al Mercosur “completar el sueño de la integración real” que comenzó hace casi 30 años.

“Necesitamos asegurarnos de que la marca Mercosur es reconocida en el mundo como sinónimo de integración de calidad”, apuntó Talvi en su intervención por videoconferencia en la Cumbre de Cancilleres del bloque suramericano.

Uruguay se ha marcado para el próximo semestre seguir una línea con un acentuado carácter económico y comercial, similar al propuesto por Paraguay en estos primeros seis meses del año, aunque en el caso de Uruguay tendrá que hacer frente al desarrollo mundial posterior a la pandemia.

Talvi advirtió al resto de los socios que el riesgo de un mundo rendido al proteccionismo “parece aumentar día a día” y defendió que la apuesta uruguaya “sigue siendo la integración”.

Bajo su presidencia Uruguay confía en suscribir los acuerdos comerciales con la Unión Europea, alcanzado en junio de 2019, y con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), cerrado en agosto de ese año.

“La firma de estos acuerdos demostrará, a su vez, que el Mercosur es un plus para quienes necesitamos recorrer la inserción de nuestros países en el mundo”, dijo Talvi a sus colegas.

Ernesto Talvi, este martes en conferencia de prensa. Foto: Francisco Flores
Ernesto Talvi, este martes en conferencia de prensa. Foto: Francisco Flores

De hecho, Talvi avanzó que su país, como presidente pro témpore del Mercosur, no se limitará a conseguir la firma final de esos acuerdos, sino que espera retomar “las negociaciones en curso y explorar las nuevas que se presentan”.

Además de los acuerdos con la UE y EFTA, el Mercosur también tiene en la mira las negociaciones con Canadá, Singapur, Corea y el Líbano.

Talvi compartió con el resto de miembros del Mercosur el concepto que regirá la presidencia de Uruguay: “unidad con flexibilidad”.

Recordó que los distintos miembros del Mercosur tienen desde sus inicios “visiones en materia de inserción económica que no son siempre la misma” y que se mantienen en la actualidad.

De ahí, que Uruguay proponga seguir adelante con la integración, pero con esa flexibilidad que permita al Mercosur avanzar sin obstáculos ideológicos.

“Aceptar que la unidad con flexibilidad será el formato con el que avanzaremos en nuestra inserción sería el mayor signo de madurez que podría dar el bloque, evitando las discusiones ideológicas y principistas del pasado”, subrayó el excanciller. También puso sobre la mesa la propuesta de diseñar mecanismos con velocidades diferenciadas para negociar con los distintos mercados de su interés.

Cumbre del Mercosur.

Los efectos de la pandemia del COVID-19 y el acuerdo de libre comercio con Europa estarán en el centro del debate hoy en una cumbre del Mercosur que por primera vez pondrá en teleconferencia a los enfrentados presidentes de Argentina y Brasil.

“Los cuatro presidentes confirmaron su presencia en la cumbre”, aseguró a la AFP el vicecanciller paraguayo, Didier Olmedo, al salir al paso de la duda sembrada en la prensa sobre la participación del mandatario brasileño Jair Bolsonaro.

El ultraderechista Bolsonaro está ideológicamente en la vereda opuesta a la del mandatario peronista argentino Alberto Fernández, aunque las diplomacias de ambos países han planteado con pragmatismo que la integración está por encima de los gobiernos de turno.

Bolsonaro-Fernández: presidente de Brasil y presidente electo de Argentina. Foto: AFP
Bolsonaro-Fernández: presidente de Brasil y de Argentina. Foto: AFP

“Los gobiernos pasan y el Mercosur queda”, dijo el canciller argentino Felipe Solá en la reunión del miércoles del Consejo del Mercado Común.

A su turno, el canciller brasileño Ernesto Araújo, ponderó los acuerdos con Europa: “Muestran al mundo que el Mercosur está preparado para formar parte de la gran red de acuerdos comerciales internacionales de bienes y servicios”.

Solá, de su lado, felicitó a Uruguay, que asumirá la presidencia pro témpore y con cuyo presidente, Luis Lacalle Pou, tampoco tiene el peronismo gran concordancia ideológica.

“Sé que (los uruguayos) lo van hacer muy bien. Sepan que cuentan con nuestra amistad de siempre”, dijo.

Participarán de la cumbre presidentes de países asociados al Mercosur, como Sebastián Piñera, de Chile; Jeanine Añez, de Bolivia e Iván Duque, de Colombia, e incluso, como invitado especial, el español Josep Borrell, alto representante de Política Exterior de la Unión Europea.

Entre los temas de fondo que analizarán hoy los mandatarios, volverán a ponerse sobre el tapete los entendimientos firmados con la Unión Europea y los países del EFTA, además de pasar revista a la forma en que la región afronta la pandemia, en momentos en que el coronavirus hace estragos en Latinoamérica.

Sobre las formas de integración, Solá dijo que asociarse “no significa ver el mundo de la misma manera”. Buenos Aires es reacia a abrir el comercio a países que sean potencias exportadoras.

“En aquello que tengamos que discutir con el mundo, hagámoslo lo mas unidos posible. Seremos así mucho más fuertes y más respetados por un mundo que está tendiendo a cerrarse”, afirmó el canciller argentino.

En cambio, Araújo dijo que “Brasil no tiene problemas con el concepto de flexibilidad ni para responder a los distintos intereses y realidades de sus miembros”.

“Hay que buscar los caminos cuando las dificultades se presentan en estas discusiones”, observó, en un mensaje que pareció dirigido a Argentina.

La flexibilización del Mercosur, que no permite a sus miembros hacer acuerdos comerciales sin la anuencia de sus socios, es un tema central de la agenda que Uruguay promoverá en el bloque. El canciller brasileño dijo que su gobierno “desea una propuesta de negociaciones, en lo más breve posible, con América Central y Caribe y cerrar (los acuerdos) con la Alianza del Pacífico”. (Con información de AFP y Efe)

Argentina no abandonará las negociaciones con terceros países

El canciller argentino Felipe Solá ratificó ayer que Argentina no abandonará las mesas de negociaciones internacionales del Mercosur, pero advirtió que se expondrán las preocupaciones de su gobierno sobre el impacto de la apertura de la economía .

“Vamos a estar en todas las mesas de acuerdo. De ninguna manera vamos a eludir nuestra opinión ni vamos a tratar de obstruir el avance de acuerdos ni vamos a ser pesimistas. De ninguna manera. Pero sí queremos hablarlos, discutirlos de todas las maneras posibles”, dijo el funcionario.

El ministro de Relaciones Exteriores participó de la cumbre de cancilleres del Mercosur (Reunión Ordinaria del Consejo Mercado Común), en una serie de reuniones que se desarrollan esta semana y que culminarán con el traspaso de mando de la presidencia pro témpore de Paraguay a Uruguay. Hoy se realizará el encuentro con los mandatarios de los países miembro (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay). Se prevé la participación del presidente Alberto Fernández. (La Nación/GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados